CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Celulares

El problema de Apple no es lo que parece

[Opinión] El mayor problema de Apple no es que hayan caído las ventas de unidades del iPhone, sino que el segmento de teléfonos móviles está saturado y no ha conquistado una nueva categoría de la industria para compensar esas bajas.

Apple publicó ayer los resultados de su trimestre fiscal que terminó el 30 de diciembre y, siendo Apple, no dejó satisfechos a todos.

La gigante de Cupertino nos dijo que vendió 77.31 millones de unidades de todos los modelos de su iPhone -- incluyendo el iPhone X, los dos iPhone 8 y todos los demás que aún están a la venta --, que es 1 por ciento menos frente a los 78.29 millones que vendió en el mismo período del año anterior.

Cuando una empresa depende tanto de uno de sus productos como Apple del iPhone, la falta de crecimiento en la venta de unidades es decepcionante, y hasta preocupante. Ademas, las expectativas para el iPhone X eran más altas y desde hace algunos días se ha rumorado que Apple recortará la producción de su teléfono de décimo aniversario, lo cual sería otra indicación de que el teléfono no ha cumplido lo que se esperaba.

Reproduciendo: Mira esto: El iPhone X podría encarar un incierto futuro
2:42

Pero, hay que poner las cosas un poco en contexto: mientras que Apple vio una caída en ventas de unidades, la industria de los teléfonos inteligentes en general vio una baja mucho mayor en este trimestre. Las firmas de investigación de mercado Strategy Analytics y IDC reportan caídas del 9 por ciento y del 6.4 por ciento, respectivamente, en ese mismo período, para la industria en su totalidad. Ante esto, una baja del 1 por ciento no se ve tan mal.

"Aunque la demanda del nuevo iPhone de mayor precio no fue tan fuerte como muchos esperaban, la línea iPhone en general llamó la atención de una gran variedad de consumidores en mercados emergentes y desarrollados", dijo IDC.

Y algo mucho más importante: a pesar de vender menos unidades del iPhone, los ingresos de Apple relacionados a las ventas del teléfono subieron 13 por ciento año sobre año, rompiendo su propio récord. ¿Qué significa esto? Que la gigante de Cupertino generó más dinero por unidad vendida de lo que ingresaba antes. Apple lanzó anteriormente teléfonos de menor gama -- primero fue el iPhone 5C y luego las dos versiones del iPhone SE -- pero el iPhone X inauguró la categoría de los teléfonos de gama ultra-alta (junto con el Samsung Galaxy Note 8) que cuestan unos US$1,000. El incremento en ingresos del iPhone -- todos sus modelos, porque Apple no desglosa cada uno -- indica que su entrada a esta nueva categoría fue exitosa.

Algunos pueden argumentar que el costo de producción del iPhone X debe ser más alto y por ende puede afectar la rentabilidad de la empresa, pero la rentabilidad en este trimestre frente al mismo del año anterior fue idéntica (del 22.83 por ciento en 2016 frente a 22.72 por ciento en 2017).

De hecho, el precio promedio de cada iPhone vendido en el trimestre llegó casi a US$800 por unidad, un récord. ¡Ochocientos dólares por cada teléfono vendido! Esto es muy importante porque para cualquier industria el poder generar más dinero del mismo producto es un objetivo constante y sumamente codiciado. Cuando una aerolínea, por ejemplo, saca más dinero de cada uno de sus asientos con base en las millas voladas, eso se considera un éxito. Lo mismo cuando un restaurante de comida rápida gana más por una nueva variedad de una hamburguesa.

Hay que decirlo: las ventas del iPhone en el último trimestre de 2017 fueron buenas, sobre todo gracias al incremento en ingresos por unidad. Pero, a pesar de ello, Apple tiene dos problemas importantes.

Entonces, ¿cuál es el problema?

Lo que nos dicen los números de las firmas de investigación es que el mercado de teléfonos, en general, no creció en 2017. Strategy Analytics dice que el mercado global creció 1.3 por ciento en 2017 frente a 2016 (1,507 millones de unidades vs. 1,488 millones), y IDC indica que el mercado cayó 0.1 por ciento (de 1,473 millones a 1,472 millones). En conclusión:
El mercado no está creciendo y está saturado, algo que sabemos desde hace tiempo. Apple y otras fabricantes han intentado seguir exprimiendo al consumidor ofreciendo cada vez más variedad en la categoría móvil: con más ofertas en la gama baja (iPhone SE) y ahora una nueva opción en la gama ultra-alta (iPhone X).

"A pesar de la robusta demanda del iPhone X y el precio promedio de venta del iPhone acercándose a impresionantes US$800, hemos notado que los volúmenes globales del iPhone han caído con base anual en cinco de los últimos ocho trimestres", dice Neil Mawston, director ejecutivo de Strategy Analytics en un comunicado de prensa. "Si Apple quiere expandir sus volúmenes de distribución en el futuro, tendrá que lanzar una nueva oleada de iPhones más baratos para comenzar a bajar, y no subir, la curva de precios".

En este trimestre fiscal, las ventas del iPhone representaron casi un 70 por ciento de los ingresos de Apple (US$61,576 millones de US$88,293 millones en total). El segundo rubro más importante para la empresa es el de servicios como iTunes, el App Store y Apple Music (US$8,741 millones). A pesar de las fuertes ventas del Apple Watch y cierta recuperación de las ventas del iPad, el hecho es que Apple depende mucho del iPhone. Y en un mercado móvil saturado, está claro que de ahí no vendrá el crecimiento futuro, incluso si logran generar más dinero por cada unidad vendida.

La meta de Apple debe ser lograr una mayor diversificación -- fuera de la categoría móvil -- y lanzar más productos rentables, con el objetivo de seguir transformando segmentos enteros como lo hizo con los MP3 y las tabletas. El Apple Watch aún tiene potencial, y la bocina inteligente HomePod puede ser un éxito inesperado para la empresa (con base en los buenos resultados que ha mostrado la categoría los últimos meses).

Pero, lo cierto es que a Apple necesita tanto seguir vendiendo muchos teléfonos como finalmente hallar una nueva categoría del mercado que le permita reducir su dependencia en el iPhone en un clima de saturación.