CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Internet

Los retos de Amazon en 2019: Trump y la oposición a su HQ2

Claro, todos compramos cosas en Amazon.com. Pero sus críticos más ácidos están encontrando mucho de qué quejarse.

20181212-095950

Protesta anti-Amazon de manifestantes en contra de HQ2 en los escalones del Ayuntamiento de la Ciudad de New York.

Ben Fox Rubin/CNET

Ya escribimos sobre el excelente año que tuvo Amazon en 2018, pero 2019 pinta a presentar muchos retos para la gigante de comercio electrónico.

Después de un año de pláticas al respeto, Amazon anunció en noviembre los nombres de las ciudades ganadoras para sus dos nuevos campus de 25,000 empleados. Sin embargo, se enfrentó casi de manera uniforme con una avalancha de críticas y burlas. Incluso, hubo una protesta en Queens, en donde se ubicará una de las oficinas, con personas que critican los miles de millones de dólares en incentivos que Amazon recibirá por estos proyectos.

Estas manifestaciones tan violentas fueron las críticas más acaloradas que enfrentó Amazon durante todo el año. Sin embargo, no se comparan en nada con las agresiones y descalificaciones que han recibido Facebook y Google durante 2018. Escándalos en cascada están ahogando la credibilidad de Facebook, mientras que Google ha sido duramente criticado por un proyecto piloto de crear un motor de búsqueda censurado en China, además de que enfrenta acusaciones por ejecutivos que cometieron acoso sexual y por crear herramientas de inteligencia artificial para los militares.

Este año ha traído consigo muchas críticas sobre la industria de la tecnología, pero solo unas pocas empresas de tecnología líderes son las más afectadas por estas quejas. En la medida en que los consumidores revalúan los impactos negativos de la tecnología, desde la influencia de las redes sociales en las elecciones hasta las montañas de empresas de tecnología que han sido vaciadas de sus bases de datos, la capacidad de Amazon ––y sus colegas tecnológicos Apple y Microsoft–– para enfrentar este nivel de escrutinio es mucho mayor a la que ha tenido años atrás.

Amazon será, en 2019, un objetivo muy importante y obvio para los ataques. Se está embarcando en el proyecto de construcción de dos oficinas corporativas, llamado HQ2, y su presidente ejecutivo, Jeff Bezos, es ahora la persona más rica del mundo. Ese perfil de alto voltaje coloca a la compañía en la mira de los sindicatos que buscan mejorar los beneficios para sus trabajadores, los políticos que quieren defender a las empresas familiares y los defensores de la privacidad que buscan aumentar la preocupación sobre las capacidades de recopilación de datos de Amazon.

Reproduciendo: Mira esto: Apple vende menos teléfonos pero gana más dinero y Amazon...
11:05

A pesar de las muchas críticas sobre Amazon, la reputación pública de la compañía se mantiene sólida y su negocio está funcionando bien. Este Cyber Monday fue nuevamente el día de ventas más grande de Amazon en su historia, rompiendo un récord que anteriormente se había establecido en julio en el Prime Day. Incluso, si los consumidores comienzan a alejarse de Amazon por temor a un posible mal uso de sus datos o quejas sobre las condiciones del almacén, es poco probable que ocurra un éxodo de la noche a la mañana.

"Creo que hay un una posibilidad muy pequeña de que esta empresa se meta en problemas", dijo el analista de la firma Wedbush, Michael Pachter, sobre el riesgo de que Amazon enfrente escándalos por robo de información, y agregó que la compañía mantiene menos datos personales sobre los clientes que Facebook y Google. "Me sorprendería si usaran la información de una manera que los clientes se sintieran violentados".

Por ello, analicemos algunos de los posibles escándalos a los que Amazon podría enfrentarse al comenzar el nuevo año:

HQ2

Amazon se ha ganado rápidamente una gran cantidad de críticos sobre su nuevo campus HQ2 en Long Island City, en el distrito de Queens en Nueva York. Se espera que el proyecto genere 25,000 nuevos empleos y una inversión de US$2,500 millones por parte de Amazon. Pero muchos se han quejado sobre los US$3,000 millones en subsidios que Amazon recibirá, así como de los problemas de tráfico e infraestructura que puede crear el nuevo proyecto.

Otro campus, de un tamaño similar, se está planeando en Crystal City, en Arlington, Virginia, a las afueras de Washington DC, aunque este ha recibido muchas menos quejas.

