CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

La segunda temporada de 'Narcos' está bañada de sangre

Comencemos por el tema más apremiante: sí, el acento paisa/colombiano de Wagner Moura, actor brasileño que hace el papel de Pablo Escobar, ha mejorado lo suficiente como para no ser la enorme distracción que fue en la primera temporada.

La segunda temporada comienza donde terminó la primera: con el escape de Escobar de La Catedral, la prisión de lujo que se construyó.

Nota del editor: esta galería fue modificada el 29 de agosto de 2016 para reflejar mejor la trama de la segunda temporads de Narcos.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Un Escobar solitario

En segunda temporada de Narcos vemos un Escobar un poco diferente: más solitario, más paranoico, menos poderoso. Sin embargo, hay múltiples momentos en lo que saca su vena psicópata, y también hay muchos momentos en el que el personaje muestra su ternura e, incluso, su humanidad.

La historia se conoce bien: Escobar mandó a matar a cientos -- sino es que miles -- de policías colombianos. En la segunda temporada se plantea que lo hizo como reacción a una combinación de desesperación y sadismo.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Introspección y violencia

Wagner Moura (Escobar) sigue estando fantástico en el papel, sobre todo cuando se destapa con los insultos paisas y en momento de introspección en los que el personaje se ve desesperada y tiene pocas opciones para salirse de una situación cada vez más difícil y tensa.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Se cierra el cerco

Además de momentos de mucho silencio, en donde se puede ver en su rostro cómo se va haciendo más pequeño su mundo, Escobar valora más que nunca la lealtad y la familia.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Lealtad o bala

Sin embargo, mientras avanza Narcos, el cerco sobre el narco más famoso del mundo -- quizá de la mano del Chapo Guzmán -- le va ahogando las ideas, lo cual fuerza su mano y lo vuelve aún más violento, como si eso fuera posible.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Todo por la familia

Un claroscuro interesante de la segunda temporada es la relación de Escobar con su familia, que lo hace ver más humano. Sobre todo en los momentos tiernos en los que consiente a sus hijos, que casi nos hace olvidar su desenfrenada capacidad de violencia.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Las mujeres de Escobar

La esposa de Escobar, Tata (Paulina Gaitán) tiene más tiempo en pantalla y muestra una lealtad a prueba de todo, incluso cuando las circunstancias la orillan a tomar decisiones que podrían alejarla de su país para siempre.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

A pesar de lo que sea

Las mujeres de Escobar le son incondicionales, y a veces el observador se puede preguntar si esto es ejemplo de que el amor en verdad lo condona todo. A algunas de ellas, su amor por Escobar les cuesta la vida.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Los agentes de la DEA

Por supuesto, los agentes Javier Peña (Pedro Pascal) y Steve Murphy (Boyd Holbrook, en la foto) siguen siendo el hilo conductor de la narrativa. La obsesión de los agentes de la DEA crece a grados no vistos en la primera temporada, y optan por capturar a Escobar a costa de cualquier cosa, lo cual los lleva a romper con sus propios códigos.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Presencia mexicana

Netflix también había dicho que Narcos 2 es la historia del ascenso del Cartel de Cali. Uno de sus líderes es Gilberto Orejuela, personaje que realiza el actor mexicano Damián Alcázar.

Otro mexicano presente en la serie es el director Gerardo Naranjo (Miss Bala), quien dirige varios capítulos.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Un Peña excelente

Sin duda -- para este reportero -- la mejor actuación de la serie es la de Pedro Pascal como el agente Javier Peña: personaje complejo, bicultural, que ayuda a su desangelado compañero anglosajón a navegar las profundidades de la cultura colombiana. De haber algún spinoff, ojalá que sea para contar la historia de Peña, con Pascal como protagonista (poco viable, pero se vale soñar).

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Disyuntiva moral

Como en la primera temporada, Peña y Murphy tienen que navegar la corrupción e ineptitud de las autoridades colombianas, además de romper reglas que en su propio país jamás romperían. Además, tienen que también desenredar el laberinto que es la ciudad de Medellín, que sigue siendo importante protagonista de la serie.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Narcos, segunda temporada

La violencia innata de Escobar lo lleva a ganarse muchos enemigos. Una clave de la trama de Narcos 2 es la sed de venganza de Judy Moncada (Cristina Umaña), narcotraficante por accidente a quien Escobar dejó viuda y forzó a tomar las riendas del negocio ilícito de su esposo. La sed de venganza de Moncada permea muchos de los episodios de la temporada.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Círculo de lealtad

Escobar siempre está rodeado de hombres leales que darían la vida por él, en la primera y segunda temporadas, pero en la nueva uno no puede sino preguntarse hasta cuándo resistirá ese círculo de protección. Pero, en lo que avanza la serie, su círculo se hará cada vez más pequeño, hasta casi quedarse solo.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Presión policial

En esta nueva temporada, la policía y el gobierno colombianos enfrentan con mucha mayor convicción el peligro desestabilizador del narcotráfico, y ahora podemos ver el llamado narcoterrorismo en su máximo esplendor. También, vemos las medidas extremas e ilegales que algunos en el gobierno están dispuestos a imponer con tal de ver a Escobar muerto.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Violencia

Como en la primera temporada, la violencia tiene una presencia constante y desenfrenada.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Difíciles decisiones

Más que nunca, los agentes de la DEA deben participar en y hacer cosas que confrontarán su más profundo sentido de la ética y la moral, que es una posición interesante en la cual colocar a un policía estadounidense.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Gaviria y el gobierno

El presidente César Gaviria (Raul Méndez) muestra una decisión y convicción que no le conocimos en la primera temporada. También vuelve el coronel Horacio Carrilo (Maurice Compte), uno de los personajes más intensos, complejos y determinantes de la serie. No es muy difícil suponer que vuelve para hacerle la vida imposible a Escobar -- aunque también podría ser al revés.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Estrategia

Una clave de esta temporada es conocer cuán creativo y estratégico puede ser Escobar, incluso en los peores momentos. Después de la enorme humillación que su escape de La Catedral representó para el gobierno, este está obsesionado en capturarlo vivo o muerto. Las opciones de Escobar cada vez se reducen más, pero el narco se irá de este mundo disparando y matando.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Más burocracia

Otro hilo narrativo que se introduce en esta segunda temporada es la mayor intervención y presencia de las autoridades estadounidenses en Colombia -- no sólo la DEA, sino también la CIA. Entre otras cosas, les imponen una jefa a Murphy y Peña, quien resulta incluso más decidida y calculadora que ellos.

También vemos más de la intervención de EE.UU. en el conflicto entre guerrilla y paramilitares; estos últimos tienen una presencia fundamental en la segunda temporada.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix

Vivo o muerto

Incluso en su muerte, Escobar dejará una enorme huella en la trama de Narcos y de los observadores de la serie. Ahora, es el turno del Cartel de Cali.

Fecha de publicación:
Foto de: Netflix
Galerías destacadas

VIDEO

Teléfonos estúpidamente baratos que te sacarán de un apuro

Para niños, visitas de otro país o casos de emergencia, ten a mano estos celulares que cuestan unos US$50.

Productos recientes