Apple Watch hace su debut mundial como toda una 'joyita'

En un intento por mostrar que es más que un simple 'gadget', Apple le da un toque de elegancia al lanzamiento de su reloj inteligente. Pero si quieres uno, tendrás que esperar al 24 de abril.

A prospective customer tries an Apple Watch during a one-on-one fitting appointment at the Galeries Lafayette, a high-end Parisian department store.
Un cliente potencial se prueba un Apple Watch en Galeries Lafayette, una elegante tienda por departamentos en ParísFoto de Stephen Shankland/CNET

PARIS y LONDRES -- Con el debut minorista del Apple Watch este viernes, Apple se tomó muy en serio su slogan de pensar diferente (Think Different).

Las tiendas de Apple siempre han lucido bien limpias y pulidas, pero la llegada del Apple Watch está llevando la exhibición a otro nivel, poniendo el primer smartwatch de Apple junto a marcas de lujo como Yves St. Laurent, Louis Vuitton y Bulgari. Y cada cliente que quiera probarse uno tendrá que apuntarse para recibir un tour guiado, especializado con un vendedor dedicado.

La experiencia es una diferencia entre la noche y el día, en comparación con la itinerancia por los pasillos de Best Buy buscando el cable HDMI más barato para tu televisor. Y teniendo en cuenta lo diferente que es el reloj de Apple de productos anteriores de la manzana, es importante que Apple le dé un enfoque de ventas distinto, posicionándolo como un producto de lujo que debes de tener.

El Apple Watch es la primera categoría de producto nuevo desde que la empresa transformó radicalmente la computación con el iPhone en 2007 y el iPad en 2010. El reloj trae tecnologías ya conocidas como una pantalla táctil y aplicaciones en tu muñeca, pero para tener éxito, Apple tendrá que convencer a los compradores a gastar entre US$350 y US$17,000 por un dispositivo que se podría considerar un accesorio opcional.

Es ese extraordinario rango de precios donde Apple espera destacarse de un mercado ya casi abarrotado de relojes inteligentes, donde han incursionado Samsung, LG, Motorola y Sony. Los rivales de Apple han presentado sus relojes como accesorios a sus smartphones y como gadgets deslumbrantes por sí mismos, pero pocos han logrado hacerse de un éxito sostenible a nivel masivo.

Algo clave en el mensaje de Apple alrededor de este wearable es que no es simplemente un gadget utilitario. En cambio, la compañía está esperando convencer a los compradores que el Apple Watch tiene el chachet de los relojes y la joyería ultra fina.

"Tiene que ser una herramienta o tiene que tener bling-bling -- o ambas cosas", dijo Hervé Beraud, un parisino que encontramos cerca de una exhibición del Apple Watch en una tienda de Apple en París.

Pero los clientes no podrán salir hoy con un Apple Watch en la mano (o el bolsillo) -- si bien hoy es el día en que puedes preordenar uno, no podrás hacerte de uno hasta su fecha oficial de lanzamiento que es el 24 de abril. La demanda ha sido tal, que algunos modelos no llegarán sino hasta agosto, según varios reportes.

Tech del Siglo XXI en un ambiente del Siglos XIX

En París, el Apple Watch ya está a la venta en la superexclusiva tienda por departamentos Galeries Lafayette, ubicada en el centro de la capital francesa y hasta donde llegan turistas de todo el mundo buscando abrigos, bolsas y joyas de lujo. Los relojes de Apple ocupan el mejor sitio en la tienda: cuatro mesas centrales bajo el majestuoso atrio que forma parte de una hermosa arquitectura típica de la Belle Epoque.

The Apple Watch display at the Galeries Lafayette in Paris occupied prime retail territory: four bays beneath the building's glass atrium.
Así se muestra el Apple Watch en Galeries Lafayette, en el corazón de París.Foto de Stephen Shanklannd/CNET

La propia tienda de Apple no es tan majestuosa. Pero también allí, los clientes que tenían una cita consiguieron hacer una gira de producto personalizada. Los que no tenían una cita, se limitaron a mirar la gama de relojes bajo vidrio, pero más de un cliente se agachó para intentar probar un modelo de visualización.

Los clientes curiosos estaban deseosos de ver y probar los relojes, pero muchos aún no estaban convencidos de que valía la pena comprarse uno.

