Samsung aún no puede hacer software

¿Te acuerdas de Milk? ¿Ese servicio de medios de Samsung Electronics que no disfrutó de mucho uso? Quizás no, y esa es parte de la razón por la que la gigante surcoreana decidió cerrar Milk Video y ha tenido dificultades en ganar adeptos para que escuchen Milk Music.

Milk no fue el primer tropiezo en el terreno de los software para Samsung. Piensa en Tizen, el software que supuestamente iba a ser una alternativa al sistema operativo móvil Android de Google.

Claro, Samsung puede fabricar hermosos teléfonos, pero no parece tener lo necesario para crear un software que saque provecho del hardware.

Foto de: Andrew Hoyle/CNET

Las palabrotas de Comcast

Esta es una buena regla para el servicio al cliente: nunca utilices palabrotas cuando estás lidiando con personas a las que supuestamente tienes que ayudar. Y es así como se quebrantó esta regla: en enero, un empleado de Comcast usó una de estas palabrotas para reemplazar el nombre de un cliente en su factura.

Esto no fue resultado de un error. Comcast, que tiene sede en Filadelfia, se disculpó rápidamente y dijo que iba a arreglar las cosas con el cliente en cuestión.

Foto de: Robert Galbraith/Reuters/Corbis

¿Qué le está pasando a HTC?

Una empresa que parece sabotearse a sí misma es HTC. Su teléfono insignia, el HTC One M9, no presentó muchas mejoras sobre su predecesor y no tardó mucho en encontrar el fracaso.

La empresa taiwanese esperaba poder llevar su experiencia en diseño a nuevas áreas de la tecnología al asociarse con la fabricante de ropa Under Armour para producir una banda de actividad física y aliarse con el especialista en videojuegos Valve para sacar unas gafas de realidad virtual. Fue una excelente idea, excepto que la banda de actividad física se eliminó este año, y HTC venderá sólo números limitados de sus gafas de realidad virtual, las HTC Vive, este año.

También revela bastante que el producto más interesante de una fabricante de teléfonos inteligentes no sea un smartphone.

Foto de: CNET

'Steve Jobs' hasta en la sopa

Reunir al guionista responsable de The Social Network, el director ganador del Oscar por Slumdog Millionaire y al actor Michael Fassbender, de X-Men, podría haber resultados en una taquillera cinta biográfica sobre el cofundador de Apple, Steve Jobs.

Pero eso no fue lo que ocurrió.

Steve Jobs salió de la cartelera de los cines sólo tres semanas después de su debut. Le fue tan mal a la película que apenas superó por un pelo al Jobs de Ashton Kutcher, que fracasó en la taquilla en 2013. (Steve Jobs recaudó US$17.5 millones comparados a los US$16.1 millones de Jobs).

Foto de: Universal Pictures

Peeple, el app más odiado

El app Peeple se diseñó para que calificaras a la gente de la misma forma en la que calificas un restaurante en Yelp.

Te doy un minuto para que digieras esta idea. ¿Empiezas a ver las horribles implicaciones sicológicas, morales y legales de tal propuesta?

Pues, el público no tardó en reaccionar. A Peeple se le denominó como el "app más odiado de Internet". Y eso es un gran "logro" considerando que nunca se lanzó el app.

Los creadores de Peeple dicen que el app tenía el objetivo de "diseminar un sentido positivo" y están realizando cambios.

Foto de: Captura de pantalla por Chris Matyszczyk/CNET

Sí, BlackBerry está vivito ... aunque no coleando

BlackBerry realiza un triunfal retorno a nuestra lista de metidas de matas en la tecnología. El año pasado la empresa estuvo ausente ya que su presidente ejecutivo, John Chen, estaba ocupado transformando la empresa fabricante de teléfonos inteligentes a una enfocada en software y servicios.

Pero BlackBerry parece no poder aún decirle adiós a los teléfonos, incluso cuando su software BlackBerry 10 está demostrando ser un verdadero bochorno. Los intentos de la empresa por vender dispositivos como el Passport y el Classic amainaron al encontrarse con un famélico apoyo de las operadoras telefónicas y el desinterés del público consumidor. En el último trimestre, vendió 800,000 teléfonos, o menos de la mitad del total del año anterior.

La empresa hizo el salto a Android con su más reciente teléfono, el Priv, lo que nos hace preguntarnos por cuánto tiempo podrá respaldar su propio software.

