CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Celulares

A Samsung y Apple se les hace cada vez más difícil vendernos celulares caros

Los consumidores ya no estamos dispuestos a pagar US$1,000 por un teléfono.

iphone-xr-samsung-galaxy-s10e-5

El iPhone XR y el Galaxy S10E cuestan menos que sus emblemáticos hermanos mayores.

Angela Lang/CNET

Los fabricantes de teléfonos inteligentes, liderados por Samsung y Apple, llevan años aumentando sus precios. Esto, sin embargo, ha generado rechazo entre los consumidores. Y ahora hay nuevos datos que muestran que es más difícil que nunca competir en la gama de teléfonos ultrapremium.

Apple y Samsung reportaron esta semana sus ganancias por el trimestre que concluyó en junio, las cuales no transmitieron mucho optimismo sobre el mercado de teléfonos de alta gama. En el caso de Apple, las ventas del iPhone cayeron en 12 por ciento con respecto al año anterior, y su ingreso neto total cayó en 13 por ciento. Los analistas creen que el iPhone XR, el nuevo modelo económico de la compañía, con un precio de US$749, se ha vuelto más popular que el iPhone XS de US$999 y el iPhone XS Max de US$1,099, ambos también de Apple. Al mismo tiempo, los consumidores están postergando su compra de nuevos teléfonos a la espera de la llegada del iPhone 11 en septiembre.

Mientras tanto, las ventas totales de dispositivos de Samsung aumentaron en aproximadamente 7 por ciento, hasta 24,300 millones de wones (alrededor de US$20,000 millones), y la compañía aumentó su ventaja de participación en el mercado mundial de teléfonos inteligentes en dos puntos porcentuales, a 22 por ciento, según información de Strategy Analytics. Pero este incremento se debió principalmente a los dispositivos más económicos de la Serie A de Samsung. Sus ganancias operativas en celulares fueron 42 por ciento menores que hace un año, y los ingresos de la línea principal de Samsung, Galaxy S, con precios desde US$750 por el modelo S10E, cayeron debido al "débil impulso de ventas del Galaxy S10 y un estancamiento en la demanda de productos premium", dijo Samsung.

Reproduciendo: Mira esto: iPhone XR vs. iPhone XS: ¿Vale la pena ahorrar US$250?
3:29

Si eres de las personas que son responsables con su dinero, estos resultados no deberían sorprenderte. Los precios de los teléfonos han estado aumentado y las personas optan por cambiarlos con menos frecuencia. Si alguien compra un teléfono de US$1,000 con toda la parafernalia y funciones imaginables, tiende a conservarlo durante más tiempo que antes. En Estados Unidos, los consumidores ahora cambian sus teléfonos a un modelo nuevo cada tres años en lugar de cada dos. Al mismo tiempo, las actualizaciones de software hacen que los teléfonos antiguos se sientan nuevos, los diseños de hardware no cambian mucho de un año a otro y los dispositivos más económicos están empezando a contar con características que antes solo se encontraban en los teléfonos emblemáticos más caros.

Para muchas personas, con un teléfono económico basta y sobra.

"La innovación proviene más del lado del software que del hardware", señaló Carolina Milanesi, analista de Creative Strategies. "La vida útil del dispositivo se extiende porque le sacamos mucho más provecho".

Teléfonos baratos rumbo a la victoria

Puede que los teléfonos sean cada vez más caros, pero eso no significa que los estemos comprando. Para Apple y Samsung, los dispositivos más económicos de sus líneas principales se han vuelto atractivos para muchas personas.

Scott Stein de CNET calificó el iPhone XR como "el mejor iPhone por calidad-precio" y dijo que ofrece "la mayoría de las ventajas de un iPhone XS y cuesta cientos [de dólares] menos". Y Jessica Dolcourt de CNET se refirió al Galaxy S10E como "un sueño hecho realidad para los compradores de valor que aman los teléfonos pequeños".

Estos dos dispositivos, que en ambos casos son las versiones más económicas de sus líneas emblemáticas de teléfonos, están demostrando ser populares entre los consumidores. Canalys dijo que el iPhone XR constituyó el "lado positivo" de las débiles ventas del iPhone en el trimestre que concluyó en junio. Según estimaciones de esta firma de investigación, dicho dispositivo representó alrededor del 38 por ciento de los pedidos de Apple en el mes de mayo. Y el presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, dijo que la compañía se benefició de los cambios de equipo en tienda y los programas de financiamiento.

Pero no son solo las versiones más económicas de las líneas principales de teléfonos las que han superado en popularidad a sus costosos hermanos mayores. En el caso de Samsung, es la línea Galaxy A de la compañía la que está atrayendo compradores. Como señaló Samsung, sus pedidos totales de teléfonos inteligentes se incrementaron entre el primer y el segundo trimestre debido a las "fuertes ventas de la nueva serie Galaxy A, incluidos [los modelos] Galaxy A50 y A70".

Muchos de esos dispositivos tienen características similares a las de los teléfonos más caros de Samsung, y algunos incluso tiene características que no se encuentran en las líneas Galaxy S y Note.

Por solo US$350, los consumidores pueden comprar el Galaxy A50 para Verizon y otras redes de telefonía de Estados Unidos. El dispositivo incluye una pantalla de 6.4 pulgadas y tres cámaras en la parte posterior. Ambas características también están disponibles en el Galaxy S10 Plus, cuyos precios se inician en US$1,000.

Por su parte, el Galaxy A80, lanzado en abril, se convirtió en el primer —y hasta ahora único— teléfono de Samsung en contar con una cámara reversible. El teléfono tiene un único conjunto de cámaras que gira automáticamente cuando se cambia al modo selfie y que incluye una cámara principal de 48 megapixeles, una ultra gran angular de 8 megapixeles y un sensor de tiempo de vuelo (time of flight o Tof) que se puede usar para reconocimiento facial. El A80 también tiene una función de "batería inteligente" que aprende tu rutina diaria y tus patrones de uso de aplicaciones para optimizar el consumo de energía de tu teléfono. Ninguno de los dispositivos emblemáticos de Samsung tiene esta cámara giratoria, aunque la función de batería inteligente sí aparece en el Galaxy S10.

No se espera que el Galaxy Note 10, que Samsung presentará la próxima semana en un evento en Nueva York, se diferencie mucho de su predecesor, pero seguramente atraerá a los fanáticos acérrimos de la línea Note. No se sabe cuántos estarán dispuestos a pagar US$1,000 o más para actualizar su teléfono. Y es poco probable que tenga una cámara reversible.

Reproduciendo: Mira esto: Lo que esperamos del Galaxy Note 10
8:37

Samsung también planea lanzar finalmente la versión mejorada del Galaxy Fold —el primer teléfono plegable de una empresa de dispositivos electrónicos importante— en septiembre, después de resolver los problemas que afectaban a las unidades de los primeros usuarios. También impulsará su "línea de teléfonos inteligentes 5G con el fin de tomar la delantera en este nuevo mercado".

Ninguno de esos dispositivos será barato, pero Samsung cuenta con ellos para ayudar a revitalizar sus ventas de teléfonos. Aunque en realidad es probable que sean los modelos más económicos los que prevalezcan.

"Los nuevos dispositivos, desde el A10 hasta el A80, representaron más del 50 por ciento de los pedidos de Samsung en el segundo trimestre", señaló Canalys. Y "se espera que impulsen el crecimiento por volumen de Samsung durante el resto del año".