Apple cumple 40: ¿cómo pinta el futuro de la gigante de Cupertino?

La empresa que creó la Mac, el iPad, el iPhone, el Apple Watch y el iPod tiene un enorme reto frente a ella para emular sus éxitos del pasado. ¿Lo logrará?

Close
Drag

Si consideramos que hace 20 años no existían el iPod, el iPad, el iPhone ni el Apple Watch, predecir lo que viene para Apple en los próximos años es casi un ejercicio ocioso.

Pero Apple no es cualquier empresa. Es una de las mayores del mundo en cuanto a capitalización de mercado y, además, es una firma que se ha caracterizado por poner de cabeza segmentos enteros de la industria.

Lo hizo con los reproductores digitales de música, con las tiendas de apps, con los teléfonos inteligentes, con las tabletas y ahora lo está haciendo con los relojes inteligentes.

Pero en un momento en el que dos de sus categorías más importantes -- celulares y tabletas -- están mostrando signos de madurez y estancamiento, ¿qué es lo que tiene que hacer la gigante de Cupertino para seguir innovando, creciendo y marcando la diferencia en la industria de la tecnología?

Muchos pensaron que con la muerte de Steve Jobs, cofundador de la empresa junto con Steve Wozniak, Apple moriría con él. Pero desde su partida, la empresa ha vendido cientos de millones de dispositivos y se ha consolidado como líder de la industria. Pero algunos deslices de diseño, productos poco innovadores y la falta de indicativos de dónde podría venir la próxima gran innovación de la empresa me hacen preguntarme cómo pintan los próximos 40 años para Apple.

"Hace 10 años, cualquier cosa podía pasar", dijo a CNET en Español vía correo electrónico Jan Dawson, analista principal de la firma de investigación de mercado Jackdaw Research. "En lo fundamental, Apple es una compañía diferente a la que era en 2001. Incluso el Apple de 2006 es muy diferente al Apple de hoy", dijo.

Apple, explicó el analista, compite en segmentos muy específicos del mercado con productos que integran totalmente la experiencia de hardware y software. "Ese será posiblemente el caso en 2026 al igual que hoy, pero saber exactamente cuáles serán los productos en ese momento es casi imposible de predecir".

Apple, fundada el 1 de abril de 1976 en el garage de la familia de Jobs, se hizo un nombre en el mundo de las computadoras personales, primero con sus computadoras Apple y poco después con su línea Macintosh, lanzada en 1984, poco antes de la estrepitosa salida de Jobs de la empresa tras su lucha con el directorio y con el presidente ejecutivo que el mismo eligió, John Sculley.

Al volver en 1997 para nunca soltar las riendas de nuevo, Jobs convirtió Apple en una firma capaz de transformar segmentos enteros de la computación. A pesar de que su primer gran lanzamiento en su regreso fue la iMac - una PC integrada con diseño muy innovador - el iPod y iTunes marcaron la nueva dirección de la firma hacia productos innovadores que ofrecían experiencias completas de hardware (el reproductor MP3) y software y contenido (iTunes). En 2007, hizo lo mismo en el sector de los teléfonos móviles con el iPhone y el App Store, lo cual replicaría en 2010 con el iPad en el sector de las tabletas.

Tras tomar las riendas de Apple poco antes de la muerte de Jobs, Tim Cook ha intentado hacer lo mismo. Su primer gran propuesta fue el Apple Watch, un reloj inteligente que intentó revolucionar una categoría incipiente y, aparentemente, muy prometedora. Sin embargo, basta con voltear a ver las muñecas de la gente para saber que los wearables aún no se han consolidado como un producto de masas, a pesar de que el reloj de Apple se ha vendido mejor que su competencia. Según cálculos de los analistas, Apple vendió entre 3 millones y 10 millones de relojes en el último trimestre de 2015, (la empresa no comparte cifras de ventas del dispositivo). En el mismo periodo, Apple vendió más de 48 millones de unidades del iPhone. Lo que está claro es que el Apple Watch no ha logrado ser un producto revolucionario, todavía.

32851722-2-440-pocket-4.gif

El primer iPhone, lanzado en 2007.

Foto de CNET

Sin embargo, Dawson cree que en unos meses comenzaremos a ver cómo el negocio del Apple Watch toma vuelo, además de que espera que el negocio de los móviles se recupere, si bien no le ve muchas posibilidades al de las tabletas. Pero lo que es aun más importante, en unos cinco años, dijo, veremos qué hará la empresa para la industria automotriz - una de las apuestas de las que más se ha hablado y que "tomaría mucho tiempo construir [como negocio]... para obviamente ser con mucho el producto más costoso de Apple".

Quizá para muchos, producir carros no parezca un paso lógico para una empresa de computación, pero los vehículos modernos son cada vez más parecidos a una computadora que a una máquina de combustión interna del siglo XX. No sólo tienen sistemas de entretenimiento basados en plataformas que se comunican perfectamente con dispositivos móviles, sino que en unos años ni siquiera requerirán de un conductor, ya que una computadora hará ese trabajo. En ese sentido, y ante la presencia de ambiciosos emprendedores como Elon Musk, el fundador de Tesla y SpaceX, que están transformando la industria automotriz, es un reto hecho a la medida de la empresa que fundó Jobs.

En los próximos meses, "habrá uno o dos productos que no conocemos en nuevas categorías, ya sea la automatización del hogar, realidad virtual o aumentada o accesorios de audio", dijo Dawson.

En el largo plazo, la innovación más fuerte podría ser no solamente en la industria automotriz, sino en una integración más estrecha en el hogar inteligente, una revolución en la salud, propuestas más aventuradas para las ciudades del futuro y, más que nada, tecnología que combine la experiencia en hardware y software para servir en todos los aspectos de la vida del ser humano.

"Podemos esperar que Apple siga siendo un innovador de productos y plataformas premium de tecnología de consumo por muchos años por venir, dijo a CNET en Español vía correo electrónico Brian Blau, analista de la firma de investigación de mercado Gartner. "Debemos esperar que Apple continúe con la tradición de ofrecer productos y servicios no sólo en computación, sino también para hacer nuestro uso personal de la tecnología incluso más íntimo y significativo".

Pero, ¿podrá Apple replicar en el futuro los éxitos del pasado? Desde la muerte de Jobs y el lanzamiento del Apple Watch, la respuesta a esta pregunta no es tan simple. Apple sigue siendo un titán de la industria -- que está nadando en capital -- y las filtraciones y rumores apuntan a planes ambiciosos, pero ciertas decisiones recientes, como el lanzamiento de una funda con batería para el iPhone, un iPhone de 4 pulgadas que es una versión reciclada de un celular de 2012 o cosas que Jobs dijo que nunca lanzaría, como un tabléfono o accesorios como el Apple Pencil muestran que la dirección de Apple de cara al futuro no es del todo clara.

Por lo pronto, la empresa abrirá unas nuevas instalaciones en la ciudad de Cupertino que finalmente estarán a la altura de su posición en el mundo de la tecnología. Quizá entre esas paredes se gesten los productos que definirán la primera parte del siglo XXI. Si nos basamos en el pasado de Apple, es una apuesta bastante segura, que el presente de la empresa no logra confirmar del todo.