Foto de: Jason Cipriani/CNET

Tidal

Ningún evento tecnológico contó con tanto destello de las estrellas como el lanzamiento de Tidal, el servicio de música de Jay-Z. Se promocionó como una alternativa a Spotify, con una suscripción mensual de US$20 que te provee de streaming de audio de alta calidad. Kanye West, Rihanna y Madonna anunciaron en sus tuits el lanzamiento del servicio.

Pero resulta que a nadie le importa que los artistas obtengan más ganancias de Tidal que de Spotify. De hecho, a nadie parece importarle Tidal.

Foto de: Tidal

Apple Music desafina

Apple se encontró a la defensiva cuando Taylor Swift retiró su álbum 1989 del servicio de streaming de música de la gigante de Cupertino, Apple Music. Su queja: Apple dijo que no le pagaría a los artistas durante el período de prueba gratuita de tres meses.

Apple no tardó en cambiar de opinión, pero eso no acabó con sus problemas. Sus críticos se quejaron de la complicada interfaz de usuario de Apple Music y su tendencia a ocasionalmente borrar canciones en los catálogos de sus clientes existentes.

A pesar de este escabroso inicio, Apple dice que cuenta con unos 6.5 millones de suscriptores hasta octubre y está contento con la respuesta de los clientes al servicio.

Foto de: Jim Dyson/WireImage

La revolución en Reddit

La autodenominada "primera plana de Internet" se enfrentó con la furia de la red cuando el sitio prohibió varios foros, conocidos como subreddits, alegando que promovían la homofobia, el racismo y la burla sobre la obesidad. Los críticos también reprobaron de Reddit por despedir abruptamente a su directora de talento, quien administraba el popular subreddit "Ask Me Anything".

Los moderadores que mantenían los subreddits se sublevaron y cerraron docenas de foros. Eventualmente, la presidenta ejecutiva interina, Ellen Pao, fue obligada a abandonar su puesto.

Foto de: Reddit

Sí, la diversidad es aún un problema

Ellen Pao también perdió una demanda por discriminación sexual interpuesta contra la empresa de capital de riesgo Kleiner Perkins Caufield & Byers, su antiguo empleador. La batalla legal se convirtió en sinónimo de la desigualdad de géneros presente en Silicon Valley, donde los mejores puestos de trabajo parecen estar ocupados por hombres blancos.

Foto de: Robert Galbraith/Reuters/Corbis

Un año soso para Twitter

Durante 2015, Twitter estuvo rodeado de especulación sobre quién podría encabezar la popular pero achacada red social de blogging después de la partida del presidente ejecutivo Dick Costolo. Después de meses de titubeos, el antiguo presidente ejecutivo y cofundador de Twitter, Jack Dorsey, asumió el liderazgo de la red social.

El sitio aún se está enfrentado a una retahíla de quejas sobre lo complicado que es usarla. Y su reputación sufrió un tropiezo cuando un antiguo empleado de la empresa, que es afroamericano, criticó a la compañía por no contratar a trabajadores latinos, negros y mujeres ingenieras.

Foto de: Rebecca Cook/Reuters/Corbis

Airbnb y su mal gusto

Puedes considerarlo como presunción, mal gusto o simple estupidez, pero de alguna manera Airbnb logró enojar a San Francisco con anuncios sugiriendo cómo la ciudad podría gastar los US$12 millones en el monto de impuestos que el servicio de hospedaje desembolsa.

La reacción a estos anuncios fue negativa, sin duda, por lo que los ejecutivos de Airbnb sintieron la necesidad de ofrecer disculpas y el presidente ejecutivo de la empresa, Brian Chesky, envió un memorandum a los empleados señalando que la cúpula de empresa le falló tanto a los empleados como a la comunidad. Pero estos comentarios llegaron muy tarde: el daño ya estaba hecho.

Foto de: Kim Kulish/Corbis

Los dolores de cabeza de Uber

¿No pensabas que le podía ir peor a Uber que en 2014, año en que el servicio de transporte inició una pelea con un rival y sugirió que iba a intentar desacreditar a algunos reporteros? Pues, te equivocas, pues le ha ido peor en 2015.

Este año, Uber se enfrentó a una demanda que alega que no filtra con cuidado a sus choferes para prevenir los asaltos sexuales. Los choferes de la empresa, por otro lado, interpusieron su propia demanda para que la empresa los categorice como empleados y no como contratistas.

Estas acciones legales se aúnan a otros problemas que achacan a Uber, que incluyen la reticencia de algunas ciudades y asociaciones de taxistas, que señalan que Uber no se está ciñendo a las reglas.

