CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Política

Amazon y su decisión de no abrir una sede en Nueva York: ¿Qué pasó?

Una 'tormenta perfecta' acabó con el proyecto de desarrollo más esperado en años.

Protestors In New York City Hold "Day Of Action" Against Amazon HQ2

Personas opuestas al plan de Amazon de construir una sede en la ciudad de Nueva York realizan una protesta frente a una librería de Amazon unos días después de que se anunciaron esos planes.

Getty Images

No hace mucho tiempo, tres meses para ser exactos, el proyecto de abrir nuevas sedes (conocido como HQ2) del gigante minorista Amazon era visto como algo bueno.

La compañía de comercio electrónico más grande del mundo planeaba crear un segundo campus importante fuera de sus oficinas centrales en Seattle, ya que su sueño era crecer aún más. Líderes de muchas ciudades por todo el país clamaron por llamar la atención del jefe de Amazon, Jeff Bezos, en su búsqueda por ser las ganadoras del desarrollo estimado en US$ 5,000 millones y su promesa de 50,000 empleos bien pagados.

Luego, la ciudad de Nueva York ganó el proyecto –y todo salió desastrosamente mal.

Tras meses de oposición de políticos locales y grupos sindicales, Amazon canceló el jueves, 14 de febrero, sus planes para construir la mitad de sus dos nuevos HQ2 en Nueva York. Cabe aclarar que sigue avanzando con sus planes para construir otro campus de 25,000 empleados en Arlington, Virginia, durante la próxima década.

Reproduciendo: Mira esto: Todos los locos productos de Amazon
8:19

El corto viaje de HQ2 de ser visto como el plan de desarrollo más codiciado en años a ser visto como un proyecto paria por parte de un buitre capitalista será estudiado por desarrolladores y políticos durante mucho tiempo. Ofrece una imagen clara de qué tan mal diagnosticó Amazon el entorno político en el que estaba entrando. La situación también ilustra cómo las percepciones negativas sobre el trato que Bezos da a los trabajadores y las supuestas prácticas monopólicas están corrompiendo la antigua reputación de la compañía. Encuestas públicas, sin embargo, habían mostrado un fuerte apoyo para el proyecto.

También se prestará mucha atención a los políticos progresistas que boicotearon el plan e impidieron la creación de 25,000 nuevos empleos en la ciudad. Todavía es demasiado pronto para saber si serán aplaudidos o si serán expulsados de su cargo.

Amazon no respondió a una solicitud de comentarios para este artículo.

"Fue la tormenta perfecta", dice Rebecca Kolins Givan, profesora asociada de la Facultad de Administración y Relaciones Laborales de la Universidad de Rutgers, sobre la repentina partida de Amazon. "La oposición a Amazon se ha estado gestando a nivel nacional y mundial a medida que las personas se dan cuenta de qué parte del mercado minorista controlan y la mala calidad de los puestos de trabajo que están ofreciendo. El extraño y secreto concurso de belleza en el que Amazon pidió a las ciudades que participaran creó muchos sentimientos negativos".

El príncipe se volvió sapo

Todo comenzó de una manera inocente.

A principios de septiembre de 2017, Amazon reveló sus planes para encontrar una segunda sede, llamada HQ2, ya que buscaba invertir US$5,000 millones y contratar a 50,000 personas con un salario anual promedio de US$150,000. HQ2 casi de inmediato se convirtió en el plan de desarrollo por excelencia que todas las ciudades de EE.UU querían. Se vio como una oportunidad generacional para recrear una ciudad afortunada en un centro de tecnología nuevo y reluciente.

La estrategia de Amazon para organizar una especie de "concurso de belleza público" parecía una movida brillante, con más de 200 oferentes tratando de ganarse la gracia de Amazon. Muchas de las ciudades interesadas ofrecieron miles de millones de dólares en incentivos. Los medios se volvieron locos, derramando tanta tinta como pudieron para escribir sobre el enorme potencial del proyecto.

Después de que se anunciaron 20 ciudades finalistas en enero, el proceso de cortejo público se convirtió en una serie de secretos y negociaciones internas, y los medios noticiosos y ciudadanos locales ya no pudieron acceder a información básica sobre muchas de las ofertas.

Al darse cuenta de que HQ2 era demasiado grande para una ciudad, Amazon dividió el proyecto en dos y anunció a los ganadores en noviembre de 2018, después de un año de trabajo en encontrar las ubicaciones correctas. Esos codiciados "boletos dorados" fueron para Arlington, Virginia y Long Island City, en Queens, Nueva York.

El mismo día del anuncio, comenzó la oposición al campus de Nueva York, con varios políticos progresistas locales, entre ellos la congresista entrante Alexandria Ocasio-Cortez, quien criticó duramente el proyecto. El paquete de incentivos de US$3,000 millones de Amazon fue ridiculizado como bienestar corporativo, especialmente debido a la posición de Bezos como la persona más rica del mundo. La postura antisindical de Amazon en una ciudad fuertemente sindicalizada fue otro problema importante. Los planes de Amazon para un helipuerto fueron también la comidilla.

"Amazon sintió que nadie rechazaría la generosidad de su oferta y, en realidad, los neoyorquinos dijeron que son una ciudad sindicalizada y que quieren buenos empleos", dijo Givan, de Rutgers.

