CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cuarto hombre en la Luna

Su otra pasión, la pintura

Piloto y artista

Siempre el tema espacial

Primera exposición en 1984

Libro de memorias

Brillo acrílico

Un recuerdo único

Superficie lunar

Bota de astronauta

Errar es de humanos

Detalles valiosos

Alan L. Bean tiene la distinción de haber sido el cuarto hombre que puso un pie en la Luna, el 19 de noviembre de 1969, cuando fue el piloto del módulo lunar de la misión Apollo 12. En 1973 viajó por segunda vez al espacio como comandante del Skylab 3, misión que impuso un récord entonces al permanecer 59 días en la órbita de la Tierra. En la imagen, su pieza "Straightening our Stripes" (1985), que presenta a Neil Armstrong desplegando la bandera estadounidense en la Luna.

Texto de / Foto de The Alan Bean Gallery

Luego de concluir su carrera activa como piloto espacial, Bean permaneció en la NASA entrenando astronautas y ocupando distintos cargos en la agencia aeroespacial de Estados Unidos. Finalmente, en 1981, con 49 años de edad, dejó la NASA para dedicarse tiempo completo a su otra pasión: la de ser pintor. En la imagen, la pintura "Is Anyone Out There?" (2006).

Texto de / Foto de The Alan Bean Gallery

En la página Web que reúne sus pinturas, el otrora astronauta indica que recibió sus primeras clases de arte cuando era piloto de pruebas en Patuxent River (Maryland, EE.UU.). Bean (nacido en Texas el 15 de marzo de 1932) fue piloto de la Marina estadounidense hasta que en 1963 fue seleccionado por la NASA como parte del tercer grupo de astronautas de la agencia. En los pocos ratos libres de su entrenamiento, Bean pintaba flores y motivos abstractos además de practicar copiando obras de Cézanne y Degas. En la imagen, la obra "An American Success Story" (1987), que revela al astronauta John Young, de la misión Apollo 16.

Texto de / Foto de The Alan Bean Gallery

Alan Bean basa sus pinturas en episodios reales ocurridos en misiones espaciales, por lo que en sus obras son recurrentes los astronautas, las superficies lunares y las naves empleadas por la NASA en sus misiones. Bean comparte esta pasión por la pintura con otro astronauta, el cosmonauta soviético Aleksey Leonov, primer hombre que realizó una caminata espacial y que, ya retirado, se dedicó a pintar profesionalmente. En la imagen, la pieza "Heavenly Reflections" (1990).

Texto de / Foto de The Alan Bean Gallery

En 1984 -- cuando apenas habían transcurridos tres años de haber dejado la NASA -- Bean efectuó su primera exposición de obras de arte, en la Meredith Long Art Gallery, en Houston, Texas. El artista favorito de Alan Bean es Claude Monet. En la imagen, la pieza "Cernan And His Rover" (1993), que muestra al astronauta Eugene Cernan (Apollo 17) en la Luna.

Texto de / Foto de The Alan Bean Gallery

Además de emplear la pintura como una manera de recordar y rendir tributo a los astronautas de la NASA, Bean también publicó un libro de memorias, Apollo: An Eyewitness Account (The Greenwich Workshop Press, 1998), escrito junto a Andrew Chaikin. En la imagen, la pintura "The Hammer and the Feather" (1986), que reproduce al astronauta Dave Scott (Apollo 15).

Texto de / Foto de The Alan Bean Gallery

Las creaciones de Alan Bean están repletas de detalles y son elaboradas con mucho realismo. Todas sus obras están hechas con pintura acrílica (por su brillo y resistencia al agua). En la imagen, "Helping Hands" (1985), que lo muestra a él mismo, junto a Pete Conrad, en la Luna.

Texto de / Foto de The Alan Bean Gallery

El artista le añade textura a sus lienzos con un martillo especial que usó en la Luna en noviembre de 1969 para fijar el asta de la bandera estadounidense, entre otras actividades. Aunque se suponía que Bean debía dejar este martillo en la Luna, el astronauta lo trajo consigo a la Tierra como un recuerdo de la misión. En la imagen, la pieza "Conrad, Gordon, and Bean: The Fantasy" (1992), que recrea la misión en la que él mismo participó en 1969.

Texto de / Foto de The Alan Bean Gallery

Un rasgo distintivo de las pinturas de Alan Bean es la textura del lienzo, hecho de madera y recubierto con varias capas de pintura acrílica para crear una superficie irregular, como si de la capa lunar se tratara. En la imagen, la pieza "Apollo 11, Beginning of the Beginning" (2014).

Texto de / Foto de The Alan Bean Gallery

Bean emplea una réplica de una bota de astronauta para dejar una huella en la superficie del lienzo. Así, crea el efecto que recuerda las pisadas que dejaron los astronautas en la Luna. En la imagen, la pintura "Apollo 12 is Headed Home" (2012).

Texto de / Foto de The Alan Bean Gallery

De la misión a la Luna del Apollo 12 en 1969 se conservan pocas imágenes en movimiento de los astronautas debido a que Bean, a cargo de la cámara de TV de la misión, dirigió el lente directamente al Sol dañando el equipo de grabación. En la imagen, la obra "Apollo 17, The End of the Beginning" (2014).

Texto de / Foto de The Alan Bean Gallery

Se sabe que Bean recorta a veces minúsculos pedazos de las insignias de la NASA que usó en el Apollo 12 y los pega al lienzo en el que está trabajando. En la imagen, la obra "Apollo 13...Houston, We Have a Problem" (1995).

Texto de / Foto de The Alan Bean Gallery
Fecha de publicación:
Próxima Galerías
Entre los rostros creados por compu...
17