CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Móvil

Con 5G, no solo vas a ver video. El video te estará viendo a ti

¿Qué pasa cuando las películas se pueden dirigir por sí mismas?

Universal

¿Recuerdas la última vez que te sentiste aterrorizado durante una película de terror? Toma ese momento –y todo el suspenso que condujo hasta ahí– e imagínalo calibrado individualmente para ti. Es una trama terrorífica que se transforma en tiempo real, ajustando la historia a tu nivel de atención para llevarte a una zona de confort antes de desatar una acción cronometrada para que te haga saltar de la silla.

O tal vez, odias que te asusten sin decir "agua va" y los sobresaltos no son tu idea de diversión. Piensa en una comedia romántica que cambia de tema cuando pones cara de aburrimiento. O tal vez modifica el color de los ojos de ese personaje para que sea más cercano al tuyo, una sutileza personalizada para hacer que el enamorado protagonista sea más simpático desde tu punto de vista.

Puedes agradecer (o maldecir) a las velocidades 5G por todo eso.

Cuando la mayoría de las personas piensa en 5G, están imaginando una conexión ultrarrápida de gran ancho de banda que permiten descargar temporadas enteras de sus programas favoritos en minutos. Pero las posibilidades de 5G van mucho más allá de eso, reinventando potencialmente la forma en que vemos video y abriendo un montón de incertidumbres relacionadas con la privacidad.

"En este momento haces un video de la misma manera que lo hiciste para la televisión", dijo Dan Garraway, cofundador de la compañía de videos interactivos Wirewax, en entrevista con CNET. "Lo dramático es cuando conviertes el video en una conversación bidireccional. Tu audiencia está tocando e interactuando dentro de la experiencia y como resultado de esa interacción van sucediendo cosas".

Reproduciendo: Mira esto: La tecnología más interesante que va a llegar a tu próximo...
3:09

¿Una película de terror personalizada o una comedia romántica a tu medida? Eso se basaría en capas de video interactivas que usan análisis emocional basado en la cámara frontal de tu teléfono para ajustar lo que estás viendo en tiempo real. Puedes pensar que esto es algo inverosímil, pero uno de los rasgos clave de 5G es una conexión ultrasensible, prácticamente sin retrasos, lo que significa que la red y los sistemas serían lo suficientemente rápidos para reaccionar ante tus respuestas físicas.

5G está en la cúspide de la realidad, con los primeros teléfonos inteligentes compatibles que debutarán el próximo año. Y aunque estas formas de medios aún no existen, el potencial para ellos es enorme. De acuerdo con un pronóstico de Ovum encargado por Intel, 5G impulsará los ingresos anuales de las aplicaciones de medios inmersivos de cero a US$67,000 millones en una década.

Para poner esto en contexto, eso es similar al valor del año pasado de todo el mercado de medios móviles: video, música y juegos. En general, Ovum e Intel predicen que 5G triplicará con creces el mercado de medios móviles en todo el mundo, alcanzando US$420,000 millones en 2028, frente a los US$170,000 millones en 2018.

Salto generacional

Antes de echar un ojo escéptico al 5G, considera cómo la última explosión de conectividad móvil, de 3G a 4G LTE, cambió la forma en que consumimos video. El hecho de poder ver, y en el caso de YouTube, subir, un video en un dispositivo móvil, volvió a imaginar cómo vemos la televisión y los tipos de programación que son un gran negocio. Hace una década, cuando Netflix tenía aproximadamente dos años en su transición desde los DVDs por correo hacia el streaming, sus ingresos anuales eran de US$1,400 millones. Este año, esa cifra va por más de 10 veces eso (US$15,806 millones).

"La disponibilidad generalizada de 4G permitió una mejora masiva de la distribución de video", dijo Jim Spare, director de operaciones de la compañía de video interactivo Eko. "Con 5G, las nuevas formas de medios de video se pueden entregar por completo en un entorno móvil".

