CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Inspiration Point, Yosemite (iPhone 7 Plus)

Yosemite (Pixel XL)

Yosemite (Pixel XL)

Retrato (iPhone 7 Plus)

Retrato 2 (iPhone 7 Plus)

Cascada (iPhone 7 Plus)

Cascada (Pixel XL)

Mariquitas (Pixel XL)

Mariquitas (iPhone 7 Plus)

Hojas caídas (iPhone 7 Plus)

Hojas caídas (Pixel XL)

Más hojas y musgo (iPhone 7 Plus)

Más hojas y musgo (Pixel XL)

Nieve (iPhone 7 Plus)

Río Merced (Pixel XL)

Río y nieve (Pixel XL)

Piña helada (iPhone 7 Plus)

Piña helada (Pixel XL)

En esta imagen de este punto de vista en el parque nacional de California, Yosemite, se aprecia la gran calidad fotográfica de la doble cámara del iPhone 7 Plus. El punto más fuerte de esta cámara, no obstante, no son las tomas gran angulares como ésta, sino las aproximaciones en zoom. Si observamos con detenimiento, el fondo lejano está levemente sobre-expuesto y los detalles no se distinguen con la misma claridad que si nos acercáramos con el mismo teléfono, de cerca.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

La cámara del Pixel XL muestra un cielo de un color celeste menos sobre-iluminado, y con sombras más pronunciadas. A plena luz del día, las diferencias entre ambas cámaras son mínimas, y los resultados son excelentes en ambos casos.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

Nos tentamos a hacer una panorámica con Pixel XL, porque, aunque el sensor de la cámara carece de estabilización de imagen óptica, su sistema de captura veloz hace que, pese al movimiento horizontal y la eventual inestabilidad de nuestras manos, pueda interpretar imágenes con gran calidad.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

La gran fortaleza de la cámara del iPhone 7 Plus, frente a la de Pixel XL, son sus fotos retrato, con efecto bokeh, de fondo borroso con sujeto en foco. Antes de que este iPhone nos brindara esta posibilidad gracias a su doble cámara (una de ellas es un telefoto que se concentra en detalles de la figura), esta modalidad artística sólo podía conseguirse con cámaras profesionales, las DSLR. Pixel XL también tiene una función similar, pero lograda con su software y no con sus capacidades ópticas (se llama "efecto de enfoque).

En nuestro comparativo de fotos de noche entre estas cámaras también se pueden observar bien las diferencias en estos modos de retrato.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

Otra foto retrato del iPhone 7 Plus que pareciera haber sido tomada por una DSLR profesional.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

Esta cascada en el mismo parque nacional se distingue muy bien, pero no cuenta con la misma nitidez que la del Pixel XL: sus colores son más homogéneos y planos, las sombras no se diferencian del todo, y ciertas zonas de la imagen tienen algo de ruido.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

La misma imagen con el Pixel XL es muy satisfactoria, pese a lo nublado del día frío, que muchas veces no colabora a la hora de crear sombras interesantes, para fotos más profundas. Sin embargo, Pixel XL supo entender estos contrastes, y nos proporciona una imagen muy nítida y muy compleja en términos visuales.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

Estos insectos de color rojo también se aprecian muy bien con el Pixel XL, así como la humedad del tronco del árbol remojada por los restos de nieve.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

Las mariquitas (que se dirían "vaquitas de San Antonio" en Argentina y seguramente tendrá otras denominaciones en otros países) se perciben muy precisas con el doble lente del iPhone 7 Plus pero, por el mismo efecto bokeh que logra retratos tan artísticos, algunas zonas de la imagen quedan borrosas (esto en particular se nota en la parte derecha de la imagen).

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

Esta foto aproximada de hojas caídas tiene mucha profundidad y horizontes lejanos difuminados de una forma muy suave.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

Para tomas tan cercanas, Pixel XL no es superior al iPhone 7. Borroneó algunas partes cercanas de la imagen, por lo que el efecto del desenfoque es algo aleatorio y artificial.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

Con colores tan definidos, el iPhone 7 Plus logra una composición fantástica, con los tonos justos, sin demasiada saturación, y con una apariencia muy natural.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

Lo mismo podemos decir del Pixel XL. Consigue la demarcación precisa de cada objeto, de cada color, aunque nos llevó bastantes intentos encuadrar la imagen, porque a veces el teléfono tiende a sobre-iluminar algunas fotos (y hay que ser cuidadosos a la hora de tomarlas).

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

La nieve en primer plano, con la montaña de fondo, cobra mucho protagonismo gracias al telefoto del iPhone 7 Plus.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

En esta toma amplia, el Pixel XL captura bien las diferencias entre zonas verdes y nieve, pero el cielo tan ocupado no colabora con una imagen más contrastada. Se ve algo plana, con falta de matices, que podría ser mejorada si el Pixel XL nos diera la opción de controles de brillo y color manuales, algo que sí ofrecen teléfonos de la competencia con doble cámara, como el LG V20 o el Huawei Mate 9.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

Con un cielo aclarado, la captura de imágenes con Pixel XL mejora de forma impresionante. El borde del cielo rodea el río, la nieve y los árboles.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

Esta foto fue capturada sin zoom, al acercarnos al objeto. Muestra gran nivel de detalle, pero su parte inferior, menos iluminada, no es tan nítida como su costado superior.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET

Misma imagen, con Pixel XL. Más allá desde dónde proviene la luz, esta piña se ve muy nítida en todos sus extremos. Hasta se percibe la textura de la nieve sobre su cuerpo.

Texto de / Foto de Mariana Marcaletti/CNET
Próxima Galerías
Las funciones ocultas en el Galaxy...
33