​Apple Watch pudo ser diferente, pero el equipo de Jony Ive solo pensaba en diseño

El encargado del diseño de los sensores de frecuencia cardíaca del Apple Watch cuenta cómo fue trabajar con el equipo de Ive y por qué quería que los sensores estuvieran en la pulsera.

El Apple Watch pudo haber tenido el sensor en la banda, pero el equipo de Ive descartó la idea.

Sarah Tew/CNET

¿Imaginas un Apple Watch con el sensor en la correa? Pues ésa fue la idea principal del diseñador del sensor de frecuencia cardíaca del reloj de Apple, Bob Messerschmidt, quien contó a Fast Company algunas de las duras lecciones que debió aprender del equipo de diseño industrial de Jony Ive.

Apple adquirió la startup de Messerschmidt en 2010 y éste se convirtió en director de plataforma de arquitecturas, óptica y espectroscopia de la empresa. Ese cargo le llevó a diseñar el sensor de frecuencia cardíaca del Apple Watch, el cual en una primera etapa intentó colocar en un lugar muy diferente del que se encuentra actualmente.

Para Messerschmidt, el Apple Watch debía llevar el sensor en la correa, porque así le daría acceso a un lugar privilegiado para hacer una lectura de datos mucho más eficiente. Sin embargo, cuando hizo el planteamiento al equipo de Jony Ive los ingenieros, cada uno especializado en un área que permitiría llevar el reloj al mercado, le dijo rotundamente que no.

"Esa no es la tendencia del diseño; esa no es la tendencia de la moda. Queremos tener correas intercambiables por lo que no queremos tener ningún sensor en la banda", explicó el equipo de Ive, según Messerschmidt.

Así, el Apple Watch pudo haber sido más eficaz en la medición de los factores de lo que lo es actualmente, aunque Messerschmidt no dice en ningún punto de su relato que el producto final no consiguiera los estándares de calidad que él buscaba. Sin embargo asegura que entonces consideraba que colocarlo en la pulsera sería mucho mejor que ponerlo en la parte inferior del reloj, en donde finalmente fue integrado.

De este modo, Messerschmidt, quien salió de Apple en 2013 para fundar su propia empresa de desarrollo de sensores de medición llamada Cor, asegura que una de las lecciones que aprendió del equipo de Ive y de Apple fue escuchar la voz del usuario, entender las tendencias y conseguir la perfección, porque si algo no era lo bastante bueno, entonces habría que esforzarse más hasta que lo fuera.

¿Pudo ser el Apple Watch diferente o más perfecto? Messerschmidt tiene la idea de que todo está relacionado con la belleza en el diseño del producto, que es lo que realmente importa, y aunque no da más detalles, deja entre ver que tal vez Apple prefirió un reloj más apegado a la moda que a lo funcional.

Varios reportes aseguran que Apple podría estar trabajando en una nueva banda sensible al tacto para su reloj y en un nuevo producto de salud para 2017. Cuando el río suena...

Close
Drag