​Airbnb asegura ser una 'fuerza positiva' para barrios latinos y negros

La empresa de alquiler de viviendas publicó un informe que muestra que tiene un alcance más amplio y más impacto económico en las comunidades de color que los hoteles.

Airbnb hace una comparación entre renta de hoteles y de Airbnb en Filadelfia.

Airbnb

Si tuvieras que viajar a Filadelfia, los hoteles en los que podrías quedarte estarían en su mayoría congregados en el centro de la ciudad. Lo mismo podría decirse de Washington DC, Nueva Orleans, San Francisco y la mayoría de las otras ciudades importantes de EE.UU.

Airbnb dice que es por eso que su negocio es mejor para los barrios negros, latinos y otros grupos no-blancos que los hoteles -- en lugar de tener lugares agrupados en un vecindario, sus alquileres están dispersos en las ciudades y eso trae más dinero a esas áreas.

"Los invitados son más propensos a gastar sus dólares en el radio de tres a cuatro cuadras de donde se están quedando", dijo el ex alcalde de Filadelfia Michael Nutter en una entrevista. "Está democratizando la industria de la hospitalidad".

Desde su fundación en 2008, Airbnb ha pasado de ser una pequeña empresa a una con presencia en 34,000 ciudades en 191 países. Pero con esa expansión, han surgido los dolores típicos del crecimiento. La empresa ha sido criticada por la discriminación en su plataforma y el desplazamiento de inquilinos. Para combatir estas críticas, Airbnb ha estado trabajando para demostrar su influencia positiva en el mundo de la hospitalidad.

La empresa de alquiler de casas publicó hoy un informe de 11 páginas que detalla su propagación en siete ciudades. El informe muestra que Airbnb normalmente tiene un mayor porcentaje de alquileres en barrios no-blancos que los hoteles.

"Esta es una herramienta de empoderamiento económico para las personas en las comunidades de color", dijo Nutter. "También hay un efecto de onda para no sólo los anfitriones, sino también para la gente en esos barrios".

Nutter, quien preside el Consejo Asesor de Alcaldes de Airbnb, está presentando el informe a la Asociación de Alcaldes Afroamericanos el viernes. La asociación representa a más de 500 alcaldes afroamericanos en Estados Unidos.

El informe de Airbnb recoge datos de Filadelfia, Washington DC, Nueva Orleans, Baltimore, Chicago, Nueva York y Boston. Se dice que en total aproximadamente 1 millón de huéspedes se han quedado en los alquileres de Airbnb en las comunidades de color, y que alrededor del 75 por ciento de todos los listados de Airbnb se encuentran fuera de los distritos tradicionales del hotel. Además, los anfitriones en estas áreas hacen ganar entre US$3,500 y US$7,100 en promedio por año de los alquileres a través de Airbnb.

En todas las ciudades, las estadías en barrios no-blancos eran más altas con Airbnb que en los hoteles. Por ejemplo, en Washington DC, solo el 7 por ciento de los hoteles están en comunidades de color, en comparación con el 40 por ciento de los alquileres de Airbnb. En otras ciudades, la diferencia fue relativamente menor, como en Filadelfia, donde el 30 por ciento de los hoteles se encuentran en comunidades no-blancas en comparación con el 32 por ciento de Airbnb.

A principios de este año, Airbnb se vio en el ojo del huracán acusada de discriminación en su plataforma. No sólo un número de usuarios negros de Airbnb dijeron que sus solicitudes de reserva en el sitio fueron denegadas, sino que un estudio de la Harvard Business School encontró que las personas con "nombres distintivamente afroamericanos" tenían un 16 por ciento menos de posibilidades de ser aceptadas por un alquiler en Airbnb. Este fenómeno condujo al nacimiento del hashtag de Twitter #AirbnbWhileBlack.

Airbnb ha tomado medidas para rectificar su reputación. Ha enlistado a Laura Murphy, ex directora de la oficina legislativa de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en Washington DC, para dirigir una revisión de la plataforma y las prácticas de la compañía. En septiembre, Airbnb publicó un informe de 32 páginas sobre su nueva política de no discriminación con las recomendaciones de Murphy, que incluía el compromiso de los anfitriones de no rechazar a los clientes basándose en su raza, religión, nacionalidad, discapacidad, sexo o edad.

El nuevo informe de Airbnb sobre sus alquileres en comunidades de color parece ser una continuación de ese trabajo sobre la no discriminación.

Close
Drag