"Cuando sale un producto, siempre estoy deseoso por verlo", dijo Philippe Li, quien ya tiene un reloj inteligente de Samsung que compró en 2014. Pero no piensa comprarse la primera generación del Apple Watch, que él cree podría tener varios bugs.

Pero Hermann Angoula, quien ha comprado un iPhone desde que el primer modelo salió en 2007, ya está comprometido. Se compró una correa de cuerto para el Apple Watch de 799 euros antes incluso de entrar a la tienda.

En París, una de las primeras citas la sacó Celine Luong. "Quiero verlo en mi propia muñeca, tocarlo y probarlo", dijo. No está segura de que se comprará uno, pero de hacerlo, dice que se comprará el Sport de 38mm.

Un empleado de Apple en una tienda de la empresa en Covent Garden, Londres.Foto de Andrew Hoyle/CNET

En la tienda de Apple en Covent Garden, en Londres, Matthew Hudson tenía cita cuando abrió la tienda a las 9 a.m. para probarse y ordenar el modelo de acero inoxidable en formato de 38mm con la banda conocida como Milanese Loop -- un regalo que le hicieron sus padres para su cumpleaños número 21.

"Lo quiero para llevar un control de todo", dijo Hudson. "Mis papás y yo tenemos todo lo de Apple y yo ya quería hacerme de uno de inmediato".

Un fan de Apple que no se va a comprar un Apple Watch de inmediato es Steve Wozniak, quien dijo vía email que estaba demasiado ocupado viajando, pero que no estaba seguro de quererse comprar uno.

"Algunas personas saben instantáneamente que el reloj es para ellos", dijo Wozniak. "Algunos son fanáticos de Apple y quieren probar la experiencia (yo ya he tenido un reloj inteligente antes y la experiencia ha sido negativa). Algunos quieren una banda de fitness de lujo, pero no quepo bien en una categoría de 'necesitarlo' realmente".

Un tour guiado

Durante las citas en Galeries Lafayette en París, un vendedor permite a los clientes probarse un reloj que está montado en un pequeño stand -- es el modelo más grande, el de 42mm, y no el menos costoso que es de 38mm. Debido a que los clientes quieren hacer cosas como mandar mensajes de fotos, usar el "Force Touch" o personalizar las caras del reloj.

Un cliente en la tienda de Apple en Covent Garden en Londres se prueba uno con la ayuda de un empleado.Foto de Andrew Hoyle/CNET

Algunos entusiastas de Apple estuvieron presentes para ser testigos de la llegada del Apple Watch, pero el tono del evento fue muy diferente a los lanzamientos del iPhone, con sus filas inmensas alrededor de la cuadra. A diferencia de los lanzamientos de iPhones y del iPad, Apple requiere hacer una cita y sólo puso el reloj en pantalla. El primero Apple Watch no llegará a manos de los clientes hasta el 24 de abril.

A la famosa tienda Selfridges, de Londres, llegaron muchos curiosos, clientes y periodistas.Foto de Andrew Hoyle/CNET


Cuando la tienda de Covent Garden, Londres abrió sus puertas, los empleados comenzaron a aplaudir en la puerta como lo hacen durante cualquier gran lanzamiento de producto de Apple. Pero sólo cinco personas entraron desde temprano; luego fueron llegando otras poco a poco. Antes de que la tienda abriera, se pidió a las personas que se inscribieran para recibir una sesión de prueba y medidas. Un empleado más tarde dijo que la tienda tenía un montón de citas durante todo el día.

En la famosa tienda Selfridges, en el principal distrito comercial de Londres, la multitud alrededor de la tienda era un poco más concurrido, pero había tantos empleados como clientes. No estaba claro si los espectadores sólo eran curiosos o realmente querían comprarse un reloj.

En la Gran Manzana

Tan pronto abrieron las tiendas de Apple en la Costa Este de EE.UU. muchos curiosos se lanzaron a las tiendas de Apple en ciudades como Washington, D.C. y Nueva York.

Nuestra colega Sally Neiman fue una de las primeras en la fila para probarse uno. Se le ve bonito, ¿qué opinan?

Nota del editor: Este artículo será actualizado conforme vayamos teniendo más información y fotografías de la llegada del Apple Watch a otros husos horarios.