CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Política

Zuckerberg se quedó corto en su meta de arreglar Facebook

Desde los escándalos de privacidad hasta preocupaciones sobre la capacidad del directivo, los problemas de Facebook aumentaron en 2018.

Salon Viva Technology 2018, Startup connect : Day One

Mark Zuckerberg, presidente ejecutivo de Facebook.

Christophe Morin/Getty Images

El presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, empezó el año con un difícil desafío: arreglar los problemas que plagan a la red social más grande del mundo. 

"El mundo se siente dividido y ansioso, y Facebook tiene mucho trabajo por hacer, ya sea proteger a nuestra comunidad del abuso y del odio, defendernos de la interferencia de estados [extranjeros] o asegurarnos que el tiempo que se pasa en Facebook valga la pena", escribió Zuckerberg en Facebook en enero. 

Si la firma de tecnología hubiese logrado este cometido, hubiese tenido un mejor 2018. Pero los problemas del imperio de redes sociales de Zuckerberg sólo aumentaron a medida que incrementaban los escándalos sobre el mal uso de datos, problemas de seguridad y hasta cuestionamientos sobre la capacidad de la cabecera de Facebook. 

BELGIUM-EU-FACEBOOK-DATA

Activistas se manifiestan en contra de Facebook ante la sede de la Unión Europea en Bruselas. 

John Thys/Getty Images

La red social se ha enfrentado a críticas muchas veces desde su lanzamiento hace 14 años, pero el descontento público alcanzó nuevas alturas en 2018. Los tropiezos de Facebook, aun cuando intentaba arreglar sus problemas, son otro recordatorio de lo que pasa cuando una empresa crece rápidamente sin mucha supervisión. Los malos pasos de Facebook también allanaron el camino para otro encontronazo entre las gigantes de tecnología y los legisladores, quienes tienen sus propias ideas de cómo gestionar una plataforma que usan 2,300 millones de personas al día. 

"Creo que existe un consenso general de ambos partidos en el Congreso de que la autovigilancia no va a funcionar", dijo el Senador Mark Warner, demócrata por Virginia. 

Facebook ha señalado una serie de apuntes que Zuckerberg ha publicado este año y en la que delinea lo que la empresa ha hecho para combatir la interferencia en las elecciones, el discurso del odio, la desinformación y otra clase de contenido ofensivo. La red social desactivó 1,500 millones de cuentas falsas en espacio de seis meses, lanzó una base de datos de anuncios políticos y anunció la creación de un cuerpo independiente encargado de supervisar las apelaciones al contenido. 

Pero en muchas maneras, Zuckerberg se quedó cortó de su resolución de año nuevo. Los investigadores de la Organización de Naciones Unidas (ONU) dijo que Facebook tuvo un papel en la diseminación del discurso del odio que incendió las acciones de "limpieza étnica" en Myanmar. Los medios encontraron errores en la base de datos de anuncios políticos de Facebook. Los usuarios se debatieron entre borrar o no su cuenta de Facebook después del escándalo de Cambridge Analytica, y la firma de consultoría británica que trabajó en la campaña presidencial de Donald Trump, hizo mal uso de las datos de más de 87 millones de usuarios de Facebook sin su permiso. 

Los problemas de Facebook aumentaron tanto que se salieron del control de la empresa. 

"Crearon una plataforma en la que compartir era muy fácil y la interacción entre usuarios no requería de ninguna reflexión", dijo Woodrow Hartzog, un profesor de ciencia computacional y de derecho en la Universidad Northeastern. "Como resultado, se empezó a compartir masivamente, lo que incluyó compartir información personal que puso a mucha gente en riesgo".

Un desgasto de confianza

Las controversias de Facebook no sólo golpearon la ya atribulada imagen de la empresa, sino que también nutrieron la desconfianza en la red social. 

A raíz del escándalo Cambridge Analytica, Zuckerberg reconoció que hubo una "violación de la confianza entre Facebook y la gente que comparte sus datos con nosotros y esperan que nosotros la protejamos".

El clamor público sobre el mal uso de los datos llamó la atención de los legisladores, quienes le pidieron a Zuckerberg que diera su primer testimonio público ante las dos cámaras del Congreso de Estados unidos. Facebook prometió realizar más cambios, que incluyen quitar el acceso de los desarrolladores a los datos de usuarios en los apps que no se han usado durante tres meses. La red social empezó a crear una nueva herramienta para que los usuarios pudieran borrar su historial de navegación en la red social. 

Facebook CEO Mark Zuckerberg Testifies At Joint Senate Commerce/Judiciary Hearing

Mark Zuckerberg en el Congreso de Estados Unidos en abril. 

Chip Somodevilla / Getty Images

Pero algunos expertos en privacidad dicen que los cambios de Facebook no irán muy lejos. La red social, que genera ingresos de anuncios dirigidos a usuarios con base a lo que les gusta y lo que hacen en Internet, se beneficia cuando los usuarios comparten más información sobre sí mismos. 

