Nave espacial Dawn

El trofeo Collier (Collier Trophy) es uno de los premios más prestigiosos en el mundo de la aviación. Otorgado cada año desde 1911 por la Asociación Nacional de Aeronáutica de EE.UU. (NAA, por sus siglas en inglés), se centra en el logro de "aeronáutica o astronáutica en EE.UU." por parte de aviones, pilotos, diseñadores, fabricantes y las fuerzas armadas.

Hace unos días, la NAA anunció el ganador del trofeo de 2015, el programa NASA/JPL Dawn por sus pioneras innovaciones en los viajes espaciales, y en concreto, sus "logros extraordinarios orbitando y explorando el protoplaneta Vesta y el planeta enano Ceres."

Foto de: NASA/JPL-Caltech

Blue Origin

No ganó, pero entre los nominados para el premio de 2015 estuvo Blue Origin, la compañía espacial privada respaldada por el jefe de Amazon, Jeff Bezos. En noviembre, la compañía hizo historia cuando su cohete voló hasta el borde del espacio, y después regresó a salvo a la Tierra y aterrizó en una sola pieza, lo que indica que no estamos lejos de ser una era en que los viajes espaciales en cohetes reutilizables serán seguros.

Foto de: Blue Origin

Icon A5

Otro nominado para el premio de 2015 fue el Icon A5, un avión deportivo ligero destinado a las masas, ya que no requiere una licencia de piloto o una amplia formación. Por otro lado, sí se requiere de alguien que pueda pagar US$189,000. En septiembre pasado, el reportero de CNET, Roger Cheng, tuvo la oportunidad de volar en uno de estos aviones "Fue emocionante, loco, me dio un poco de miedo pero, sobre todo, fue muy divertido".

Foto de: Sarah Tew/CNET

Glenn Curtiss

El primer ganador del Collier Trophy fue el pionero de la aviación Glenn Curtiss, primero en 1911 por desarrollar el hidroavión y luego en 1912 por un barco volador. En esta foto vemos el Curtiss A-1, el primer hidroavión de la marina de EE.UU. en un campo en Nueva York, en junio de 1911. Glenn Curtiss es el sexto desde la izquierda, en camisa blanca con corbata.

Foto de: National Archives

Correo aéreo

El servicio de correo aéreo de Estados Unidos ganó el trofeo Collier dos veces en la segunda década de la adjudicación. La primera ocasión fue en 1922 con motivo de la operación de un año completo sin un accidente fatal. El otro fue al año siguiente para reconocer a la agencia por hacer un vuelo de noche. En esta foto de mayo de 1918, un biplano en Filadelfia recoge bolsas de correo con destino a Nueva York.

Foto de: Corbis

El carenado

El trofeo de 1929 fue al National Advisory Committee on Aeronautics, la agencia predecesora de la NASA, por su desarrollo de un carenado, o cubierta de motor. Esta foto muestra una nave Curtiss Hawk con el carenado NACA en 1928.

Foto de: NASA

Pitcairn autogiro

Esta inusual nave es la Pitcairn Autogiro, un híbrido experimental con cuerpo de avión y hélice de helicóptero. El trofeo Collier de 1930 se otorgó a sus inventores: Harold Pitcairn y su equipo.

Foto de: NASA

Lockheed Super Electra

El multimillonario y excéntrico empresario Howard Hughes fue un intrépido aviador en sus años mozos. Entre sus logros, en 1938, fue haber piloteado un Lockheed Super Electra en un vuelo alrededor del mundo que el comité del Collier Trophy calificó de viaje histórico sin precedentes. El viaje, que duró tres días, 19 horas y 14 minutos, tomó la ruta del Hemisferio Norte, incluyendo una parada para tomar combustible en Fairbanks, Alaska.

Foto de: Bettmann/Corbis

X-1 rompe la barrera del sonido

El 14 de octubre de 1947 el capitán de la Fuerza Aérea de EE.UU., Chuck Yeager, pilotando el X-1 potenciado por un cohete, se convirtió en la primera persona en volar más rápido que la velocidad del sonido. El Collier Trophy para ese año honró no solo a Yeager, sino también a Lawrence Bell, el presidente de la empresa que construyó el X-1, Bell Aircraft, y a John Stack, un científico, por su investigación en las leyes de la física que afectan los vuelos supersónicos.

Esta imagen muestra el X-1 en pleno vuelo, junto con un pedacito del papel que monitorizó la información del vuelo.

Foto de: NASA

Rescate en helicóptero

Al inicio de la década de 1950, los helicópteros habían existido desde hace menos de una década, pero desde sus primeros días demostraron su utilidad para llevar a cabo misiones de búsqueda y rescate. En 1950, el Trofeo Collier fue otorgado a un amplio grupo de la industria del helicóptero, los servicios militares y de la Guardia Costera por el desarrollo y usos de las aeronaves de alas giratorias -- también conocidos como helicópteros -- para las operaciones de rescate aéreo. Aquí en esta foto sin fecha vemos un Sikorsky H-19 Chickasaw, un helicóptero que entraba en servicio al tiempo que la nueva década se estaba poniendo en marcha.

Foto de: US Coast Guard

B-52

Al denominar al B-52 Stratofortress de Boeing como una "poderosa arma para la paz", la NAA le dio el Collier de 1955 al General Nathan Twining y a la Fuerza Aérea de EE.UU. por hacer operativa esta aeronave junto con William Allen y sus socios en Boeing por concebir y construir el primer jet bombardero de largo alcance de EE.UU.

Esta foto de la década de 1960 muestra a los miembros del Strategic Air Command B-52.

