CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Esponja lavatrastes

Envases de plástico para tus alimentos

Tazas y platos astillados

Cerámica con mal aspecto

​Especias viejas

​Especias frescas

Especias viejas

​Hierbas

Hierbas viejas

Hierbas frescas

Artículos de alacena

Latas de conserva

Guantes agarraderos

​Colador

Electrodomésticos olvidados

Sartenes oxidados

Bolsas de plástico

Pepinillos

Colección de condimentos

Granos de café

Medicamentos viejos

Medicamentos de prescripción

Bolsas misteriosas

Utensilios viejos

Para muchos de nosotros, tirar cosas nos suena a un gran desperdicio. Pero, seamos honestos, hay varias cosas de tu cocina que necesitan irse ya. Aquí te entregamos una lista muy práctica de productos obsoletos, ladrones de espacio y algunos que hasta son peligrosos para tu salud.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Todos esos pequeños agujeros que ves en tu esponja para lavar trastes son excelentes lugares para que las bacterias se reproduzcan. Para matar estas bacterias, humedece la esponja y métela en el horno de microondas durante dos minutos. Si tu esponja se cae en pedazos o revela alimentos atrapados en su interior, es tiempo de tirarla.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Si tus envases de plástico para guardar alimentos están deformes, entonces las tapas no van a sellar correctamente. Un mal sellado provocará quemaduras por congelación, derrames y otros problemas. Es tiempo de ponerlos el basurero y comprar contenedores nuevos para tus alimentos.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

A mi también me ha pasado, es difícil decir adiós a tu taza o plato favorito, pero si está astillado tienes que desecharlo ya. Esa área rota puede cortarte el labio o los dedos. Además, si tu taza o plato es muy antiguo, la pintura puede contener plomo. No quieres pequeños copos de plomo en tu café o cereal.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Ya que mencionamos el plomo, es tiempo de revisar los viejos artículos de cerámica en tu cocina. Los platos o tazas de cerámica que tienen el esmalte corroído (como si la pintura se estuviera desprendiendo) o están cubiertos con un residuo gris polvoriento o de aspecto grisáceo ––aún después de lavarlos––, pueden tener plomo. El plomo puede filtrarse en tu comida, así que deja de usarlos lo antes posible.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Si no cocinas mucho, es muy probable que tengas en tu alacena contenedores con especias que ya vieron pasar su mejor momento. Entre más viejas sean las especias, menor sabor le darán a tus recetas. El mejor indicador de que tus especias aún sirven, es su olor. Si la especia aún huele fuerte, guárdala. Si ya no puedes oler nada, es tiempo de tirarla.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Las especias frescas son típicamente vibrantes en color y no se pegan al tarro.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Las especias viejas están descoloridas y se pegan al frasco debido a la exposición a la humedad.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

La prueba del olfato también es útil con las hierbas. Además, las que tienen colores descoloridos o grisáceos podrían ser hierbas que ya pasaron su fecha de caducidad.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Por ejemplo, las hierbas de esta imagen ya pasaron su mejor momento. El color se ve borroso, amarillento y lúgubre.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Estas hierbas, por otro lado, son frescas. Son de un verde más oscuro y el color es menos amarillento y opaco.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Y ya que estás ordenando tu bandeja de condimentos, aprovecha para revisar toda tu alacena. Aquí te dejamos una buena forma de rellenarla.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

No reutilices las tapas de las latas de conserva. Después de que se abrieron la primera vez, el sello ya no funcionará correctamente. Puedes usar las tapas en artículos que simplemente guardarás en el refrigerador, pero una vez que estén oxidadas es tiempo de tirarlas.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Esta recomendación podría ser muy obvia, pero he visto muchas personas con agarraderas rotas en sus cocinas. Eventualmente, estas personas terminan con una quemadura desagradable. ¡No seas como ellos! Compra guantes agarraderos nuevos que protejan adecuadamente tus dedos.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Si tus escurrideros de metal o mallas de freír están oxidados o rotos, tíralos. El óxido puede entrar en tu comida y, ¿de qué sirve verter algo a través de un colador que tiene un gran agujero? Solo déjalo ir.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

No importa si fue un regalo de bodas de una persona que querías mucho, o no. Cuando no has usado un electrodoméstico en un año, es tiempo de regalarlo a una beneficencia. Tú disfrutarás del espacio adicional en la cocina y alguien más disfrutará de tu donación.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Reúne todos tus sartenes oxidados y deséchalos. El óxido no es bueno para tu salud, así que diles adiós a menos que sean de hierro fundido. El hierro fundido oxidado se puede arreglar.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Que no te dé pena, todos acumulamos montones de bolsas de plástico debajo de nuestro fregadero en alguna ocasión. El problema es que esa masa de bolsas es el hogar perfecto para los insectos ... además de que se ve un desastre. Es hora de mandarlas al reciclaje o reutilizarlas.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

¿Quién no tiene un frasco de pepinillos (o algún otro alimento) en el refrigerador y que ha estado ahí desde 2010? Sin embargo, los pepinillos si tienen fecha de caducidad. Trata de encontrar la fecha de caducidad en el frasco para ver si han expirado. Si no puedes encontrarla, sigue una simple regla: si no puedes recordar cuándo lo compraste, tíralo.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Vamos a ser honestos. ¿Alguna vez haz abierto el cajón de paquetes de condimentos para tirar los más viejos? Si no, es hora de usar ese cajón para otra cosa. Si lo haces, aún así puede ser el momento de sacrificar la colección. Además, si el paquete está pegajoso, corroído o descolorido, el contenido puede haber expirado. Tíralo a la basura.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Si no eres un bebedor de café frecuente, es muy probable que tengas una lata o una bolsa de granos de café en tu alacena que lleva mucho tiempo. Después de tres a seis meses, el café se echa a perder. Si no puedes recordar desde cuándo lo tienes, prepara una taza de café. Si no tiene un olor fuerte o tiene un sabor débil, eso significa que es viejo. Deséchalo.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Mucha gente tiene un gabinete en su cocina dedicado a almacenar medicamentos. Revisa el tuyo y desecha de forma ordenada todo lo que haya expirado.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Seguramente también tienes medicamentos de receta o muy delicados. Estos medicamentos vencen rápidamente y ya no son tan efectivos, además de que pueden ser potencialmente peligrosos, según la FDA de Estados Unidos.

Cuando tires un medicamento, verifica la etiqueta para ver si hay instrucciones específicas para desecharlo. Además, elimina o quita la información personal que viene en las etiquetas. Si vives en Estados Unidos, puedes usar el sitio web del Departamento de Justicia de EEUU para buscar un lugar cercano de recolección.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Si no sabes qué es o cuánto tiempo ha estado en tu cocina, mejor no te arriesgues. Tíralo.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET

Si está roto, derretido, quemado o un poco u oxidado, déjalo ir. Serás mucho más feliz con una nueva espátula o un nuevo batidor.

Texto de / Foto de Alina Bradford/CNET
Próxima Galerías
Las mejores ofertas de Target para...
31