"Facebook no es un novato en cuanto a las controversias sobre la privacidad. Cada vez que pasa algo, hay atención de los medios", dijo Ari Ezra Waldman, profesor de derecho y director del Centro de Innovación en el Derecho y la Tecnología en New York Law School. "Zuckerberg se disculpa y dice que van a mejorar y que se ganará de nuevo la confianza de las usuarios. Luego, realizan cambios cosméticos y todo retorna a lo de siempre". 

Pero los problemas de privacidad de Facebook no fueron las únicas razones que nutrieron la desconfianza en la red social. 

En septiembre, la empresa dio a conocer una vulneración en la seguridad de la plataforma que le permitió a los cibercriminales robar la información personal de 29 millones de usuarios de Facebook. Estos datos incluyeron números de teléfono, fechas de nacimiento y lugar de nacimiento. 

La creciente desconfianza en Facebook ha puesto a los usuarios en un "lugar difícil", dijo Jennifer Grygiel, una profesora de la Universidad de Syracuse que estudia las redes sociales. 

"Ellos saben que hay problemas, pero las plataformas están tejidas en la infraestructura básica de sus vidas", dijo Grygiel.

Luego, en noviembre, una investigación del The New York Times sacó a la luz cómo Zuckerberg y Sheryl Sandberg, la directora general de operaciones de Facebook, lidiaron con algunos de los escándalos, lo que hizo aumentar la tensión con los legisladores y los grupos activistas. 

En el más reciente giro de esta saga, el mismo diario reportó que Sandberg le había pedido al personal de comunicaciones de Facebook que investigara las finanzas del inversionista multimillonario George Soros después de que este denominara a Facebook y Google como "una amenaza". Facebook dijo en un comunicado que ya había empezado a investigar a Soros cuando Sandberg realizó su pedido. 

Soros dijo que como "distribuidores casi monopólicos" de la información, estas dos grandes empresas de tecnología tienen que ser regulados con mano dura. 

Leyes y regulaciones

Algunos grupos activistas y de derechos civiles están presionando a Facebook a que comparta más sobre cómo la empresa decide qué dejar y qué quitar de la red social. 

"No hay ninguna forma de saber la envergadura del impacto que tiene Facebook en la cantidad del discurso de odio en Internet. Y eso se debe arreglar", dijo Adam Neufeld, vicepresidente de innovación y estrategia de la Anti-Defamation League. "Facebook tiene que aumentar radicalmente su transparencia acerca de sus esfuerzos para combatir el discurso del odio en su plataforma".

Al mismo tiempo, las redes sociales están lidiando con el tema de la censura a medida que eliminan las cuentas de teóricos de la conspiración como Alex Jones. Facebook también ha sido acusado de suprimir voces conservadoras, algo que la empresa niega. 

Twitter CEO Jack Dorsey And Facebook COO Sheryl Sandberg Testify To Senate Committee On Foreign Influence Operations

Sheryl Sandberg, directora general de operaciones de Facebook, y Jack Dorsey, presidente ejecutivo de Twitter, dan su testimonio frente a un panel del Senado el 5 de septiembre de 2018. 

Drew Angerer/Getty Images

Facebook no es la única que ve que el discurso del odio en el ciberespacio se está adentrando en el mundo real. Twitter se disculpó en octubre de no haber quitado una amenaza en contra de la secretaria de prensa del Congreso, Rochelle Ritchie. La amenaza fue hecha por Cesar Sayoc, sospechoso de enviar bombas. Algunas empresas de tecnología han cortado lazos con la red gab después de que se reveló que el hombre arrestado en conexión con el tiroteo en una sinagoga en Pittsburgh utilizó el sitio para diseminar el odio contra los judíos. 

Todo esto ha llevado a los legisladores a considerar regulaciones sobre privacidad, competencia y el combate de la desinformación, aunque no está claro cuál sería el resultado final. 

Warner, quien propuso un proyecto de ley para regular los anuncios políticos en Internet, delineó 20 ideas para regular a las empresas de tecnología y las redes sociales. Una de las ideas, dijo, sería requerir que las empresas de tecnología le digan a los consumidores cómo se están usando sus datos, y cuánto valor representan estos datos para la empresa cada mes. 

"Creo que verás acción en 2019", dijo Warner. "Una de las más grandes frustraciones para mí es que le pido constantemente a Facebook y otras empresas que trabajen con el Congreso para hacer las cosas bien, porque si hacemos las cosas solos, lo arruinamos. Lo que es evidente es que mientras han dicho de manera superficial que quieren trabajar con nosotros, sus acciones no han demostrado esto".

Ahora, Zuckerberg tiene que demostrar de nuevo que está dispuesto a enfrentarse a otro desafío.