Jimmy Van Bramer, un concejal de la ciudad de Nueva York, y Michael Gianaris, un senador estatal, que representan a Long Island City, se han opuesto vocalmente al proyecto. La representante de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, una de las nuevas incorporaciones más conocidas en el Congreso, ha ridiculizado el paquete de incentivos que recibirá Amazon.

"Como lo he dicho muchas veces, este es un mal acuerdo", dijo Van Bramer durante una reunión del Consejo que tuvo lugar el miércoles sobre el proyecto HQ2, la cual fue repetidamente interrumpida por los cánticos de los manifestantes. "Esto es malo para Long Island City, es malo para Queens y es malo para la ciudad de Nueva York. El alcalde y el gobernador cedieron ante el hombre más rico del planeta y luego trasladaron el costo del proyecto a todos y a cada uno de los neoyorquinos".

Amazon's spherical corporate buildings in Seattle

En sus oficinas corporativas en Seattle, Amazon construyó estas tres grandes esferas de vidrio llenas de plantas y espacios abiertos de trabajo.

James Martin/CNET

En la medida que el proyecto avanza a través del proceso de aprobaciones que requiere mucho tiempo, Amazon tendrá que encontrar formas de ganarse a los residentes de la ciudad de Nueva York y, quizás, convertir a algunos de estos políticos de la oposición en partidarios.

"Estamos entusiasmados de trabajar con los neoyorquinos en los próximos meses y años para llevar una nueva sede de Amazon a Long Island City y ayudar a apoyar a la comunidad", dijo el jueves el portavoz de Amazon, Aaron Toso.

Agregó que la nueva oficina creará decenas de miles de empleos directos, tanto tecnológicos como corporativos, así como decenas de miles de empleos adicionales relacionados con los servicios de construcción, hospitalidad y otras industrias de servicios "para todo Queens". La compañía también planea donar espacio para una escuela, una incubadora de empresas nuevas, artistas y uso industrial y espacios abiertos públicos frente al mar.

La buena noticia para la compañía es que los neoyorquinos parecen respaldar firmemente el plan del campus, con 57% de los residentes que apoyan la construcción de HQ2 y 26% en contra, según una encuesta de la Universidad de Quinnipiac publicada este mes. El proyecto también tiene poderosos patrocinadores políticos que incluyen al gobernador Andrew Cuomo, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y al senador estadounidense Chuck Schumer. Sin embargo, las personas encuestadas se dividieron a la mitad cuando se trató el paquete de incentivos, por lo que es probable que Amazon tenga que pasar mucho tiempo explicando por qué una compañía tan grande está tomando ese dinero.

Antes de la audiencia del consejo del miércoles pasado, se llevó a cabo una protesta en los escalones del Ayuntamiento de Nueva York. Un residente de Long Island City, James Dillon, un empleado estatal retirado, levantó un cartel frente a los manifestantes que decía: "Bienvenido a Amazon".

"Estoy diciendo lo que la gente en Long Island City realmente siente, que es lo que va a traer empleos a la clase trabajadora", dijo.

Prácticas de negocios

Amazon durante años ha enfrentado cuestionamientos sobre el trato que le da a sus trabajadores, especialmente a los empleados dentro de los almacenes. Además de eso, más académicos, políticos y observadores de la industria han expresado su preocupación sobre la posibilidad de que Amazon se convierta en un monopolio minorista en línea. Incluso, se han registrado solicitudes para desmembrar a Amazon.

Con el objetivo de crear conciencia sobre el poder de Amazon en el mercado y de los incentivos que recibirá por HQ2, un grupo de empleados de empresas tecnológicas en Nueva York creó un complemento del navegador Chrome llamado Block Amazon for Me. "Le pedimos a la gente que reconsidere lo que están apoyando y cuáles son los costos reales", dijo Woody, quien es el gerente del proyecto de crear este complemento y que se negó a dar su nombre completo.

Amazon y Bezos parecen estar trabajando para luchar contra estas preocupaciones. Amazon durante años ha estado promoviendo su trabajo para ayudar a las pequeñas empresas a crecer en su mercado en línea, presentándose como un amigo de las empresas más pequeñas. Después de que el senador Bernie Sanders se quejara repetidamente de las condiciones de los trabajadores de los almacenes de Amazon, la compañía elevó su salario mínimo a US$15 por hora, lo que Sanders aplaudió.

amazon-fall-river-fulfillment-center-13

En uno de los almacenes de envoltura de Amazon en Fall River, Massachusetts.

