CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Tecnología de vestir

El Apple Watch tendrá Face ID y correas inteligentes: patente

La patente describe correas con sensores y el uso de una cámara incrustada en el reloj inteligente para reconocimiento facial y otros apps.

James Martin/CNET

Apple quiere extender su reconocimiento facial Face ID al iPad y también al Apple Watch.

Según una patente de Apple detallada por el sitio Patently Apple, la fabricante del iPhone está desarrollando el uso de una cámara en la correa o en el cuerpo de un Apple Watch del futuro para ser usada con Face ID, el reconocimiento facial estrenado y exclusivo —por ahora— del iPhone X.

Apple ya tiene otras patentes relacionadas a un Apple Watch con una cámara incrustada en su cuerpo, una de las más recientes data de octubre pasado. Esto revela que Apple quiere agregar una cámara para hacer autenticaciones desde el reloj, pero quizá también para otras aplicaciones que requieran de una cámara.

La patente no menciona exactamente cómo y dónde se colocará la cámara en un cuerpo tan pequeño como el Apple Watch, pero la patente habla de otra característica que Apple desarrolla para su reloj: correas inteligentes con sensores capacitivos. 

Según el confiable sitio Patently Apple, la empresa de Cupertino quiere colocar sensores en la correa para hacer diferentes mediciones durante algunas actividades deportivas como levantamiento de pesas, golpeo con el bat o un swing de golf. La patente dice que esta correa también tendría zonas elásticas y detectaría los cambios de movimiento de la mano durante el ejercicio. 

Apple ya tiene un montón de patentes sobre nuevas formas de otorgar funciones a las correas del reloj más allá de un accesorio de moda. La compañía ha registrado patentes de correas que sirven como pantalla secundaria, correas que pueden hacerse rígidas para proteger la pantalla del reloj o para funcionar como una base para el cuerpo del reloj. 

Apple no da comentarios sobre patentes, documentos que las compañías suelen registrar no como evidencia de productos en desarrollo sino en muchas ocasiones para registrar sus ideas y protegerse de los competidores.