Un arcoíris neón pulsante

En una edición especial de la revista Science, un equipo de 160 científicos ha publicado una serie de documentos detallando los descubrimientos que surgieron la expedición Tara. ¿Qué encontraron? Un mundo masivo de criaturas microscópicas viviendo en los mares de todo el globo.

Los ctenóforos utilizan una especie de cilios para nadar. Esta es una de las especies más pequeñas, comenzando a los tres milímetros aproximadamente de longitud, pero las especies más grandes pueden alcanzar hasta un metro y medio.

Cuando los ctenóforos nadan, el movimiento de los cilios provoca que la luz se refracte, resultando en un arcoíris de colores neón. Aquí puedes ver el video del efecto en acción.

Foto de: Christian Sardet, "Plankton -- Wonders of the Drifting World", University of Chicago Press, 2015

La reina de los xenomorfos

Esta criatura semitransparente que parece una especie de camarón es un anfípodo --una especie de crustáceo sin caparazón.

La criatura se alimenta de salpas, dejando una concha hueca gelatinosa a su paso. Utiliza estas conchas vacías para hacerse una especie de casa flotante para navegar los mares y recolectar comida.

Según rumores, este pequeño amfípodo inspiró el diseño de la reina de la película Alien de James Cameron (1986). Nunca se ha confirmado, pero el parecido es asombroso.

Foto de: M. Ormestad/KahiKai/Tara Oceans

Un cíclope miniatura

Los copépodos -- un grupo de pequeños crustáceos-- viven por todo el océano. Algunos viven en el suelo del océano, pero este espécimen azul se extrajo de una corriente marina.

La mayoría de los copépodos son muy pequeños, midiendo solo un milímetro y dos milímetros, y tiene un solo ojo en el centro de su cabeza transparente.

Foto de: Noan Le Bescot/CNRS/Tara Oceans

Pequeño y abundante

Estos pequeños pescados son del género de los cyclothone, de la familia de los gonostomátidos, crecen solo hasta 6 centímetros de largo y viven en profundidades mayores a los 300 metros.

Esto hace que sean difíciles de catalogar, pero se encuentran en números abundantes. Aunque es un pez diminuto, existe la teoría de que el género cyclothone contiene más individuos y quizás más biomasa que ningún otro género de peces en el mundo.

Foto de: M. Ormestad/KahiKai/Tara Oceans

Un caparazón de vidrio

Con 200 micrones (0.2 milímetros), Lauderia annulata es una de las más grandes algas unicelulares. Esta se encuentra en el Océano Índico.

Las pequeñas manchas verdes y amarillas contienen cloroplastos, los orgánulos que producen la comida de las algas; todo el organismo se encuentra dentro de una coraza de dióxido de silicio, una especie de vidrio natural, similar al cuarzo o la arena.

Foto de: Christian Sardet/CNRS/Tara Expéditions

Iridiscencia resplandeciente

Éste copépodo, encontrado en el Mediterráneo, se llama shapphirina -- también conocida como Sea Sapphire.

Los machos resplandecen con un rango de colores iridiscentes, provocados por las microscópicas capas de cristales hexagonales dentro de su piel. Puedes ver el fenómeno en este video.

Para reproducirse, las hembras se convierten en parásitos de las salpas.

Foto de: Christian Sardet/CNRS/Sharif Mirshak/Parafilms/Tara Expéditions

Un calamar diminuto

Un pequeño calamar eclosionando.

Foto de: C. Guiguand/Tara Oceans

Medusas

La lyriopemedusa es una medusa muy pequeña que mide de 10 a 30 milímetros transversalmente.

Foto de: Christian Sardet, "Plankton -- Wonders of the Drifting World", University of Chicago Press, 2015

Alas acuáticas

A la derecha, con lo que parecen alas de mariposa, está una criatura que se conoce como la mariposa del mar.

Las mariposas del mar son una especie de caracol que, a diferencia de sus primos los moluscos, pueden nadar usando un pie que forma un par de una especie de alas. Viven cerca de la superficie del agua y no suelen medir más de 10 milímetros de largo.

Foto de: Christian Sardet/CNRS/Tara Expéditions

Un ancestral gusano del mar

La nereididae marina denominada platynereis dumerilii no es una nereididae ordinaria. Es considerado un fósil viviente, logrando sobrevivir por millones de año en el mismo ambiente. Conserva varias de las características de sus ancestros.

Esto hacen que sean un buen caso para estudiar la evolución -- en particular sus ocelos.

Los ocelos son la forma más primitiva de ojos y solo detectan la presencia de luz, permitiéndoles navegar. Lo demás funciona por medio del tacto. Los científicos tienen la teoría de que son los principios de las evolución ocular.

Foto de: Eric Roettinger/KahiKai/Tara Oceans
Galerías destacadas

VIDEO

Teléfonos estúpidamente baratos que te sacarán de un apuro

Para niños, visitas de otro país o casos de emergencia, ten a mano estos celulares que cuestan unos US$50.

Productos recientes