Bienvenidos a la enorme planta manufacturera de Nissan en Sunderland, Reino Unido. Construida en 1984 y puesta en operación por primera vez en 1986, la fábrica cuenta con empleados altamente capacitados que trabajan de la mano de robots para crear hasta 113 carros por hora. Esta fue la primera planta en Inglaterra en producir un millón de unidades del mismo modelo, el Nissan Qashqai.

Aquí se fabrican el Qashqai, el Juke, el Note y el completamente eléctrico Leaf. Gracias al cuidado de todos los detalles, los modelos pueden ser armados de la forma más eficiente posible.

Navega a través de la galería para ver cómo pasan los carros de Nissan de ser un gran trozo de metal a un diseño espectacular de la tecnología automotriz.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Estas puertas de acero nos llevan a la fábrica. Es obligatorio contar con un atuendo de seguridad.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Esta persona es responsable de la seguridad.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

El trabajo en la carrocería comienza en el “press shop” o taller de prensa, con estos rollos enormes de metal que pesan varias toneladas.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Una grúa recoge los rollos y los transporta a las prensas gigantes que estampan formas en el metal.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Seguramente los trabajadores están contentos de no tener que mover estas máquinas a mano.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Estas hojas individuales de metal son estampadas para formar paneles de la carrocería más pequeñas o las piezas internas.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Los paneles son recogidos por los robots usando copas de succión para ser colocados en posición.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Esta es una de las máquinas gigantes que aplanan los paneles de la carrocería, dándoles una forma.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Las máquinas son capaces de presionar un máximo de 5,000 toneladas de fuerza (un millón de libras aproximadamente).

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Las partes pequeñas que se desprenden de la prensa son revisadas a mano.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Es crucial estar atento a los detalles.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Los trabajadores marcan todas las imperfecciones.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Es difícil decir qué tan grande es la fábrica.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

La planta está dividida en tres áreas principales: armado de la carrocería, pintura y ensamblaje final. Cada una de ellas contiene varias fases de producción.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Hay 6,752 personas empleadas actualmente por Nissan en la planta de Sunderland. Aquí vemos algunos de ellos discutiendo, quizá acerca de la fabricación de carros en el siglo 21.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Aquí es donde la prensa gigante aplana los paneles de metal en la forma deseada.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Este gran trozo de varias toneladas de metal es llevado a una posición para crear paneles de formas diferentes.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Ésta es una de las copas de succión que permite a los robots sujetar láminas de metal.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Estas bodegas gigantes almacenan filas y más filas de piezas para automóviles. Es como entrar en una tienda enorme, excepto que las únicas cosas que puedes comprar son piezas para coches.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Esta carretilla se desplaza por sí sola siguiendo las marcas de cinta negra en el piso. Recoge paneles finalizados y los deposita en salones de almacenamiento antes de regresar por más.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Algunas veces el sol entra a la fábrica a través de las persianas del techo, lo que hace al día de trabajo más agradable.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Estos paneles no son pesados en esta etapa y son colocados en su lugar por humanos antes de que los robots empiecen sus labores.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Un ejército de robots va soldando los paneles.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Los robots son capaces de soldar las partes de manera más rápida y exacta que las manos humanas.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Aunque hay bastantes chispas al rededor, las máquinas están diseñadas para crear la menor cantidad de chispas posibles.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

A continuación, los caparazones de los automóviles se transportan a la siguiente etapa en estas pistas por encima del piso de la fábrica.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Puedes caminar alrededor de las pistas mientras los carros pasan. En realidad, tienes que mantener tus ojos abiertos por donde vas para no caerte y retrasar toda la producción.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Los esqueletos (en particular) y los puntos de soldadura son revisados cuidadosamente.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

El golpeteo con un martillo es aparentemente la mejor manera de revisar si todo fue ensamblado correctamente.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Si te paseas lo suficiente por el vasto complejo, puedes encontrar lugares muy llamativos.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Es muy fácil perderse si no tienes un guía.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

“Robot training cell” o "célula de entrenamiento para robots" no es solo un gran nombre para una banda de rock, es también el sitio en el que los robots son programados con nuevas maniobras para la elaboración de nuevos modelos de automóviles.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Los equipos de Sunderland hacen 113 carros por hora.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

La planta opera 24 horas al día, con diferentes equipos trabajando en diferentes horarios a lo largo de la semana.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Aquí aparece otro de los carros autónomos tomando puertas para ensamblar.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

La planta opera usando el método “just in time” o "justo a tiempo", lo que quiere decir que los componentes son hechos y usados solo cuando se necesitan. Este método requiere que todas las partes de la fábrica trabajen en estricta sincronía.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Durante el proceso se atornillan las partes y piezas firmemente a los vehículos antes de salir del taller de carrocería.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Para los que no están al día en geografía británica, Sunderland es una ciudad de 175,000 personas en el noreste de Inglaterra, cerca de la ciudad de Newcastle. Tiene una tradición en la producción manufacturera. La gente de Sunderland es conocida como “Mackems”, lo que proviene de la pronunciación local de “make ‘em” o "creador". Vale la pena resaltar que no usualmente es tan soleado.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Esta es la fase en la que las puertas son ensambladas, un paso muy importante en el proceso de producción – a menos que te guste mucho el aire fresco.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Uno de los operadores se asegura que el armado sea sólido.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Estos robots son los responsables de prensar los bordes metálicos. Es increíble el trabajo tan preciso que realizan; además, sus brazos son capaces de hacerlo con suma velocidad.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

La fábrica emplea equipos de gente para monitorizar la eficiencia de los trabajadores para ver si hay maneras más fáciles de hacer las cosas. Por ejemplo, ¿necesita un empleado caminar dos metros para alcanzar su caja de herramientas o podría tenerla junto a él? O, ¿por qué el trabajador ha tenido que agacharse a recoger algo cuando la cosa podría estar a la altura de su cadera?

