Apple no siempre odió los cables

[Opinión] Con los audífonos inalámbricos AirPods, Apple dijo que inaugura una era de mayor movilidad y menos cables impulsada por su nuevo chip W1. Pero hubo una época en que los cables eran el orgullo de la empresa.

Nuevos audífonos inalámbricos AirPods

Los nuevos AirPods de US$159.

Foto de CNET

El 7 de septiembre, durante la presentación del nuevo iPhone 7 y 7 Plus, y la segunda generación de su reloj inteligente, Apple hizo una declaración importante: es la era de los dispositivos inalámbricos.

La gigante de Cupertino dedicó una porción importante de la sesión frente a periodistas, analistas e invitados para hablar de sus nuevos AirPods, unos auriculares inalámbricos que cuestan US$159 y que han generado muchos comentarios. La empresa explicó que los AirPods son el resultado de su chip W1, un procesador muy pequeño creado para reducir el tamaño de los dispositivos portátiles y darles más poder.

Pero como la vida está llena de ironías, basta ver la campaña Silhouettes para recordar que Apple no siempre estuvo tan apenada de los cables. De 2003 a 2008, la gigante de la tecnología dependió de una campaña publicitaria cuyo foco eran los cables que colgaban de los audífonos al iPod. Esto es importante porque el iPod fue uno de los primeros éxitos en la segunda era de Steve Jobs en la empresa -- después de las iMac de colores -- y fue el que posicionó a la compañía como una firma que revoluciona categorías enteras de la industria con base en diseños innovadores, integración total entre software y hardware y ventas multimillonarias. (Aquí puedes ver una recopilación de los anuncios de 2004 a 2008).

Campaña Silhouette de Apple

Los múltiples anuncios de la campaña "Silhouette" incluían la silueta de gente bailando, con los cables blancos de los audífonos del iPod moviéndose al ritmo.

Foto de Apple/Captura de pantalla por Gabriel Sama/CNET

Ese primer gran catalizador fue el iPod. Y la campaña que lo transformó en un icono en la industria de la tecnología de consumo fue la de las siluetas de gente bailando -- a veces con la música de U2 de fondo -- con los dos cordones de los audífonos colgando y bamboléandose al ritmo de la danza.

Según CNET, esa campaña le costó US$287 millones en el año fiscal de 2005, un 40 por ciento más de lo que había gastado en publicidad el año anterior (US$206 millones). Eso parece una bicoca para una empresa del tamaño de Apple en 2016, pero no lo era tanto en esa época, en la que Apple apostó fuertemente por campañas de publicidad atrevidas que la posicionaron como una empresa de moda, con estilo, y de masas.

Apenas en 2015 Apple lanzó una MacBook de 12 pulgadas con un solo puerto (USB tipo C) y la MacBook Air de 2008 tenía una sola entrada USB, algo que para la época era revolucionario -- y muy molesto. Ahora, Apple apuesta por un futuro sin cables con sus nuevos AirPods. Pero, para dar paso a la nueva era, la empresa aún incluyó sus audífonos con cable (con una entrada Lightning al haber eliminado el puerto Jack de 3.5mm) y un adaptador para usar los audífonos estándar.

Aunque no es la primera vez que Apple se deshace de un cable, conexión o entrada, sí es representativo que esa imagen de los cables colgados ayer quedó sepultada por completo en el pasado de la empresa, y de la industria. Quizá la nueva campaña de Apple muestre una silueta de los AirPods, o una lluvia de pequeños adaptadores Lightning-puerto Jack para toda la gente que no quiere dejar de bailar con sus cables.

Close
Drag