Una galaxia en espiral

Una vez que empieces a reconocer esa espiral dorada — conocida también como la espiral de Fibonacci o la proporción áurea — la verás en todas partes.

La espiral dorada se basa en la razón dorada o el número áureo. La espiral se representa con el símbolo φ (Phi) y tiene el valor de 1.618 (si se redondea).

La espiral dorada siempre se incrementa por este número — por cada cuarto de giro que toma la espiral, esta se ensancha por un factor de φ. Y, como podemos observar en la foto, la espiral dorada se ajusta perfectamente en la espiral galáctica.

Foto de: NASA/CBSI

Una concha de nautilus

Podemos observar el mismo patrón de la espiral dorada aquí.

Foto de: Chris 73 / Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0

El huracán Katrina

El patrón se observa — y se repite — en distintos fenómenos de la naturaleza, como el devastador huracán Katrina.

Foto de: NASA

Un cono de pino

Foto de: Daniel Oines, CC BY 2.0

Una margarita

La filotaxis se refiere a la disposición de las partes de una planta, como los pétalos y las semillas. La parastichy, por su parte, se refiere al patrón en espiral que ocurre durante el crecimiento de la aureola floral. En ciertos cactus y suculentas, el tegumental seminal como los conos de pinos, y algunas flores — como los girasoles y margaritas — las parastichy se ajustan casi perfectamente a la espiral dorada.

Foto de: Institute of Science in Society

Figuras de Lichtenberg

Cuando hay un relámpago — o cuando la electricidad se distribuye en el suelo o en otro objeto — se crea su propia forma pero en miniatura — una forma fractal.

Puede tomar la forma de marcas de quemaduras, y si el rayo alcanza a una persona, éste puede causar quemaduras que llevan la forma del rayo en la piel de la víctima.

Foto de: Bert Hickman

Relámpagos

La forma zigzagueante del rayo se forma porque la emisión eléctrica no se constituye desde una línea continua, sino de varios “saltos” que siguen un canal ionizado de aire que se conoce como líder. Una vez que el líder alcance la distancia máxima que es capaz de alcanzar, acumula iones en su punta y dispara más líderes, que a su vez harán lo propio.

Foto de: NOAA Photo Library

El río Yarlung Tsangpo en el Tíbet

Foto de: NASA/GSFC/LaRC/JPL, MISR Team

Las ramas de los árboles

Foto de: Nicki Varkevisser, CC BY 2.0

Cristal de manganese en cal

Foto de: Mark A. Wilson (Department of Geology, The College of Wooster)

De neuronas y ciudades

En cada una de estas cuatro imágenes se compara una foto de una ciudad tomada desde la Estación Espacial Internacional y una imagen microscópica de una neurona. Las ramificaciones de una ciudad, en su expansión, se asemejan mucho a las microscópicas células cerebrales. (El cerebro humano contiene unas 100,000 neuronas).

Foto de: Infinity Imagined

De neuronas y el universo

A la izquierda se ve una imagen microscópica de una neurona. Y, a la derecha, se ve un modelo del universo que se creó como parte de una simulación por computadora de la mano de astrofísicos que están estudiando cómo creció y evolucionó el universo.

Esto se puede explicar por el principio holográfico (la idea que postula que el universo es un holograma, y que cada pieza del universo contiene toda la información del universo entero). Es como un fractal: si pudieses cortar una nube en dos pedazos, cada pedazo de la nube contendrá toda la información de la nube entera.

Y, sí, eso puede significar que tú y yo contenemos toda la información del universo en nuestro cuerpo — y que tu mente, la mía y la del otro pueden contener todo el universo. Bueno, esto es cierto al menos en teoría.

Foto de: Weizmann Institute of Science Rehovot; The Virgo Consortium
Galerías destacadas

VIDEO

Teléfonos estúpidamente baratos que te sacarán de un apuro

Para niños, visitas de otro país o casos de emergencia, ten a mano estos celulares que cuestan unos US$50.

Productos recientes