Teléfonos públicos

Si bien The Matrix (1999) es considerada un clásico de la ciencia ficción por su original propuesta, algunos elementos lucen ya como vejestorios. El más notorio se refiere a la necesidad de acceder a una línea telefónica tradicional para conectar entre las dos realidades, y que obliga a algunos personajes a hablar por teléfonos públicos.

Los mismos equipos móviles que emplean en la película también también han pasado de moda (los llamados flip phones). Y en la oficina donde trabaja Neo los monitores son cuadrados. ¿Y las pantallas planas?

Foto de: Warner Bros.

La madre de las computadoras

Han pasado tres décadas desde el estreno de Alien (1979) y todavía su diseño de producción luce contemporáneo y vigente. Lo único que ha envejecido mal es la computadora central que controla la nave Nostromo. Se llama MU TH UR 6000, siglas que explican por qué el capitán Dallas (Tom Skerritt) la llama Madre (Mother). Alien tiene lugar en el año 2122, por lo que sorprende toparse con una interfaz que antecede al invento de Windows.

Foto de: Twentieth Century Fox

Ser despedido por un fax

Ambientada en 2015 (sí, este mismo año que transitamos hoy), Back to the Future II(1989) muestra todos los avances tecnológicos que posee la casa en la que vive Marty McFly con su familia. Algunos inventos aparentan ser parodias, pero uno, en especial, luce asombrosamente obsoleto: Marty es despedido por su jefe vía fax.

Y, por si fuera poco, el hogar dispone de estos equipos en casi todos los ambientes de la casa.

Foto de: Universal Pictures

Los planos de la Estrella de la Muerte

No cabe duda que Star Wars (1977) marcó un antes y un después en los efectos especiales en el cine. Pese a que es más una opera espacial que un filme clásico de ciencia ficción, la tecnología que exhibe luce verosímil, salvo en los planos de la Estrella de la Muerte, que parecen una versión primitiva del juego de consola Asteroid.

Foto de: Twentieth Century Fox

Realidad virtual o fantasía

En 1994, cuando se estrenó la película Disclosure, con Michael Douglas y Demi Moore, la realidad virtual era percibida como un mundo fantástico, que permitía "sumergir" al usuario en un universo alternativo. En teoría es así. Pero en la película, cuando el protagonista accede a los archivos de la compañía por medio de esta tecnología, la red se comporta como si se tratase de un videojuego de Wii.

Foto de: Warner Bros.

Cuando los mini discs eran 'cool'

La premisa de Strange Days (1995) sigue siendo interesante. En 1999 existe una máquina que permite experimentar los recuerdos y emociones de otras personas con solo colocarse un dispositivo neuronal en la cabeza. Lo desfasado es el hardware en el que se almacenan las emociones: ¡mini discs!, una tecnología que está totalmente en desuso. ¿Quién se acuerda de ellos?

Foto de: Universal Pictures

Libreta virtual

Little Black Book (2004) es una comedia romántica protagonizada por Brittany Murphy, quien interpreta a una muchacha que descubre que su novio conserva los contactos de sus anteriores novias en su Palm Pilot. Si ya eso no convierte a la película en una máquina del tiempo, esto lo reforzará: el novio usa el modelo Tungsten C, que era la única versión de este asistente virtual que podía conectarse sin cables a Internet.

Manhattan por computadora

En Escape from New York (1981), la isla de Manhattan ha sido convertida en 1997 en una enorme prisión. El avión del presidente de Estados Unidos se estrella dentro del penal y es tomado como rehén por los reclusos. El Gobierno envía a Snake Plissken (Kurt Russell) a rescatarlo, quien se introduce en la isla en un planeador. Lo obsoleto es el visor con el que Plissken (y los helicópteros de la policía) monitorizan la ciudad desde el aire, con una interfaz que ya en 1997 estaba totalmente superada.

Foto de: Columbia TriStar

Taxis conducidos por robots

Ya Google trabaja en el prototipo de un auto sin conductor (auto autónomo), por lo que suena pasado de moda el taxi operado por un robot que aparece en Total Recall (1990), pues la trama se ubica en 2048.

Quizás el director Paul Verhoeven pretendió usar este robot como un comentario irónico sobre los taxistas del pasado.

Foto de: TriStar Pictures

Cámaras portátiles

En Death Race 2000 (1975), película de culto sobre unas carreras de autos en las que los conductores atropellan a los peatones y que se transmiten por televisión en cadena nacional, los pilotos son acompañados a todos lados por un camarógrafo, quien usa una cámara que parece extraída de un traje espacial de la Nasa. En 1975, esa era la idea de un equipo portátil de TV.

Foto de: New World Pictures

Medidor de ondas cerebrales

El futuro que muestra Barbarella (1968), protagonizada por Jane Fonda (en la imagen) no está especificado en la trama. Lo cierto es que su aspecto, tanto en el vestuario como en la descripción de la tecnología, no responde a un criterio práctico o científico. Un caso ejemplar es el "medidor de ondas cerebrales", que parece más el trabajo de un orfebre que producto de la investigación de un científico.

Foto de: Paramount Pictures

Llamadas cara a cara

Blade Runner (1982) es alabada como un triunfo del diseño. Su estilo ha sido copiado en decenas de películas de ciencia ficción. Su aspecto luce moderno y verosímil. El único punto en el que los años transcurridos se notan es en el teléfono público con pantalla; no solo es un concepto en declive hoy, y que debería serlo en 2019, año en el que se sitúa la trama, sino que la interfaz del teléfono es propia de los 1980s.

Foto de: Warner Bros.

Reliquia todo terreno

En el universo de la ciencia ficción, Star Trek ocupa uno de los sitiales de honor. La nave Enterprise cuenta con todo tipo de alta tecnología para salir con éxito en sus misiones. De allí que sea motivo de burlas el vehículo que usa el capitán Picard en Star Trek: Nemesis (2002): un buggy, que luce a las claras que no es más que un auto todo terreno pintado de plateado. Visto en el contexto de Star Trek, es como manejar una reliquia histórica.

Foto de: Paramount Pictures

Pizzas por Internet

Sandra Bullock encarna en The Net (1995) a una programadora de computadora que descubre una conspiración criminal y termina siendo acusada por un crimen que no cometió. Al comienzo de la película, el personaje de Bullock ordena una pizza por computadora. ¿Y a cuál página web la solicita? Pues a Pizza.net, lo que pone en evidencia que entonces los guionistas del filme no vislumbraban que el comercio online transformaría toda la industria de servicios.

Foto de: Columbia Pictures
Galerías destacadas

VIDEO

Teléfonos estúpidamente baratos que te sacarán de un apuro

Para niños, visitas de otro país o casos de emergencia, ten a mano estos celulares que cuestan unos US$50.

Productos recientes