Actualización de Windows 10 causa dolores de cabeza para algunos usuarios

La actualización cumulativa de Windows 10 que apunta a arreglar una serie de fallos viene con un fallo propio: la instalación inicial no se realiza adecuadamente, lo que lleva a que la PC haga reinicios constantes.

070213microsoftpatch.jpg
CNET

Microsoft ha desplegado una nueva actualización de Windows 10 que le está causando dolores de cabeza a algunos usuarios.

Lanzada el miércoles pasado, la actualización a Windows 10 conocida como KB3081424 está diseñada como una "actualización cumulativa", lo que significa que incorpora todos los arreglos a los fallos que se han lanzado previamente para el nuevo sistema operativo. Pero el propio KB3081424 está resultando con fallos.

Después de que la actualización no logra instalarse apropiadamente en el primer intento, Windows 10 intenta revertirse a la versión anterior como parte del procedimiento normal. Pero, debido a que la actualización es automatizada y obligatoria, Windows intenta instalarla de nuevo después del reinicio, lo que resulta en una constante ronda de reinicios para algunos usuarios.

El fallo resalta una inherente imperfección en la nueva regla de Microsoft que obliga la instalación de actualizaciones en Windows 10. En versiones previas de Windows 10, tenías la opción de escoger que las actualizaciones se instalen de manera automática, instalarlas tú mismo o no instalarlas del todo. El control estaba en tus manos. Pero para Windows 10, Microsoft decidió hacer actualizaciones obligatorias, por lo que se instalarán quieras o no. Esta regla está claramente diseñada para intentar proteger a los usuarios al asegurarse de que todas las PCs con Windows 10 tengan todos los ajustes y arreglos necesarios. El problema es que algunas de estas actualizaciones vienen con fallos.

La raíz del problema, de acuerdo con un artículo de la revista Forbes, es una entrada defectuosa en el Registry (Registro), que es la base de datos visible y editable de todas las configuraciones principales de Windows. Después del primer intento, la instalación inicial ingresa una entrada defectuosa en el Registry que previene que los próximos intentos para reinstalar la actualización de manera correcta se realice. Forbes recomienda una solución.

Este arreglo temporal consiste en borrar ciertas claves en el Registry para intentar deshacerte de la entrada defectuosa y luego intentar que se instale de nuevo la actualización. Los que se sientan cómodos en manipular el Registry podrán probar esta manera para solucionar el problema; sólo asegúrense de que se respalden las claves del Registry antes de que las borres.

Aquellos que no están familiarizados o no se sienten cómodos con el Registry, deben esperar a que Microsoft lance un arreglo oficial.

Microsoft no ha respondido a una solicitud de CNET para hacer comentarios.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO