CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

Apple tendrá que pagarle US$31 millones a Qualcomm por infringir patentes

El veredicto le da a Qualcomm impulso a medida que se adentra a un pleito judicial mayor contra Apple el próximo mes.

qualcomm-headquarters-3
James Martin/CNET

Apple infringió tres patentes de Qualcomm y le debe pagar a la fabricante de chips US$31 millones por quebrantar su tecnología, según decidió un jurado el viernes. Esta decisión le da un impulso a Qualcomm mientras se adentra a otro pleito judicial con la fabricante del iPhone el próximo mes. 

Qualcomm, que interpuso la demanda en julio de 2017, alegaba que Apple utilizó su tecnología sin su permiso en algunas versiones del iPhone. El jurado le concedió a Qualcomm la cantidad completa en reparaciones que buscaba Qualcomm al inicio de este juicio que duró dos semanas y que se realizó en San Diego, California. 

Una de las patentes cubre la tecnología que permite que un teléfono se conecte rápidamente al Internet una vez que se encienda el dispositivo. Otra patente tiene que ver con el procesamiento de gráficas y duración de batería. La tercera tiene que ver con tecnología que cambia el tráfico entre el procesador de apps de un teléfono y el módem. 

Los US$31 millones en daños (o US$1.41 por cada iPhone que quebrantó las patentes) es sólo una gota en el balde de capital de Apple, una empresa que alcanzó US$1 billón el año pasado. Pero marca una importante victoria para Qualcomm al reafirmarlo aun más como un innovador en los componentes de dispositivos móviles. 

Este veredicto allana el camino al muy anticipado juicio entre las dos empresas y que se realizará el mes próximo en San Diego. La disputa sobre las regalías de las patentes tiene miles de millones de dólares sobre la mesa. 

El choque entre Apple y Qualcomm inició hace dos años, cuando la Comisión Federal de Comercio (FTC), con la ayuda de Apple e Intel, acusó a Qualcomm de llevar un monopolio en los chips de módem. La FTC sostenía que las tasas de regalía de Qualcomm no le permitía a los competidores entrar al mercado y que elevaba los precios de los teléfonos. El juicio se realizó en enero, y ambas partes están en espera de una decisión. 

El juicio del mes próximo también examinará el negocio de licencias de Qualcomm.

El caso de las patentes que se decidió el viernes es más técnico y tiene un perfil más bajo que las otras partes de este pleito judicial. Aun así, podría acarrear implicaciones de cómo se fabrica tu teléfono y cuánto costará.

El abogado de Qualcomm, Don Rosenberg, alabó la decisión. 

"El veredicto unánime del jurado es la más reciente victoria en nuestra litigación de patentes que va dirigida a que Apple se haga responsable de usar nuestra valiosa tecnología sin pagar por ella", dijo Rosenberg. "Las tecnologías inventadas por Qualcomm y otros son lo que ha hecho posible que Apple entre al mercado y se vuelva un éxito tan rápidamente". 

Apple dijo estar "decepcionada" con el veredicto.

"La continua campaña de Qualcomm con acusaciones de violación de patentes no es más que un intento para distraernos de los problemas más importante que enfrentan en las investigaciones sobre sus prácticas empresariales en una corte federal de Estados Unidos, y alrededor del mundo", dijo un portavoz.

Ambas partes pasaron gran parte del juicio peleando sobre la patente de encendido. Apple argumentó que uno de sus ex ingenieros, Arjuna Siva, realizó contribuciones clave a la tecnología y debería ser parte de la patente. Apple acusó a Qualcomm de robar la idea cuando ambas empresas trabajaron juntas para llevar los chips de Qualcomm a los iPhone. El juicio dio un giro inesperado la semana pasada cuando Siva, quien ahora trabaja en Google, aparentemente quiso echarse para atrás y no testificar para luego cambiar de opinión y presentar su testimonio el lunes.

El jurado desechó el argumento de Apple de que Siva debería estar listado como uno de los inventores de la patente.

Apple también argumentó que el caso no era solamente sobre patentes. En sus declaraciones finales el miércoles, la abogada de Apple Juanita Brooks dijo que la "verdadera motivación" de la demanda era vengarse de Apple por haber hecho un acuerdo con Intel para que se convirtiera en un segundo proveedor de chips en 2016.

Dijo que Qualcomm está enojada porque las dos empresas habían tenido antes una relación exclusiva desde 2011.

Ahora Intel es la única proveedora para los iPhone.

"Qualcomm se puso a buscar en sus gavetas, desempolvó unas patentes y vio si algunas de ellas pagaban", dijo Brooks. En respuesta, el abogado de Qualcomm David Nelson dijo: "Tenemos derecho a rentabilizar nuestra propiedad intelectual".

Nota del editor: Este artículo ha sido actualizado para corregir la fecha en que se emitió el veredicto.