Ben Fox Rubin/CNET

Además, Bezos anunció este año su primer gran esfuerzo filantrópico, el Fondo Day One. Su donación inicial de US$2,000 millones ayudará a las personas sin hogar y creará una nueva red de escuelas preescolares en comunidades de bajos ingresos.

Con esto, Amazon también se beneficiará de una excelente reputación entre los consumidores. La firma Morning Consult informó este mes que Amazon es la marca más querida en Estados Unidos, por segundo año consecutivo y empata con Google como el empleador más admirado.

Sin embargo, los esfuerzos de Bezos y Amazon no logran callar a sus críticos. La compañía seguirá siendo un gran objetivo para los trabajadores sindicalizados, ya que ahora emplea a cientos de miles de trabajadores no sindicalizados y presuntamente se resiste a los esfuerzos de sindicalización. A medida que el desarrollo de HQ2 se acelera, es probable que Amazon reciba aún más atención sobre el manejo de la construcción, los impactos ambientales y los efectos en las comunidades de Long Island City y Crystal City.

Bezos ha dicho en repetidas ocasiones que su gran compañía merece estar al escrutinio. Pues ahora está a punto de recibir mucho de eso.

Donald Trump

Este año, el presidente Donald Trump usó repetidamente Twitter para arremeter contra Amazon y Bezos, dos de sus objetivos favoritos. Atacó a Amazon, diciendo que no paga su parte correspondiente a impuestos y explota al Servicio Postal de Estados Unidos para manejar sus envíos (algo que niega la USPS).

Se considera que los ataques de Trump provienen de una cobertura de su administración poco halagadora por parte del Washington Post, propiedad de Bezos. Sin embargo, Amazon ha evitado participar en esta disputa, y Trump finalmente tuvo que moverse hacia a tacar a otros objetivos.

Pero el presidente todavía puede encontrar maneras de hacerle más difícil la vida a Bezos. Reunió un grupo de trabajo en abril para revisar las operaciones y las tarifas del Servicio Postal. Este grupo recomendó en ese mes que el USPS subiera sus precios, un cambio que podría perjudicar a Amazon, a otras compañías de comercio electrónico y a los compradores en línea.

Además, con Amazon buscando obtener más contratos gubernamentales para sus proyectos de almacenaje en la nube y su desarrollo de un nuevo campus cerca de DC, Bezos podría necesitar la ayuda de un presidente que hoy tiene poco menos que ninguna intención.

Protección de datos 

Este año trajo mucha más atención a lo que las empresas de tecnología saben sobre los consumidores y cómo utilizan esa información. Facebook se enfrentó a las críticas más duras, particularmente por su escándalo de Cambridge Analytica, pero Amazon no es inmune a estos problemas.

La Unión Civil de Libertades para los Americanos ha puesto énfasis en el desarrollo de software de reconocimiento facial por parte de las empresas de tecnología, especialmente cuando ésta se vende a las autoridades policiales. Esta Asociación enfocó la mayor parte de sus preocupaciones en Amazon y su plataforma de reconocimiento facial Rekognition, que es un servicio que se provee a un puñado de agencias gubernamentales.

Mientras que Microsoft ha solicitado regulaciones gubernamentales en el uso de esta tecnología, Amazon tiene protegido su trabajo con la aplicación de la ley en el reconocimiento facial y otras herramientas de software, lo que deja a la empresa abierta a recibir más críticas.

Además, en la medida que el asistente de voz de Amazon, Alexa, crece en popularidad y aprende a hacer más cosas, aumenta el potencial de un robo de información desordenada o de que a los clientes no les guste lo que Alexa sabe de ellos.

Pachter, de Wedbush, dijo que la gente ya ha encontrado motivos para sentirse molesta con Alexa, incluso cuando la policía solicita sus grabaciones como parte de las investigaciones en asesinatos.

"Ese tipo de cosas es realmente espeluznante", dijo, "y sí, sí pueden tener problemas por esto".

Guía de regalos navideños de CNET en Español : El lugar para encontrar los mejores regalos tecnológicos para esta Navidad 2018.

Se terminó la luna de miel: Todo lo que necesitas saber acerca de por qué las empresas tecnológicas están bajo el microscopio de Washington