CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

​Airbnb quiere bloquear nueva ley de alquileres de San Francisco

La empresa de arrendamiento a corto plazo reclama que la nueva enmienda viola una serie de leyes federales, incluyendo la Primera Enmienda.

De Agostini/Getty Images

Airbnb presentó una demanda el lunes en contra de su ciudad natal, San Francisco, con el objetivo de bloquear nuevas enmiendas a una ley de alquiler de la ciudad que requeriría la eliminación de los anfitriones de su servicio que no se hayan registrado en el ayuntamiento de la ciudad.

La enmienda, que entra en vigor el próximo mes, requiere que las compañías de alquiler de corto plazo eliminen los anuncios de sus sitios web que carecen del número de registro requerido por la ciudad. De no hacerlo, empresas como Airbnb y VRBO tendrían que pagar miles de dólares en multas y cargos criminales.

En su demanda, presentada en la Corte Federal de Distrito para el norte de California, Airbnb afirma que la nueva enmienda viola las leyes federales, incluyendo la Ley de Decencia en las Comunicaciones, la Ley de Almacenamiento de las Comunicaciones y la Primera Enmienda.

"Si bien hemos intentado trabajar con la ciudad sobre las alternativas razonables y legales a esta nueva ordenanza, lamentamos vernos obligados a pedir a un tribunal federal que intervenga en este asunto", dijo la compañía el lunes en su blog. "Este es un paso sin precedentes para Airbnb, y no lo tomamos a la ligera, pero creemos que es la mejor manera de proteger a nuestra comunidad de anfitriones e invitados."

Un representante del equipo de abogados de la ciudad de San Francisco, dijo que no había visto la demanda, pero aseguró que el requisito de verificación no tenía nada de inusual, comparándolo con las regulaciones que requieren los vendedores de alcohol y cigarrillos para verificar la edad del cliente antes de hacer una venta.

"No hay nada en la ordenanza de San Francisco que castigue a los anfitriones del servicio" dejo Matt Dorsey, secretario de prensa de la oficina del abogado de la ciudad, en una declaración a CNET. "De hecho, no se regula el contenido del usuario en absoluto - se regula la actividad comercial de la plataforma de alojamiento en sí".

Este tipo de demandas están causando dolores de cabeza a los servicios colaborativos en línea. Uber por ejemplo, ha recibido dos demandas desde abrilpor no clasificar a sus conductores como empleados que se ha zanjado al declarar que son contratistas independientes, mientras que otras como el servicio de limpieza Homejoy han cerrado.

San Francisco legalizó oficialmente el intercambio de viviendas y los alquileres por cortas estancias como los de Airbnb en 2014, sin embargo funcionarios y vecinos de la ciudad critican que esta aplicación ha contribuido al encarecimiento del mercado inmobiliario, sobre todo porque los propietarios ahora prefieren alquilarla de esta forma y no hacer arrendamientos a largo plazo.

En San Francisco existen 7,000 anfitriones de Airbnb, y el 75 por ciento de ellos no se ha registrado en la ciudad para prestar este servicio. El sitio web aseguró que estaba investigando a arrendatarios no deseados y que tenía sus propios planes sacar a quienes prestaban un mal servicio.