Anti-Amazon Protestors Rally At NYC City Hall Against Queens Second Headquarters

Manifestantes en una audiencia del Consejo de la Ciudad de Nueva York titulada 'Etapa 2 de Amazon HQ2'.

Drew Angerer/Getty Images

Durante dos reuniones del Consejo de la Ciudad de Nueva York, en diciembre y enero, los ejecutivos de Amazon se vieron bajo fuego y cuestionados sobre las prácticas laborales de la compañía y su negativa a permanecer neutral en los esfuerzos de los trabajadores por sindicalizarse. Dos de los críticos más vocales fueron el concejal Jimmy Van Bramer y el senador estatal Michael Gianaris, quienes representan a Long Island City.

Mientras tanto, el proyecto en Virginia se enfrentó a muchos menos problemas, quizás debido en parte al paquete mucho más pequeño de incentivos de US$573 millones del estado.

La oposición de los políticos locales y estatales fue más feroz de lo anticipado, y los ejecutivos de Amazon determinaron que esos políticos podrían poner en peligro el éxito a largo plazo de su proyecto, dijo una persona con conocimiento de los planes de Amazon. Varias reuniones privadas con políticos locales fueron tan adversas como las audiencias públicas, y los funcionarios esencialmente dijeron que querían que Amazon se fuera. Eso dejó a Amazon con muy pocas opciones, dijo la persona. Este punto de vista contrasta con los comentarios de varios políticos opositores, quienes dijeron que Amazon prefería alejarse a trabajar con ellos en un trato más justo.

"La decisión de salir de Nueva York se tomó en los últimos días", dijo la fuente. El anuncio del jueves se produjo después de varios informes a fines de la semana pasada de que Amazon estaba considerando no abrir una sede en Nueva York, aunque en ese momento la compañía respondió que estaba trabajando con sus "nuevos vecinos", sugiriendo que aún estaba comprometida con el proyecto.

Amazon aún tiene más de 5,000 empleados en Nueva York y dijo el jueves que planea continuar desarrollando esos equipos.

Muchos grupos progresistas, políticos opuestos al proyecto y varios sindicatos aplaudieron la decisión de Amazon. Otros sindicatos, como los oficios de la construcción, apoyaron el proyecto, sabiendo que habría traído trabajo para sus miembros durante una década o más.

"Ahora podemos ver que todo esto tiene que ver con la codicia ciega y la creencia de Jeff Bezos de que las personas que pagan sus impuestos deben pagar la factura de su nueva sede, incluso cuando la compañía trabaja activamente para eliminar millones de empleos minoristas en Estados Unidos", dijo Marc Perrone, presidente del sindicato United Food and Commercial Workers International Union.

Implicaciones a largo plazo

El alcalde Bill de Blasio y el gobernador Andrew Cuomo recibieron un gran golpe al traer HQ2 a Nueva York y luego ver cómo el plan se desmoronaba en tres meses. Muchos líderes empresariales dijeron estar devastados con la pérdida de un HQ2 en Nueva York."

"Un pequeño grupo de políticos", dijo Cuomo en un comunicado el jueves, "puso sus propios intereses políticos por encima de su comunidad [...] encuesta tras encuesta mostró un apoyo abrumador de traer a Amazon a la ciudad de Long Island".

Cuomo dijo que esos políticos, particularmente en el Senado estatal, "deberían ser responsables" por el fracaso del proyecto.

La decisión de cancelar el HQ2 en Nueva York llega solo una semana después de que Bezos dijera en un blog en Medium que fue objeto de un complot de chantaje por parte del National Enquirer, que supuestamente amenazó con publicar imágenes comprometedoras de Bezos.

Esta segunda bomba para el titán de la tecnología en cuestión de días puede poner en jaque la capacidad de Amazon para mantenerse enfocada en sus iniciativas de crecimiento. Virginia, la ubicación del otro campus de Amazon, está sufriendo su propia crisis política, pues el gobernador, el teniente gobernador y el fiscal general se encuentran envueltos en escándalos no relacionados con el proyecto HQ2.

Amazon dijo que no tiene planes de reabrir las ofertas de HQ2 y que en lugar de eso se extenderá la contratación adicional en sus 17 oficinas existentes en EE.UU. y Canadá. Una oficina de 5,000 empleados en Nashville, que fue anunciada junto con los ganadores de HQ2, también continuará según lo previsto.

De cara al futuro, más líderes de la ciudad pueden repensar sus generosos paquetes de incentivos para atraer negocios y empresas, y las legislaturas pueden decidir eliminar tales acuerdos secretos que llevaron a los acuerdos de HQ2, dijo Givan. Además, ahora es menos probable que otras grandes corporaciones copien a Amazon en crear sus propios proyectos, y opten por mantener las cosas un poco más discretas. Google, por ejemplo, está gastando miles de millones de dólares para expandirse por todo EE.UU., incluso en la ciudad de Nueva York, pero lo está haciendo con mucho menos alharaca.

"Las implicaciones se pueden sentir durante mucho tiempo", concluyó Givan.

Con la colaboración de Laura Martínez.