3D Robotics extiende sus alas en el mercado de los drones

La empresa fundada en México y con sede en California seguirá aumentando su base de clientes con drones para desarrolladores, para empresas y para el consumidor profesional.

3drobotics-romero-cnet-2.jpg
Guillermo Romero, director de la planta 3D Robotics, visita las oficinas de CNET. Tania González/CNET

3D Robotics, una compañía que primero desarrolló drones para aficionados y este año lanzó Solo, su primer dron para usuarios avanzados, busca ahora un nuevo consumidor.

Seis años desde su nacimiento en Tijuana, México, 3D Robotics ahora quiere atraer a las empresas pequeñas y medianas -- de seguros, agricultura y construcción , por ejemplo -- que ofrecen una prometedora base de clientes en Estados Unidos para la expansión del negocio de drones.

Eso le explicó Guillermo Romero, uno de los cofundadores de 3D Robotics y director general de la planta en Tijuana, a CNET en Español mientras visitaba San Francisco para participar en un panel en el Consulado de México sobre cómo la ciudad mexicana puede reanudar su posición como un centro regional de la tecnología.

"Hay que recordar que un dron es parte de la categoría Internet de las Cosas y hay que gestionar el software y hardware. Los diseñadores necesitan tener una relación más cercana con la fábrica", dijo Romero. "Tijuana es un lugar muy bueno dado a la región en donde está ... ¿por qué es que viajan tanto a China?"

Romero fundó 3D Robotics en 2009 junto a su mejor amigo Jordi Muñoz, el actual presidente de tecnología de la empresa, cuando esta aún se llamaba DIY Drones. En aquel entonces, además de vender componentes para construir drones, DIY Drones también tenía un foro para entusiastas. Fue en ese foro donde el dúo conoció a Chris Anderson, el ex editor en jefe para la revista Wired, y ahora presidente ejecutivo de 3D Robotics.

Desde la primera infusión de capital de riesgo estadounidense hace tres años, 3D Robotics ha logrado recaudar US$99 millones. Ese dinero ha ayudado a la empresa, que fijó su sede corporativa en Berkeley, California, a enfocarse en tres diferentes áreas del negocio.

Close
Drag

La primera área de enfoque es para los drones hechos por los mismos desarrolladores a quienes 3D Robotics les vende los componentes. "Apple sólo vende productos pero no los componentes del hardware, y los componentes son importante para los desarrolladores y no nos queremos olvidar de ellos", dijo el ingeniero de 29 años sobre su base de clientes iniciales. Estos componentes se fabricarán en Tijuana.

La segunda área es la fabricación de drones como el Solo para el usuario avanzado. Debido a la logística de fabricación comercial, Solo se producirá en China y no en Tijuana. Solo será para los que quieran un dron listo para usar. La poderosa y avanzada nave sin tripulantes tiene dos cerebros: una computadora Linux sobre el dron y otra dentro del controlador. Romero lo describió como un producto "refinado". Para Solo, 3D Robotics lanzó por primera vez un kit para que los desarrolladores más avanzados puedan diseñar maneras creativas para utilizar Solo.

"La fabricación de Solo es parte de nuestra estrategia ... crear un dron más sofisticado que Iris para atraer al prosumidor [una palabra compuesta inventada para designar al consumidor profesional]", dijo Romero.

Cada unidad de Solo tiene un precio de US$1,500. Romero añadió que una segunda versión de Iris se introducirá pronto, tal vez con otro nombre, y que el precio del actual dron Iris se reducirá para hacerlo más asequible al público en general.

Finalmente, 3D Robotics se concentrará en los pedidos pequeños -- como de 20 drones a la vez -- para las empresas. Estos drones serían una versión de Iris, el dron más exitoso de la compañía.

"Estamos escogiendo muy bien con quiénes queremos trabajar", dijo Romero, "porque hay ciertos casos donde el uso de drones se da mejor y el volumen se podría hacer en Tijuana".

Para Romero, la accesibilidad de Tijuana es una ventaja porque hay ingenieros en la ciudad, y las pequeñas y medianas empresas que requieren de ese apoyo lo encontrarán a bajo costo pero con resultados muy efectivos.

En particular, Romero dice que las empresas estadounidenses pueden confiar en que 3D Robotics está al tanto de las normas de la Dirección Federal de Aviación de EE.UU. (FAA, por sus siglas en inglés). Por ejemplo, los drones no pueden volar a más de 420 pies de altura -- algo que 3D Robotics programó en los drones (no obstante, el cliente tiene la libertad de cambiar la altura de vuelo). Por otra parte, al ser Solo un dron inteligente, el aparato no despegará si está cerca de un aeropuerto o si es de noche.

Romero se siente muy orgulloso de que 3D Robotics fue la primera compañía en Norteamérica en vender 1,000 drones con el modelo Iris -- y todo se hizo desde Tijuana. Ahora siguen buscando socios empresariales para crecer. Después de conquistar EE.UU., explicó Romero, tienen en su mira a América Latina, donde actualmente venden menos del 5 por ciento de su producto.

"Nos estamos convirtiendo en una empresa de calidad mundial", dijo.