Foto de: James Martin/CNET

El presidente ejecutivo de Tinder necesita un diccionario

Sean Rad, el presidente ejecutivo del app de citas Tinder, concedió quizá una de las peores entrevistas en la historia.

En una entrevista con el diario británico Standard, Rad intentó justificar que su servicio, que permite a los usuarios deslizar el dedo a la izquierda o derecha en el teléfono para indicar si les gusta la foto de la persona o no, está diseñado para establecer conexiones amorosas. Para probar este punto, Rad dijo que está menos enfocado en las características superficiales de una persona y más concentrado en establecer una conexión intelectual cuando está en busca de una pareja.

"Aparentemente, existe un término para designar a alguien a quien le excitan las cosas intelectuales", le dijo al Standard. "¿Creo que la palabra es sodomía?"

Rad, quien quizá quiso utilizar el término correcto de sapiosexual, realizó estos comentarios un día antes que su compañía matriz, Match Group, planeaba salir a la bolsa. Fue tanto el revuelo que ocasionaron sus comentarios que Match Group rechazó lo dicho por Rad y el artículo en una declaración con la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos.

Foto de: Tinder

Ashley Madison

Los problemas del sitio de adulterio Ashley Madison comenzaron cuando unos hackers publicaron una lista de sus 30 millones de clientes. Pero, el problema sacó a relucir una flaqueza quizá aún peor de la red social: se empezó a especular que el sitio había creado perfiles falsos, o fembots, diseñados para atraer a su clientela mayoritariamente masculina.

Noel Biderman, el presidente ejecutivo de la empresa matriz Avid Life Media, renunció al puesto poco después del escándalo. Aún así, Avid dijo que un mes después de que se reveló el hackeo, cientos de miles de usuarios se unieron al servicio.

¿Serán robots?

Foto de: Ashley Madison

Volkswagen con las manos en la masa

Volkswagen está aprendiendo una dura lección. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos acusó a la fabricante automotriz más grande del mundo de programar el software en sus autos diesel para que sus emisiones parecieran más ecológicas de lo que son en realidad. Y esto se ha convertido en un desastare.

Esta revelación llevó a que Volkswagen realizará uno de los mayores retiros de carros en la historia, que abarcó unos 11 millones de vehículos, y esta cifra podría aumentar. Una firma de Wall Street ha calculado el costo de este retiro en US$86,000 millones, mucho más de los US$7,300 millones que la empresa había apartado para este fin.

Foto de: Ralf Hirschberger/dpa/Corbis

Los 'hackeos'

Estamos condenados.

Mira a tu alrededor. Las probabilidades son muchas de que tú o alguien a quien conozcas haya sido afectado por uno de los varios hackeos de este año.

Los números asustan. Anthem, la segunda aseguradora de salud más grande de Estados Unidos, dijo que los ciberdelincuentes se robaron los datos de unos 80 millones de sus antiguos y actuales clientes y de sus empleados. La cifra de los impactados por este ataque representa un cuarto de la población total de Estados Unidos.

Pero, desafortunadamente, ese no fue el único incidente del año. La Oficina de Administración de Personal de Estados Unidos perdió 22 millones de números de Seguridad Social. Experian, que realiza las revisiones de crédito para T-Mobile, perdió los datos personales de 15 millones de clientes. Y United Airlines sufrió un ataque en que los hackers borraron los manifiestos de vuelo.

Y hasta LastPass, una empresa cuyo único propósito es almacenar y proteger tus contraseñas, sufrió de un ataque. LastPass dijo que la mayoría de sus usuarios estaban a salvo. Pero su reputación se manchó tanto que se tuvo que vender a LogMeIn unos meses después del ataque.

¿Qué significa todo esto? Pues, que tener una saludable dosis de paranoia no sólo es aceptable, sino recomendable.

Foto de: John Lund/Blend Images/Corbis
Galerías destacadas

VIDEO

Teléfonos estúpidamente baratos que te sacarán de un apuro

Para niños, visitas de otro país o casos de emergencia, ten a mano estos celulares que cuestan unos US$50.

Productos recientes
  • Fitbit Alta HR

    Alta HR de Fitbit: Un monitor que lee tu corazón $149.95
  • JBL E55BT

    Estos audífonos Bluetooth económicos sobresalen en desempeño y confort Precio sugerido $149.95
  • Google Android O

    ¿Android Oreo o Android 8.0? Android O promete una mejor duración de batería y más