A George Lucas 'realmente le gustó Rogue One': director

El director de 'Rogue One', Garth Edwards, dijo que habló con el creador de la saga de 'Star Wars' hace dos días y que le dio 'la reseña más importante de todas' sobre su trabajo.

Lucasfilm
rougeone.jpg

Parte del elenco de 'Rogue One', incluyendo a la productora Kathleen Kennedy (derecha), el director Garth Edwards (junto a Kennedy) y, junto a él, Diego Luna, el actor mexicano y protagonista del filme.

Foto de Gabriel Sama/CNET


SAN FRANCISCO -- Este domingo se reunió el elenco de Rogue One: A Star Wars Story para una conferencia de prensa en las oficinas de LucasFilm en esta ciudad.

Y entre las muchas cosas que contaron, el director del filme, Gareth Edwards, reveló que hace dos días habló con Geroge Lucas sobre su opinión de la más reciente película de la saga de Star Wars.

"Honestamente puedo decir que ya me puedo morir feliz", dijo Edwards sobre su conversación telefónica con Lucas a un grupo de periodistas de todo el mundo. "Realmente le gustó la película", dijo el director, cuyos créditos incluyen Godzilla (2014) y Monsters (2010).

"Esa es la reseña más importante para mí", añadió. "Él es como dios cuando se trata de Star Wars".

Edwards estuvo acompañado en la jornada por el actor mexicano Diego Luna (que hace el papel del capitán Cassian Andor), Felicity Jones (la protaginista Jyn Erso), Alan Tudyk (el androide K-2SO) y la productora y la presidenta de LucasFilm, Kathleen Kennedy, entre otros miembros de la producción y el elenco.

El director también compartió que para el primer spin-off de la saga de La guerra de la galaxias se inspiró constantemente del trabajo de Lucas, particularmente del Episode IV: A New Hope, película realizada en 1977. Entre las metas que se puso Edwards fue mantener la estética y textura de ese filme, algo difícil de lograr con la tecnología del siglo XXI.

Para hacerlo, Edwards combinó una cámara de punta de ultra alta resolución con lentes Panavision de los años 70, lo cual le permitió alcanzar el aspecto deseado. "La abordamos como a una película de época", dijo Edwards.

Lo bueno de la nueva película, dijo Kennedy, es que están abordándola como un filme independiente un tanto desconectado de la saga, lo cual les da mucha mayor libertad creativa. La historia de Rogue One se sitúa entre el tercer y el cuarto episodio de la saga, y cuenta cómo los rebeldes robaron los planos de la Estrella de la Muerte, algo que posteriormente permitirá que Luke Skywalker y la Alianza Rebelde destruyan el satélite artificial en A New Hope.

"Realmente estamos apoyando las cosas nuevas que quieren hacer los nuevos directores", dijo Kennedy. "Estamos muy abiertos a los nuevos enfoques". La productora y presidenta de LucasFilm recordó que esta forma de hacer las cosas es justamente el tipo de "innovación técnica que desde el principio le interesó a Lucas, y es también la filosofía actual de la empresa [LucasFilm]".

Rogue One ha sido descrita como una película del género de guerra, algo que también se apega muy bien al estilo de Lucas, que desde su primera película buscó combinar la ciencia ficción con los Westerns y las películas de samurais, mezclando así varios géneros cinematográficos. Edwards contó cómo usó imágenes históricas de la Segunda Guerra Mundial, sobre las que colocó las armas y naves diseñadas para Star Wars y, con base en eso, diseñar las escenas de combate de Rogue One, una técnica también usó Lucas para la cinta original.

Porque, a pesar de haber vendido su empresa a Disney, Lucas y sus ideas aún están muy presentes en las nuevas cintas de Star Wars, por lo menos para darle el visto bueno a la más reciente producción de la saga que él creó.

Rogue One: A Star Wars Story se estrena el 16 de diciembre en Estados Unidos.