CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Móvil

El iPhone 5G de Apple, afectado por la batalla de chips con Qualcomm

La fabricante de procesadores se rehusó a venderle a la gigante de Cupertino sus productos, según testificó un alto ejecutivo de Apple en el juicio contra Qualcomm.

Apple Debuts Latest Products

Jeff Williams, el director de operaciones de Apple.

Getty Images

Apple quería usar los procesadores 4G LTE de Qualcomm en sus nuevos iPhone. Sin embargo, la fabricante de chips no querían vendérselo a la gigante de Cupertino, según testificó el director de operaciones de Apple el lunes.

Qualcomm sigue siendo la proveedora de chips para los iPhone de previas generaciones, como el iPhone 7 y el 7 Plus, según dijo Jeff Williams el lunes durante su testimonio como parte del litigio contra Qualcomm ante la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC por sus siglas en inglés). Sin embargo, la fabricante no le quiere proveer sus procesadores a Apple para que los integre en los futuros iPhone desde que las dos empresas entraron en pleito sobre patentes, dijo Williams. El ejecutivo cree que la tasa de regalías que Apple le pagó a Qualcomm por usar sus patentes (US$7.50 por iPhone) es demasiado elevada.

"No hemos podido hacer que nos apoyen en nuevos diseños después de ese momento [cuando Apple interpuso la demanda contra Qualcomm]", dijo Williams. "Esto ha sido un reto".

La FTC ha acusado a Qualcomm de operar un monopolio en el segmento de los chips inalámbricos, obligando a clientes como Apple a trabajar con ellos de manera exclusiva, y cobran cuotas de licencia excesivas por su tecnología. La FTC dijo que Qualcomm obligó a Apple a pagar cuotas de licencia por su tecnología a cambio de usar sus chips en sus iPhone. El juicio inició el 4 de enero en una corte federal en San José, California.

Apple fabrica sus propios procesadores de aplicación (o el cerebro del iPhone), pero depende de procesadores de empresas externas para la conexión a redes. Del el iPhone 4S en 2011 al iPhone 6S Plus en 2015, la única proveedora de esos chips fue Qualcomm. El año siguiente, Apple empezó a usar los módems de Intel en algunos modelos del iPhone 7 y 7 Plus, pero siguió usando los chips de Qualcomm en las versiones del teléfono para Verizon y Sprint. 

Siguió esta tendencia en 2017, pero los más recientes teléfonos de Apple (iPhone XS, XS Max y XR) sólo usan los chips Intel 4G. Se cree que el próximo iPhone usará sólo los procesadores de Intel, algo que hará que Apple llegue tarde al mercado de los celulares con 5G. Para la próxima temporada de fiestas en 2019, casi todas las grandes fabricantes de teléfonos Android contarán con un teléfono 5G disponible a la venta en Estados Unidos. Pero se espera que el módem 5G de Intel llegue a los teléfonos en 2020. 

"La estrategia en 2018 es tener dos fuentes de procesadores", dijo Williams el lunes. "Estábamos trabajando en esto con Qualcomm, pero al fin no nos apoyaron ni nos vendieron sus chips".

"Tuvimos que encontrar una solución rápidamente", dijo Williams. "Nos hubiera encantado seguir contando con el acceso a la tecnología de Qualcomm".

En respuesta a los comentarios de Williams, Qualcomm refirió a CNET a comentarios que sus ejecutivos han hecho en meses recientes acerca de estar dispuestos a abastecer a Apple de sus chips. Durante su llamada sobre su reporte de ingresos en julio, Cristiano Amon, el director de la división de chips de Qualcomm, dijo que "si la oportunidad se presenta, creo que seremos los proveedores de chips para Apple". El director financiero de Qualcomm, George Davis, dijo en septiembre que "le daríamos la bienvenida a una relación con Apple en 5G".

Guerra de patentes

La FTC, con la ayuda de Intel y Apple, interpuso una demanda hace dos años contra Qualcomm argumentando que empresa tiene un monopolio en el rubro de los chips de módem y que dañó la competencia al tratar de mantener su poder. El juicio ha dado a conocer las operaciones de uno de los negocios más importantes de la tecnología, los teléfonos inteligentes, y ha mostrado cómo las proveedoras luchan por el dominio y las ganancias.

La política de "sin licencia no hay chips" de Qualcomm está en el centro del caso de la FTC contra Qualcomm. Los clientes de Qualcomm como Apple no están de acuerdo con esta política, y la FTC sostiene que esto es dañino para la competencia y eleva los precios. 

Mientras Qualcomm está batallando a la FTC en la corte, la empresa también está enfrentándose a Apple, uno de sus mayores clientes. Apple interpuso una demanda contra Qualcomm tres días antes de que la FTC hiciera lo mismo, argumentando que la fabricante de chips no proveyó de términos de licencia justos para licenciar su tecnología de procesadores. 

Apple considera que debe pagar una cuota basada sólo en el valor de los chips de conectividad de Qualcomm, y no en todo el dispositivo. Dice que Qualcomm está "afectando efectivamente la innovación de Apple" y que Apple "no tendría que pagarles por innovaciones en tecnología en las que no han estado involucrados". Qualcomm, por su parte, dice que el iPhone no existiría sin su tecnología.

En octubre, Qualcomm dijo que Apple le debe US$7,000 millones en cuotas de licencia por sus patentes. 

El viernes, Tony Blevins, el vicepresidente de contratos con terceros de Apple y un testigo de la FTC, dijo que Apple quería crear un chip Intel de comunicaciones para el iPad Mini 2, que se relanzó en 2013. Sin embargo, los métodos de negocio de Qualcomm echaron a perder estos planes. A Apple no le gustaba depender únicamente de Qualcomm para sus chips de módem, dijo. Pero, a cambio del uso exclusivo de sus chips, Qualcomm le ofreció a Apple descuentos que redujeron los costos para que ya no fueran "exorbitantes", y este trato hizo que Intel no estuviera presente en el iPad Mini 2. 

Tasas de regalía

Algunas empresas licencian patentes a nivel individual; Qualcomm licencia todas sus patentes como un grupo. Por una tarifa fija basada en el precio de venta del dispositivo, que típicamente es un teléfono, la empresa puede usar la tecnología de Qualcomm.  

Esta ha sido la norma en la industria de los celulares para los dueños de patentes: basar sus tarifas de licencia en el valor total del teléfono, por lo que Qualcomm no es la única que hace esto. Ericsson, Huawei, Nokia, Samsung y ZTE también cobran tarifas de licencia basado en el valor del todo el dispositivo. 

Cuando Apple empezó a desarrollar el iPhone, habló con Qualcomm sobre licenciar directamente su tecnología, pero con ello tendría también que licenciar sus propias patentes a Qualcomm y aun pagarle a Qualcomm una tarifa, dijo Williams el lunes. Apple no quiso hacer esto por lo que optó por licenciar las patentes de Qualcomm a través de sus socias fabricantes. 

Las fabricantes socias de Apple como Foxconn le pagan a Qualcomm, y Apple luego las reembolsa. A través del acuerdo de Qualcomm con Apple, Qualcomm también le da a Apple un descuento en la tasa de regalías. 

A final de cuentas, Apple le pagó a Samsung una tarifa por el uso de su licencia que es cinco veces mayor de la cifra que la gigante de Cupertino considera justa, dijo Williams. Apple quería pagar US$1.50 en regalías por dispositivo, basado en la tarifa de 5 por ciento por el costa de cada uno de los módems de US$30 que conectaba a los iPhone a las redes celulares. En lugar de eso, Apple terminó pagando US$7.50 por teléfono, dijo Williams. 

"La idea de un porcentaje del costo del teléfono no tenía sentido para nosotros", dijo Williams. "Iba en contra de nuestro sentido de lo justo. En ese momento, estábamos haciendo algo muy pero muy distinto". 

Reproduciendo: Mira esto: Apple aparece en CES y se filtra foto del iPhone de 2019
7:47

Pero Apple acordó pagar esa cifra ya que era menor de la suma que Qualcomm quería pagarle a las fabricantes socias: una tasa de 5 por ciento por cada iPhone que se vendía, que resultaría en US$12 a US$20 por dispositivo, dijo Williams. Un acuerdo de descuento bajaba esa suma a US$7.50 por iPhone. 

Cuando Apple acudió a Qualcomm para que le proveyera módems para el iPhone en 2011, se dio cuenta que iba a pagar más de los US$7.50 en regalías por dispositivos, además el procesador costaría más que la de su anterior abastecedora, Infineon, dijo Williams. Apple terminó negociando una tasa menor, pero esto acarreaba que acordara usar de manera exclusiva los chips de Qualcomm y pagar una cuota si optaba por usar otra proveedora, dijo. 

En 2013, cuando estaba negociando un nuevo contrato, Qualcomm quería aumentar la tarifa de US$7.50 por dispositivo hasta US$10. Apple pudo negociar para quedarse con US$7.50 pero el acuerdo seguía teniendo las cláusulas de exclusividad y otras provisiones que limitaban la capacidad de Apple de utilizar otra abastecedora. 

"Estábamos iniciando con un aumento de más de US$1,000 millones por año por licencias, estábamos entre la esquina y la pared", dijo Williams mientras explicaba por qué Apple firmó otro acuerdo de licencia. 

"La alternativa es que si no lo aceptabas, el precio sería el predeterminado de las fabricantes de contrato de US$18, US$17", dijo Williams. "Necesitamos de su provisión de chips. Si los enfrentamos legalmente, no tendríamos acceso a los chips. No teníamos muchas opciones".

A continuación, Qualcomm presentará su defensa ante la corte. 

Stephen Shankland, reportero de CNET, contribuyó en este artículo.