​Apple Pay pisa con fuerza en EE.UU., pero el resto de países se resisten

El servicio de pagos automáticos de Apple se ha enfrentado a desafíos técnicos y la resistencia de los bancos en otros mercados donde está presente.

Apple Pay goza de mucha popularidad en EE.UU., pero en el resto de países tiene problemas para evolucionar.

Foto de ANZ

Hace 18 meses Apple Pay salió al ruedo en EE.UU., y desde entonces Apple ha llevado el servicio a otros seis países. Sin embargo, un nuevo reporte de Reuters asegura que la compañía mantiene una lucha fuerte por superar desafíos técnicos, resistencia de los bancos y consumidores que utilizan poco su propuesta de pagos móviles.

La fuente asegura que el año pasado Apple Pay totalizó US$10,900 millones en operaciones, aunque una gran mayoría de ellas se realizaron en EE.UU. Los otros mercados en los que está disponible son Canadá, Singapur, Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido y China.

En países como Singapur, Australia o Nueva Zelanda el proceso de incorporación de bancos ha sido lento, pero marcha seguro, según Reuters. Sin embargo, grandes mercados como China se resisten. Reuters dice, citando investigaciones de la consultora iResearch, que en China - considerado el mayor mercado de pagos móviles del mundo - Apple apenas tiene un mínimo porcentaje de las transacciones, gracias a que empresas locales como Alibaba o Tencent, dominan este segmento de la economía digital.

Reuters asegura que sus investigaciones en Gran Bretaña, China y Australia revelan que mientras que el núcleo de fans de Apple utiliza el servicio, en el resto el interés varía significativamente, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del mismo y su costo.

En EE.UU. Apple cobra 15 centavos de dólar por cada US$100 gastados en transacciones con Apple Pay, pero en otros países los bancos estarían obligando a la empresa a reducir sus tarifas, lo que estaría frenando el lanzamiento del servicio en nuevos mercados. A esto se suman las noticias de puntos de pago que fallan en Australia y otros lugares del mundo, que según Reuters Apple ha asegurado se trata de "experiencias prematuras y no representativas".

Close
Drag

El reporte de la fuente asegura que Apple se está enfrentando a un gran problema fuera de EE.UU., y es que en países como Reino Unido o Australia un alto porcentaje de los usuarios poseen tarjetas sin contacto, una forma fácil de pagar que no les obliga a colocar la contraseña por importes bajos y que estaría haciendo que Apple Pay no sea un servicio interesante para ellos. En China, los usuarios se han quejado porque el servicio de la empresa de Cupertino es más difícil de utilizar que el de WeChat, la aplicación de mensajería líder en ese país.

Apple sigue teniendo a su favor un despliegue más rápido que el de sus competidores. Android Pay fue lanzado en marzo en EE.UU. y Reino Unido, mientras que Samsung Pay solo está en EE.UU., Corea, China y desde esta semana también en España.

Un estudio reciente de Juniper Research asegura que los pagos móviles se popularizan de forma positiva en EE.UU. con 44 por ciento de los consumidores utilizando este método de pago. Un dato positivo para Apple, al menos en su terreno de juego.

CNET en Español contactó a Apple para pedir más información. Actualizaremos este artículo cuando tengamos una respuesta.