Centro de investigación Ames de NASA

MOFFETT FIELD, California -- Después de 75 años, el centro de investigación Ames de la NASA abrirá sus puertas al público el 18 de octubre. Esta semana miembros de la prensa tuvimos la oportunidad de ver un adelanto de las maravillas que presenciarán los 120,000 asistentes que se esperan en las instalaciones éste sábado.

Pasa el mouse sobre la foto y haz clic en la flecha para ver la siguiente imagen (versión de escritorio) o desliza la pantalla hacia la izquierda (versión móvil o app).

Foto de: Tania González/CNET

Comenzando con humor

Nuestra primera parada contaba con estos pies que salían de la pared. Al parecer, formaban parte del edificio antes de que éste pasara a manos del laboratorio para la cámara centrífuga de Ames.

Foto de: Tania González/CNET

Biociencia

El jefe de la división espacial de biociencia, Sidney Sun, fue el primero en recibirnos para explicarnos sobre la importancia que tiene su investigación en el bienestar de los astronautas y cómo pueden utilizar más eficientemente todos los materiales en el espacio.

Foto de: Tania González/CNET

Los controles de la cámara centrífuga

Antes de pasar a la cámara centrífuga, pudimos apreciar los controles y los monitores de la misma.

Foto de: Tania González/CNET

La cámara centrífuga

Esta cámara sirve para estudiar los efectos que tiene la aceleración en el cuerpo humano. Alcanza 50 RPM.

Foto de: Tania González/CNET

Los periodistas

Claudia Cruz, reportera de CNET en Español, y otros miembros de la prensa haciendo preguntas.

Foto de: Tania González/CNET

La cabina A

Esta es una de las cabinas de la cámara centrífuga.

Foto de: Tania González/CNET

De cerca

Esta cámara se ha utilizado para estudiar los efectos que la gravedad tiene en la adaptación del comportamiento y la percepción.

Foto de: Tania González/CNET

¿Cuántas cabinas hay?

Estos controles se encuentran a la mitad de la cámara centrífuga.

Foto de: Tania González/CNET

Un asiento ajustable

Este asiento se puede acomodar en distintas posiciones según el tipo de estudio que se lleve a cabo.

Foto de: Tania González/CNET

Mucho reciclaje

La siguiente parte del recorrido nos llevó con Try-My Justine Richardson, científica ingeniera, quien nos explicó cómo se hace uso de los materiales en el espacio.

Foto de: Tania González/CNET

El oxígeno

El tubo que nos muestra Justine Richardson es utilizado para crear oxígeno.

Foto de: Tania González/CNET

Gel de sílice

Son tres capas, entre ellas se encuentra una de gel de sílice y dos tipos de zeolita para absorber el monóxido de carbono y transformarlo en oxígeno.

Foto de: Tania González/CNET

El agua

Este es un sistema de filtración de agua utilizado por la NASA, que actualmente es de uso comercial.

Foto de: Tania González/CNET

Impresión en 3D

Algunos de los dispositivos que nos mostraron fueron creados con una impresora tridimensional.

Foto de: Tania González/CNET

Zeolita

También vimos varias muestras de los distintos materiales que utilizan para crear oxígeno.

Foto de: Tania González/CNET

La mesa completa

Esta investigación ayuda a que puedan aprovechar al máximo todos los materiales en el espacio y prolongar la duración de los viajes.

Foto de: Tania González/CNET

Las moscas

Posteriormente, pudimos conocer más sobre los insectos que son utilizados para estudiar los efectos que tienen los viajes espaciales.

En esta diminuta caja vemos varias moscas de fruta que forman parte de la investigación.

Foto de: Tania González/CNET

Plantas, insectos y ratones

En la mesa había toda clase de artefactos para estudiar plantas, ratones y moscas.

Foto de: Tania González/CNET

Las plantas

Estos contenedores cuentan con equipo único para estudiar el crecimiento de las plantas en el espacio.

Foto de: Tania González/CNET

Los ratones

Sun nos habla del Rodent Transporter, el contenedor que utilizan para estudiar a ratas hembras en el espacio.

Foto de: Tania González/CNET

Estudiando animales en el espacio

Esta es una plataforma que permite estudiar los efectos que tienen largos periodos de tiempo en el espacio en los roedores.

Foto de: Tania González/CNET

Desde afuera

Antes de partir al siguiente laboratorio, tuve que aprovechar para ver la cámara centrífuga desde afuera.

Foto de: Tania González/CNET

Ames Thermophysics Facilities

Llegamos a los laboratorios en los que se llevan a cabo los efectos que tienen las altas temperaturas en distintos materiales.

Foto de: Tania González/CNET

Otro ángulo

Los cables tienen aire, agua y además utilizan corriente eléctrica para alcanzar las temperaturas necesarias para realizar los experimentos.

