​¿Será 2017 el año de los 'wearables'?

Relojes, pulseras, camisetas o zapatos inteligentes han llegado a las tiendas pero, ¿realmente alguien los está utilizando?

IDC cree que los fabricantes diseñarán 'wearables' dirigidos a nicho, como la pulsera Speedo Shine para nadadores.

Misfit

Hagamos una sencilla encuesta. Piensa en tu familia: ¿cuántas personas utilizan una pulsera o reloj inteligente?, ¿y entre tus amigos?

Dependiendo del país en el que vivas probablemente tu respuesta puede variar. Mientras que en EE.UU. son más populares, la verdad es que los wearables no terminan de despegar y el 2016 no ha sido exactamente su mejor año. La respuesta común a las preguntas anteriores suele ser que son pocos los que los tienen, y menos los que le dan un uso real.

Durante el último año he probado bandas deportivas como la Fitbit Charge 2 o la Gear Fit 2, pulseras de diseño como la Misfit Ray o el Apple Watch Series 2, y a decir verdad, más allá del elemento de juegos y de la experiencia de contabilizar tu actividad física, todavía no encuentro algo que me haga sentir la necesidad de llevar alguno de estos gadgets en mi muñeca de por vida.

Y tal vez no soy el único. El último estudio de la firma de análisis IDC asegura que el segmento de relojes inteligentes experimentó problemas de crecimiento durante el tercer trimestre de 2016, cuando solo se vendieron 2.7 millones de unidades, una caída del 51.6 por ciento con respecto al año anterior.

"La fuerte caída en los volúmenes de envío de smartwatch refleja la forma en que las plataformas y los vendedores están reajustándose", dijo el gerente de investigación del equipo de wearables de IDC, Ramón Llamas. La empresa deja un detalle claro: los fabricantes se han dado cuenta de que los smartwatches, por ejemplo, no son para todos, según explicó Jitesh Ubrani, analista de investigación de IDC Mobile Device Trackers en el informe.

Un detalle interesante que explica IDC es que no ha habido tampoco grandes novedades este año. Apple lanzó la segunda versión de su reloj, y Samsung el Gear S3 con Tizen, y más allá de eso, no ha habido grandes anuncios por parte del ecosistema Android, debido en parte a que Google no ha lanzado nuevas actualizaciones de Android Wear, ni pretende según reportes hacerlo hasta 2017, cuando libere Android Wear 2.0.

La ropa y los complementos inteligentes también evolucionarán, aunque a un ritmo más pausado que el de relojes y pulseras.

CuteCircuit

Ni relojes, ni otras prendas: los 'wearables' avanzarán lentamente

Si los relojes inteligentes no han calado mucho en la población, y tampoco lo han hecho las pulseras, algo más complicado lo tienen otras prendas inteligentes que reciben menos publicidad y llaman menos la atención, probablemente por el alcance limitado de sus beneficios como lo son las camisas que miden tus signos vitales o los zapatos que cuentan tus pasos.

Otro estudio de IDC con miras al 2020 lo deja claro: el sector de las prendas inteligentes crecerá hasta un 20.3 por ciento anual, con ventas que alcanzarán los 213 millones ese año.

Aunque los relojes inteligentes serán los que más crecerán al igual que las bandas, el mercado se beneficiará claramente de nuevos factores, asegura la empresa: la ropa y las gafas pondrán su granito de arena y ofrecerán nuevas capacidades y experiencias.

Sin embargo algo que se debe tener en consideración es que los fabricantes van a concretar mucho más los nichos a los que dedican sus esfuerzos, y aunque el deportivo es de momento el que más está resultando, no se decantan nuevos sectores que puedan surgir como el de los complementos, con funciones nuevas para las gafas o elementos que puedan introducirse dentro de las fábricas.

IDC resalta un factor importante que decidirá de una vez por todas el avance de las prendas inteligentes en 2017: la incorporación de tarjetas SIM virtuales que les doten de conectividad individual. Hacer llamadas, enviar datos en directo a la nube y escuchar tu música sin depender de una red Wi-Fi o un teléfono serán detalles determinantes a la hora de pensar en la evolución de los wearables y su crecimiento el año que viene.

Close
Drag