El potencial de 5G para el video se basa en varios cambios importantes en la forma en que se distribuye y se crea el video. Las más importantes son la baja latencia de 5G o el tiempo de demora entre la llamada de una página y la respuesta de la red. El tiempo de demora con 4G es de aproximadamente 20 milisegundos, pero 5G puede reducirlo a tan solo 1 milisegundo.

La tecnología también es mejor para manejar grandes cantidades de datos. El video ya es una de las actividades en línea con mayor volumen de datos: representa casi el 58 por ciento del tráfico de descargas en Internet este año, según Sandvine.

5G no sólo aligera esa carga, sino que también puede hacer que nuevos tipos de video sean accesibles.

Una aplicación simple es como DVD extras en esteroides. Garraway dio el ejemplo de Jurassic World, un éxito de taquilla con cientos de activos digitales que nunca llegaron a la versión final de la película. Enormes grúas que capturaron tomas en el parque, por ejemplo, también tenían cámaras de 360 grados por debajo. Pero casi ninguno de esos activos fue visto en la película final, señaló Garraway.

Una "película interactiva significa que podrás revivir esa [grabación] en el momento en que estás viendo la película, cambiando las cámaras sobre la marcha", dijo. La velocidad y la capacidad de 5G también hacen posible que el video se vaya creando en tiempo real de acuerdo con tus respuestas. A medida que las películas y los espectáculos son cada vez más generados por computadora, los personajes se vuelven maleables.

La clave está en el móvil

Pero algunas casas hoy en día tienen conexiones rápidas y eficaces a Internet, similares a 5G, así que ¿por qué no están ocurriendo ya este tipo de cosas? La diferencia es cuánto más potente es un dispositivo móvil para recopilar información. Los teléfonos tienen pantallas táctiles, cámaras, micrófonos, GPS y giroscopios, y los llevamos a todas partes. Eso hace que sea más fácil obtener información sobre lo que quieres, dónde estás y qué estás haciendo.

Robin Wright as Claire Underwood looks steely-eyed into the camera.

Cuando personajes como Claire rompen la cuarta pared en series como House of Cards de Netflix, los espectadores no esperan interactuar con ellos o recibir una respuesta. Pero 5G podría hacer posible esa interactividad.

Netflix

Entonces, cuando Claire Underwood habla directamente a la cámara en House of Cards, podrías responder y hasta recibir una respuesta.

La movilidad de 5G puede traer experiencias de video a nuevas ubicaciones. Spare da el ejemplo directamente de Minority Report, de ingresar a una tienda minorista Gap y ser saludado por tu nombre. Pero aún más allá, la tienda podría desarrollar un conserje de video tridimensional para tu teléfono, un pseudo-holograma que te ayude a encontrar lo que estás buscando. Con la capacidad de 5G para hacer que la realidad virtual y aumentada sea más accesible, podrías obtener una instantánea de cómo se te vería un atuendo sin tener que probarlo.

Donde las cosas se vuelven locas, y espeluznantes, es cuando imaginamos cómo 5G permitirá que el video reaccione a tus señales involuntarias y a todos los datos que proporcionas inconscientemente. Un programa podría imitar el clima o la hora del día para adaptarse mejor a la atmósfera que te rodea en la vida real.

Pero, pese a todas sus posibilidades, 5G desata una maraña de preguntas sobre privacidad. 5G podría aprovechar cada pieza de información visual que un teléfono puede ver en las cámaras delantera y trasera en tiempo real. Este nivel de colección de imágenes visuales podría allanar el camino para que la interacción de video ocurra de forma completamente automática.

También es una potencial pesadilla de privacidad.

A medida que se van sucediendo estas tecnologías, Garraway aboga por hacer una divulgación. "Si estoy viendo una experiencia interactiva y ésta reacciona emocionalmente, debería decirme cuándo empieza a hacer esto. No preguntar al principio cuando no sé lo que eso significa", dijo.

Pero el atractivo de miles de millones de dólares ya ha alentado a muchas empresas a hacer compromisos en cuanto a privacidad. Y eso te hará pensar –con razón– que tu peor película de horror personalizada ya está aquí.