CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Móvil

Aprendan modales 'emoji' para no pasar vergüenza en sociedad

¿Cuándo es hora de mandar una carita feliz o una con una nariz de mentiroso? Aquí te damos algunos tips para no meter la pata a la hora de mandar emojis.

Antes de enviar un emoji, ponte a pensar en el significado real de cada uno.

Emojipedia.org

Incluso si no envías regularmente imágenes de corazones y caras sonrientes en los mensajes de texto a tus amigos, lo más probable es que hayas recibido un mensaje que contiene un emoji. O que hayas abierto accidentalmente el teclado emoji al tratar de presionar ese botón del micrófono pequeño en tu iPhone.

Los emojis pueden parecer desalentadores de usar cuando el teléfono se llena de otros emoticones nuevos, como el lote publicado hace unos días por el Consorcio Unicode, el grupo sin fines de lucro que se aprueba y libera nuevos emojis. El grupo de 72 emojis nuevos incluye nuevas expresiones faciales, gestos manuales y otros iconos que cubren temas tales como alimentos, deportes y animales.

La clave es empezar lento.

Vamos a tomar unos pocos de ellos para darte una vuelta y saber por dónde empezar.

lying-face.jpg
Emojipedia.org

La carita que miente: Los mensajes de texto no son la forma más ideal para hacer frente a alguien acerca de sus mentiras -- a menos que los estés chantajeando.

Así que ejerce una gran cantidad de cuidado al enviar este emoji, especialmente si estás hablando de otra persona y sus formas de decir mentiras. El contexto es todo. Si se trata de alguien que conoces, asegúrate de incluir el nombre de la persona a la que estás acusando de mentiroso en cualquier texto que muestre este emoji y nunca lo envíes por sí mismo o el receptor podría pensar que te refieres a él. ¿Las únicas excepciones a esta regla? Si estamos hablando de cualquier persona que tenga un cargo público.

Asegúrate de tener cuidado con los receptores de texto que no sepan que te refieres a Pinocho, la marioneta de madera cuya nariz crecía cada vez que decía una mentira. Suena improbable, pero puede ser que muchos no lo sepan.

drooling-face.jpg
Emojipedia.org

La carita que babea: Hay un riesgo inherente de usar este emoji porque parece dar a entender que el babeo o incluso mencionar el hecho de que estás babeando es aceptable en nuestras conversaciones.

Soy consciente de que ese emoji se puede utilizar para expresar el concepto metafórico de babeo, pero eso no lo hace menos desagradable. No me quiero imaginar a alguien babeando. Sí, es una función natural del ser humano y todo el mundo lo hace en ocasiones. Aún así, trata de mantener tu baba y tu cara de babeo para ti mismo.

selfie.jpg
Emojipedia.org

Selfie. Este emoji me hace sentir que el mundo entero se ha movido en alguna dimensión extraña, donde todo gira sobre uno mismo y el tiempo que percibimos como real está invertido.

Arriba es abajo. El negro es blanco. Los perros son gatos. Ahora podemos textear iconos que informan a la gente que estamos haciendo una selfie en lugar de limitarnos a tomar y enviar una selfie real. ¿Que sigue? Un mensaje de texto emoji para mensajes de texto?

No es un emoji completamente inútil. Es simplemente extraño que lo tengamos. Por ejemplo, se puede utilizar para advertir a tus contactos que estás a punto de tomarte una selfie. Todos conocemos a alguien con un mal genio que piensa que la civilización está a un pelo de volver a la Edad de Piedra cuando escuchan palabras como selfie o tweark.

clown-face.jpg
Emojipedia.org

La cara de payaso: Nunca utilices este emoji. NUNCA.

Imagínate recibir un texto a las 3 de la mañana. Estás solo, escuchas un zumbido de tu teléfono, te limpias el sueño de tus ojos mientras tratas de adaptarte al repentino brillo de tu teléfono. La única cosa que ves en la pantalla es esta cara. Seguro te pasarás el resto de la noche acurrucado en un rincón de la habitación sosteniendo un bate de béisbol. No envíe este emoji a ninguna persona en cualquier circunstancia. Su cruel sonrisa y ojos sin vida enmascaran un alma impía de mal en estado puro, inefable.