Android Wear: donde la voz no es suficiente

La nueva plataforma de Google usa la voz y el tacto para controlar un reloj inteligente, pero descubrimos que el futuro está en el movimiento.

motorola reloj inteligente
Crédito: Motorola
Google y Motorola dieron a conocer esta semana su visión conjunta para Android Wear, el Moto 360, y el futuro de la informática de vestir. (LG también nos dio una probadita de lo que viene con su próximo G Watch). Con base en algunos videos y con cierta información que se dio a conocer a los desarrolladores, todo parece indicar que la plataforma de Google es un puerto elegante para Google Now y una nueva forma de control de voz.

Y si bien éste ha sido el foco esta semana, no nos engañemos. Android Wear será mucho más que solo una serie de relojes que respondan a nuestros comandos de voz, deslizamientos o toques de pantalla. Y es que, en los últimos años, Google ha indicado que está mucho más interesado en cómo movemos nuestro cuerpo entero y no solo nuestros dedos y cuerdas vocales.

En agosto pasado fui a Nueva York para poder tocar al anticipado Moto X. Pasé varias semanas con un dispositivo para probar y luego procedí a probar varios teléfonos Android para la temporada, incluyendo el Nexus 5. Pero cuando llegó el momento de comprar un dispositivo para mi uso diario, opté por quedarme con el Moto X. Lo que me encantó fue su integración de varias funciones que, estoy casi seguro, tenían ya miras al Moto 360.

 

Normalmente, mi Moto X tiene una función de "pantalla activa" que hace pulsaciones para mostrarme mis nuevas notificaciones. Puedo tocar la pantalla para obtener más detalles de esas notificaciones. Claro, a menos que el teléfono esté boca abajo o dentro del bolsillo de mi pantalón... en ese caso, no manda pulsaciones, porque de esa manera conserva batería. De ese modo, poner mi teléfono boca abajo y luego boca arriba es una manera muy fácil de ver mis notificaciones con un solo movimiento de la muñeca.

¿Pero qué otros factores podrían beneficiarse de un movimiento así?

El Moto X fue uno de los primeros teléfonos en aprovechar una función de reconocimiento de actividad que se ubica en el menú de Location Services (en Android) y puede discernir si un usuario está caminando, manejando un auto o parado sin moverse, entre otras cosas. Una vista previa a desarrolladores de Android Wear insta a los programadores a familiarizarse con la detección de actividad e incluso a poner una geo-valla (geofencing) para desatar notificaciones en las prendas tecnológicas para vestir. Por ejemplo, si tu teléfono detecta que estás montando una bicicleta, los apps pueden redireccionar todas las notificaciones a un dispositivo en tu muñeca.

Si todavía no crees que Android Wear tiene mucho que ver con el movimiento y los gestos, échale un ojo al video introductorio que presentó Google (aquí abajo). De hecho, hay una escena muy cómica en la que una mujer sale disparada para tomar un avión y su reloj inteligente calcula inmediatamente cuántas calorías ha quemado con la carrera. Está también la mujer cuyo reloj detecta el hecho de que está bailando y le sugiere buscar el nombre de la canción.


Esto me recuerda cosas que vi durante la feria de electrónica CES en Las Vegas, donde hubo muchísimos dispositivos de la llamada informática de vestir. Un pequeño aparatito llamado Kiwi, por ejemplo, se programa para hacer cosas similares a Shazam cuando el usuario dibuja una nota musical en el aire.

Además, Google ha demostrado estar interesado en fusionar los gestos con el contexto tanto como está interesada en que hablemos sin importar en dónde estemos.

Además de su trabajo en reconocimiento de actividad con Android y Motorola, Google recientemente adquirió un pequeño desarrollador de apps suizo, Bitspin, que es más conocido por hacer Timely, un app para Android que es en realidad un elegante despertador que utiliza gestos y detección de movimiento... una adquisición, por cierto, muy a tiempo para Google en los meses anteriores al anuncio de Android Wear.