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Ensamblando el cofre.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Otra revisión para ver si hay imperfecciones.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Los carros están en una pista continua que se mantiene en movimiento a medida que son ensamblados alrededor de la planta.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Otro de los carros autónomos. Este es capaz de moverse junto a los trabajadores mientras ellos siguen los autos, asegurándose que siempre tengan las herramientas necesarias a la mano.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Gracias a Dios este verde de apariencia enfermiza no es el color final, es solo un revestimiento que permite una mejor y apropiada adhesión de la pintura.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

El sellador se aplica a mano. Se necesita bastante práctica para ser capaz de aplicarlo con precisión y resistencia en los apretados espacios de tiempo que tienen los trabajadores.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

El sellador es entonces esparcido a través de las uniones en los paneles.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Brazos robots aplican pintura a las partes que son difíciles de alcanzar en la parte inferior del carro.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Constantemente tuve que luchar contra mis impulsos de querer tocar todo durante el tour de la fábrica.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Los carros se transportan a través de un tubo que parece un laboratorio en el espacio.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Tristemente, no encontré ningún extraterrestre.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

El carro es lijado a mano antes de aplicarle la última capa de pintura.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

A continuación, los autos se colocan junto a estos plumeros que son similares a los grandes rodillos que hay en los centros de lavado de carros. Estos rodillos están hechos de plumas de avestruz y diseñados para limpiar cualquier residuo que pueda causar imperfecciones en el trabajo de pintura.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Los trabajadores aplican la pintura a mano con pistolas rociadoras gigantes.

Los trabajadores usan trajes especiales conectados a respiradores para que no llegue la pintura a sus pulmones.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Fui capaz de aguantar la respiración, colarme dentro y tomar algunas fotos un poco preocupado de que mi costosa cámara acabara bañada en partículas de pintura.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Estos tubos de luz ayudan a los equipos de inspección y verificación a encontrar los errores más pequeños en el proceso de aplicación de pintura.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Este empleado usa su pequeña pistola de pintura para pintar lugares más complicados y de difícil acceso como el interior de los arcos en donde su ubican las ruedas.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Después, unas lámparas de calor aceleran el proceso de secado de la pintura antes de que los coches pasen a la próxima fase.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Tocar la pintura húmeda puede arruinar el trabajo y el auto tendría que pasar por todo el proceso de nuevo.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Unos brazos robóticos pasan al carro del taller de pintura al taller de asiento y chasis, el lugar en donde se colocan todos los detalles internos del carro.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Esta es una de las baterías del Nissan Leaf, un auto totalmente eléctrico. Las baterías también son fabricadas aquí, pero Nissan guarda sigilosamente el secreto de su manufactura y no me dejó ver.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

La fábrica de Nissan va a toda velocidad.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

En esta línea de ensamblaje se le ponen las ventanas a las puertas, así como los componentes electrónicos y motores que las hacen subir y bajar.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Todos los componentes electrónicos cruciales se conectan unos a otros.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

La consola central, incluyendo el volante, el tablero y todos los controles y botones para operar la calefacción y el equipo de sonido, se monta en una sola pieza.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Todo se inserta de forma sencilla dentro del carro.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Como el resto de los componentes, la consola central se entrega justo a tiempo para cada carro a través de estas carretillas automatizadas.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Aquí posicionan el parabrisas en su lugar para sellarlo alrededor de los bordes.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Nissan hace todo en esta fábrica, incluyendo los motores, aunque hay otra planta donde se hacen las cabezas de los cilindros.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Un ángulo más del interior de la planta de producción de Nissan en el Reino Unido.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

El panel indica los niveles saludables de distintas sustancias en el ambiente de la fábrica.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

En esta etapa colocan el tanque de combustible, el de aceite y otras partes cruciales del auto.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Durante esta fase se integran las baterías electrónicas.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Son pesadas, por lo que se requiere una plataforma robótica para realizar la tarea.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Después se unen y se conectan todas las demás partes, como los indicadores, faros, defensas y luces de freno.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Este ascensor trae las ruedas que se pondrán en los carros.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

A continuación vemos lo que parece ser un arma láser que fija las partes en su lugar.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Aquí se ve cómo insertan las llantas delanteras.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

La fuerza con la que trabajan estas máquinas reduce la posibilidad que las llantas de tu carro se salgan repentinamente mientras manejas.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Los carros están casi listos en esta fase, donde se ponen los asientos y les echan gasolina, aceite y otras cosas necesarias para que funcionen adecuadamente.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Los autos necesitan algo de combustible para probarlos.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Las capas de pintura reciben una inspección final bajo las luces brillantes.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Después, los trabajadores pondrán a prueba los faros, frenos y claxon del auto.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Cada carro pasa por una revisión final para asegurar que no se han cometido errores durante el proceso de armado.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Y aquí está uno de los modelos terminados bajo la sombra de uno de los 10 aerogeneradores que Nissan tiene en el lugar.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET
Galerías destacadas

SORTEO

¡Estamos rifando un celular OnePlus 3T!

Apúntate a nuestro sorteo para ganarte* el teléfono que fue calificado como 'Favorito de los editores' durante noviembre de 2016. Válido en Estados Unidos y Puerto Rico.

Productos recientes
  • Sony Xperia Touch

    Sony Xperia Touch: El sorprendente proyector táctil con Android llegará muy pronto
  • LG G6

    LG G6: Un celular resistente al agua, casi sin biseles y con Google Assistant [primera impresión]
  • Samsung Galaxy Tab S3

    Samsung Galaxy Tab S3: la primera tableta compatible con HDR se ve de lujo [primera impresión]