Foto de: Tania González/CNET

La cámara

Este es el exterior de la cámara que se llega a calentar entre 2,000 a 5,000 grados kelvin, dependiendo del material en cuestión.

Foto de: Tania González/CNET

La puerta

Así luce la puerta a la cámara de simulación ambiental.

Foto de: Tania González/CNET

La seguridad es primero

Esta especie de semáforo sirve para notificar si la cámara esta en uso.

Foto de: Tania González/CNET

Otro indicador más

Este indicador también advierte si se puede o no entrar a la cámara.

Foto de: Tania González/CNET

El interior

Así luce la cámara por dentro, pero debo confesar que no me atrevía a entrar más allá de la puerta.

Foto de: Tania González/CNET

Emergencia

Cuenta con un botón de emergencias.

Foto de: Tania González/CNET

El agua

Dentro del cuarto de operaciones, encontramos los controles de las diversas bombas de agua.

Foto de: Tania González/CNET

Los controles

En esta parte se monitorizan los experimentos y se controla la operación.

Foto de: Tania González/CNET

La pantalla

La interfaz que controla los experiementos.

Foto de: Tania González/CNET

Los materiales

Estos son algunos de los materiales utilizados para realizar experimentos.

Foto de: Tania González/CNET

Artículos de prueba

Vemos que los materiales van desde sólidos hasta fibrosos.

Foto de: Tania González/CNET

Aprendiendo

Claudia Cruz, reportera de CNET en Español, nos muestra las piezas de cobre que son utilizadas en los experimentos.

Foto de: Tania González/CNET

El detalle

El Dr. George Raiche, el jefe del laboratorio de termofísica, nos habla sobre las piezas que son utilizadas durante el experimento.

Foto de: Tania González/CNET

Muchas preguntas

Estos experimentos motivaron toda clase de preguntas por parte de los miembros de la prensa.

Foto de: Tania González/CNET

La demostración

No pudimos ver una demostración en vivo, pero nos dejaron ver varias grabaciones de experimentos previos.

Foto de: Tania González/CNET

Impresionantes imágenes

En esta imagen podemos apreciar un poco la intensidad de la temperatura.

Foto de: Tania González/CNET

Otro ángulo

Una perspectiva diferente.

Foto de: Tania González/CNET

Después de usarse

Así se ven las piezas de cobre después de haber sido utilizadas.

Foto de: Tania González/CNET

El tiempo

Estas piezas de cobre duran un promedio de dos horas.

Foto de: Tania González/CNET

Demasiado tiempo

Podemos ver en esta toma que la temperatura logró derretir el cobre, el Dr. Raiche nos explica que estas circunstancias no son ideales.

Foto de: Tania González/CNET

Con los tubos

Las piezas de cobre con todo y los tubos.

Foto de: Tania González/CNET

SPHERES

La última parte del recorrido nos llevó a el laboratorio de SPHERES.

Foto de: Tania González/CNET

Las esferas

El director del proyecto, Andrés Martínez, nos explicó que la idea surgió de la primera película de Star Wars en la que un androide es utilizado para entrenar a Luke Skywalker.

Foto de: Tania González/CNET

La evolución

En primer plano, vemos a una de las esferas que es utilizada para hacer las pruebas y en el fondo podemos ver su evolución, otro robot que busca poder conectar las esferas entre sí en el espacio.

Foto de: Tania González/CNET

Tres esferas en ISS

Actualmente hay tres esferas en la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés)

Foto de: Tania González/CNET

Posición por medio de sonido

Utilizan el sonido para conocer su posición junto con acelerómetros y giroscopios.

Foto de: Tania González/CNET

Uso de algoritmos

El ingeniero en jefe, José Benavides, nos habla sobre el uso de los algoritmos para conseguir el movimiento autónomo de los SPHERES.

Foto de: Tania González/CNET

¿Cómo se mueven?

Utilizan propulsores de gas frío para trasladarse.

Foto de: Tania González/CNET

Las baterías

Estas son las baterías utilizadas para las esferas.

Foto de: Tania González/CNET

Claudia y la esfera

Claudia pudo sostener una de las esferas en sus manos. Pesan entre 5 y 10 kilos.

Foto de: Tania González/CNET
Galerías destacadas

VIDEO

Teléfonos estúpidamente baratos que te sacarán de un apuro

Para niños, visitas de otro país o casos de emergencia, ten a mano estos celulares que cuestan unos US$50.

Productos recientes
  • Fitbit Alta HR

    Alta HR de Fitbit: Un monitor que lee tu corazón $149.95
  • JBL E55BT

    Estos audífonos Bluetooth económicos sobresalen en desempeño y confort Precio sugerido $149.95
  • Google Android O

    ¿Android Oreo o Android 8.0? Android O promete una mejor duración de batería y más