El gobierno ahora quiere ayuda de Apple para desbloquear un iPhone en Nueva York

El Departamento de Justicia de EE.UU. quiere que la gigante de Cupertino les ayude a sacar información de un iPhone 5S que usaba un narcotraficante.

La lucha de Apple contra el FBI continúa.

James Martin/CNET

El gobierno de Estados Unidos todavía necesita la ayuda de Apple para tener acceso a un iPhone. Pero esta vez no se trata de un caso de terrorismo.

El Departamento de Justicia de EE.UU. dijo el viernes a un tribunal federal de Nueva York que va a apelar una decisión de finales de febrero en la que se determinó que Apple no tenía que ayudar a desbloquear un iPhone 5S utilizado por un traficante de drogas. El hombre involucrado en el caso confesó sus crímenes y será condenado en mayo.

"El gobierno sigue necesitando la asistencia de Apple para acceder a los datos a los que está autorizado a revisar por orden judicial", dijo la agencia en un documento judicial.

Un abogado de Apple, que habló con reporteros el viernes pero en condición de anonimato, expresó su decepción porque el gobierno decidió seguir adelante con el caso en Nueva York, pero dijo que Apple no está sorprendida. El abogado reiteró la postura de Apple de que el gobierno está tratando de establecer un precedente para obligar a Apple a ayudar a la policía a desbloquear iPhones a diestra y siniestra.

Apple va a presentar su respuesta por escrito el jueves, y entonces habrá una audiencia sobre el tema.

El de Nueva York es uno en una serie casos en los que el gobierno ha pedido a Apple que ayude a tener acceso a un iPhone. El caso más notable tiene que ver con el iPhone 5C de uno de los terroristas en San Bernardino en diciembre. En ese caso, después de una fuerte resistencia por parte de Apple, el gobierno terminó dando el trabajo a una tercera empresa.

Esa solución temporal sólo se aplica al 5C y no a modelos posteriores del iPhone. El FBI todavía no ha dicho cómo logró desbloquear ese teléfono.

En ambos casos, el gobierno de EE.UU. ha invocado una ley de dos siglos de antigüedad (All Writs Act) para obligar a Apple a ayudar. Un juez de Nueva York había determinado que esa ley no podría ser utilizada para forzar la mano de Apple, algo que el Departamento de Justicia ahora quiere revertir.

Un abogado de Apple dijo el viernes que Apple utilizará el caso de Nueva York para determinar las medidas que el FBI ha tomado para entrar en el teléfono. Para poder utilizar la All Writs Act, el gobierno tiene que demostrar que la ayuda de Apple es esencial para obtener información del dispositivo y que al hacerlo no será una carga indebida para Apple.

Los casos de Nueva York y California tienen algunas diferencias notables. En el caso de Nueva York, el teléfono es un iPhone de gama más alta que el dispositivo utilizado en San Bernardino: un 5S frente a un 5C. El 5S tiene un lector de huellas digitales, lo que proporciona una seguridad más dura. Pero el teléfono está ejecutando iOS 7 en comparación con iOS 9 en San Bernardino. El software de dos años de edad tiene controles de seguridad menos estrictos, lo que debería hacer más fácil obtener datos del teléfono.

Y en el caso de Nueva York, el FBI quiere que Apple extraiga los datos desde el iPhone 5S, no que ayude a determinar el código de acceso, como en California. Apple habría tenido que crear un nuevo software para eludir su propia seguridad en el iPhone utilizado por el terrorista de San Bernardino. La empresa alegó que hacerlo sería una carga excesiva y pondría a todos los usuarios de iPhone en riesgo. En Nueva York no se tendría que crear un software completamente nuevo para obtener información del dispositivo.

El caso de California convirtió los tratos antes privados entre Apple y el FBI en una batalla pública y desató un debate más amplio sobre la privacidad y la seguridad. Las empresas de tecnología y grupos de protección de derechos civiles argumentan que es necesaria una fuerte encriptación, que codifica los datos para que éstos solo sean leídos por la persona adecuada, para mantener la seguridad y proteger la privacidad. El gobierno sostiene que no puede luchar contra los delitos a menos que tenga acceso a la información en los dispositivos móviles.

La carta (en inglés) que envió el Departamento de Justicia a una corte de Nueva York puede leerse en este enlace.

Close
Drag