Llega el fin de los Nokia con Android, pero el adiós no es tan doloroso

El fin de la plataforma Nokia X puede permitir que Microsoft se enfoque en mejorar Windows Phone para toda clase de celulares y no en intentar mejorar dos plataformas a la vez.

nokia-xl-3566-001.jpg
El Nokia XL y los otros celulares Nokia X corren un sistema operativo basado en Android que no ofrece la funcionalidad de Windows Phone ni la capacidad de uso de Android.Foto de Josh Miller/CNET

La esperanza de ver un celular Nokia con Android que pueda competir con el Samsung Galaxy S5, el HTC One M8, el LG G3 u otros teléfonos celulares de alta gama del mercado ha llegado a su fin - al menos por el momento.

Después de que Nokia le cumpliera de cierta forma a sus fanáticos con sus primeros celulares con Android, Satya Nadella, presidente ejecutivo de Microsoft (que compró a Nokia en abril), ha dicho en una carta a sus empleados que "tenemos la intención de cambiar el diseño de algunos productos Nokia X para que se conviertan en productos Lumia que corran Windows. Esto se basa en el éxito que hemos tenido en el mercado de teléfonos inteligentes económicos y se alinea con nuestro enfoque en las aplicaciones universales de Windows".

Este anuncio llega poco tiempo después de que Microsoft comenzó a tomar control de Nokia de manera oficial - y era de esperarse.

Nokia se ha enfocado en fabricar teléfonos celulares con Windows Phone, apoyando el crecimiento de una plataforma que sigue estando detrás de iOS y Android. Sin embargo, los celulares Nokia X, Nokia XL, Nokia X+ y Nokia X2 buscan ofrecer una alternativa para los usuarios que gustan de la alta calidad de construcción de los dispositivos Nokia y de la capacidad de Android.

Además, era poco probable que Microsoft continuase apoyando una plataforma que compite con la suya, como lo es Windows Phone, especialmente ahora que por primera vez tendrá la oportunidad de fabricar sus propios celulares, y así tener el control absoluto de no sólo el software sino también el hardware.

Es más, la plataforma Nokia X no resultó ser lo que la mayoría esperábamos, ya que es una mezcla entre Windows Phone y Android que, sin embargo, no ofrece la funcionalidad de Windows Phone ni la capacidad de Android. En fin, Nokia X era una nueva plataforma con muchas limitaciones, era confusa de usar y, no nos engañemos, era poco atractiva.

Claro, los celulares Nokia X, al tener un bajo precio, tenían como objetivo los mercados emergentes. Sin embargo, creo que Microsoft no tiene la necesidad de incluir un sistema operativo diferente al suyo si quiere vender celulares por menos de US$150, especialmente si no ofrece la experiencia o capacidad completa del otro sistema operativo.

Microsoft tiene que seguir enfocándose en hacer de Windows Phone exitoso, especialmente cuando sigue estando muy detrás de Android y iOS a nivel mundial. Invertir el tiempo en comenzar a desarrollar una nueva plataforma basada en Android podría perjudicar el avance que tiene Windows Phone. Si Microsoft logra usar esta clase de recursos para mejorar Windows Phone, podría mejorar el funcionamiento de Windows Phone para dispositivos de toda gama, llamando más la atención de los desarrolladores para que creen más aplicaciones en esta plataforma y para que más usuarios comiencen a considerar comprar un celular con Windows Phone.

Claro, todo también depende del recorte de 18,000 empleados que Nadella anunció el jueves, y la manera como los despidos afecten la estructura del fabricante de celulares.