Foto de: US Air Force photo

Scott Crossfield

El trofeo de 1961 fue otorgado a los pilotos de prueba del X-15 por su "gran habilidad y coraje" así como por sus contribuciones tecnológicas. Los pilotos nombrados en el trofeo fueron Maj. Robert White, Joseph Walker, Scott Crossfield y Forrest Petersen. Aquí en la foto vemos a Crossfield, listo para un vuelo de prueba en el X-15.

Foto de: NASA/North American Aviation

Mercury Seven

La década de 1960 trajo la primera ola de la exploración espacial tripulada, y el Trofeo Collier se adaptó a la época. En 1962, el premio fue para los astronautas del Mercury Seven, vistos aquí en sus trajes de vuelo (no trajes espaciales) frente a un F-106B de la fuerza aérea. De izquierda a derecha: Scott Carpenter, Gordon Cooper, John Glenn, Gus Grissom, Wally Schirra, Alan Shepard y Deke Slayton.

Foto de: NASA

Tripulación del Apollo 11

En 1968 y 1969, los astronautas de nuevo ganaron el trofeo Collier. Primero fue la tripulación del Apolo 8 para la primer órbita tripulada de la Luna. Después vino el trío Apolo 11 por su "vuelo épico", que culminó en el histórico alunizaje del 20 de julio de 1969. En esta imagen, el presidente estadounidense Richard Nixon felicita a la tripulación del Apolo 11 - de izquierda a derecha: Neil Armstrong, Michael Collins y Buzz Aldrin -- en su instalación de cuarentena a bordo del USS Hornet justo después de su regreso.

Foto de: NASA

Skylab

El trofeo Collier de 1973 fue para el programa Skylab de la NASA y a la tripulación de Skylab por producir "datos que benefician a todas las personas de la Tierra" y por "probar sin lugar a dudas" el valor de los humanos en la exploración espacial futura.

Foto de: NASA

Gossamer Albatross

Olvídate de los aviones a reacción y las naves espaciales propulsadas por cohetes. El Gossamer Albatross nos remontó a los primeros días de la aviación con poco más que un ala, una hélice y una oración por que hubiera vientos favorables. Le ganó el trofeo Collier 1979 a su inventor Paul MacCready, por lograr completar el primer vuelo a tracción humana a través del Canal Inglés. (La cita lista un "reconocimiento especial" para el piloto Bryan Allen, que proporcionó la energía a pedal.)

Foto de: Jim Sugar/Corbis

NASA Voyager

El trofeo Collier de 1980 fue a la misión Voyager de la NASA por su vuelo espectacular alrededor de Saturno y el conocimiento del que nos hizo partícipe sobre ese sistema solar.

Foto de: NASA

Voyager aircraft

En 1986, un Voyager completamente diferente ganó el trofeo Collier; éste nunca salió de la atmósfera. En cambio, este avión experimental y delgado, construido de un material ligero y lleno de combustible, realizó un vuelo sin escalas alrededor del mundo que duró poquito más que nueve días. El premio fue para los pilotos Dick Rutan y Jeana Yeager, al diseñador Burt Rutan y a todo el equipo de voluntarios Voyager.

Foto de: Bettmann/Corbis

Los furtivos F-117A Nighthawk

El F-117A trajo el término "aviones furtivos" a nuestro vocabulario.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos hizo la entrega de 59 Nighthawks para uso operacional durante la década de 1980 y jubiló el avión, que tenía una velocidad de crucero máxima de alrededor de 684 mph, en 2008. El avión angular, que es muy difícil de ser detectado por un radar, ganó el trofeo Collier en 1989 para la Fuerza Aérea y su fabricante Lockheed.

Foto de: US Air Force photo

V-22 Osprey

El Collier Trophy de 1990 fue para el equipo de Bell-Boeing que desarrolló el V-22 Osprey como la primera aeronave de rotor basculante a gran escala del mundo. Los motores dan la cara hacia arriba para que el Osprey vuele como un helicóptero, y pueden girar para apuntar las hélices hacia adelante para un vuelo como un avión de ala fija. Aquí vemos a soldados de las Fuerzas Especiales del Ejército de EE.UU. saltando desde un Osprey durante un ejercicio de 2011 en Fort Carson, Colorado.

Foto de: Tech Sgt DeNoris Mickle/US Air Force

SpaceShip One

En octubre de 2004, la nave espacial propulsada por SpaceShip One de Mojave Aerospace Ventures, ganó el premio Ansari X de US$10 millones para viajes espaciales privados cuando repitió su hazaña de volar hasta el borde del espacio y regresar a la Tierra sin problemas. Este logro también le ganó el Trofeo Collier para ese año, que fue a todo el equipo de SpaceShip One, incluyendo al fundador de Mojave Aerospace, Paul Allen (quien también fue cofundador de Microsoft), el diseñador Burt Rutan y el piloto Brian Binnie, visto aquí celebrando después de su aterrizaje.

Foto de: Armando Arorizo/ZUMA/Corbis

X-47B drone

Esta aeronave no necesitó de un piloto para ganarse un Trofeo Collier. En 2013, el drone X-47B de la Marina de EE.UU. despegó sin un piloto de un carguero y, en una maniobra incluso más impresionante, aterrizó de vuelta en el carguero, algo que no había hecho antes una nave no tripulada. Aquí vemos al X-47B volando alto con el Océano Atlántico en el fondo y el carguero USS George H.W. Bush.

Foto de: US Navy photo by Erik Hildebrandt
Galerías destacadas

VIDEO

Teléfonos estúpidamente baratos que te sacarán de un apuro

Para niños, visitas de otro país o casos de emergencia, ten a mano estos celulares que cuestan unos US$50.

Productos recientes