CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

El futuro á la Disney

Los Ángeles, 2019

Tron: dentro de la computadora

Aires de grandeza

Batman estuvo aquí

Planeta rojo

Muelle en brumas

Nueva York en esteroides

Todo está en tu imaginación

En el templo Jedi

Lo que pasa en Rouge City...

Autopista vertical

La película Tomorrowland (2015), con George Clooney, más que una adaptación literal de la sección inaugurada en el parque temático Disneylandia en 1955, se inspira más bien en el concepto del futuro que tenía el propio Walt Disney.

Para ser más precisos, en el concepto de Progress City, una ciudad que Disney planeaba construir en Florida para los empleados de Disney World y que se esperaba que albergaría a 20,000 personas.

Cineasta y visionario, Disney quería una ciudad jardín de anillos concéntricos, con vías subterráneas, para que los habitantes pudieran caminar por la superficie sin peligro. Algo parecido a lo que son hoy en día los nuevos cuarteles generales de las principales empresas de tecnología.

Texto de / Foto de Walt Disney Pictures

Si bien Los Ángeles es una ciudad real, la que muestra la película Blade Runner (1982) es pura ficción.

Primero, las grandes torres parecidas a pirámides, poco viables en una ciudad proclive a los terremotos; luego, es una urbe sobre poblada y multicultural, con sus paredes cubiertas de avisos de neón.

Los diseños futuristas pertenecen a Syd Mead, quien también trabajó en Tomorrowland y se inspiró en la obra de los arquitectos Frank Lloyd Wright y el catalán Gaudí.

Texto de / Foto de Warner Bros.

En Tron (1982) la ciudad dentro de la computadora parece surgida de un video de la banda electrónica Kraftwerk: con vectores, mucho color y estética de los 1980s, gracias al diseño de Jean Giraud, Syd Mead y Dean Mitzner. En Tron Legacy (2010), la ciudad posee un coliseo para espectáculos, autopistas y está delimitada. Su estética cambió a lo táctil y con diseños que recuerdan a los de la firma Apple (cristales y transparencias). Todo es oscuro, con una iluminación que simula el resplandor de una pantalla.

Texto de / Foto de Walt Disney Pictures

La urbe principal en la película Brazil (1985) recuerda el Londres de la postguerra, por el estilo de la arquitectura, muy de los años 1940s, pero multiplicados a la décima potencia.

Aquí todo es inmenso, para minimizar el papel del individuo. “Esta ciudad es cualquier lugar del siglo XX, en la frontera entre Los Ángeles y Belfast”, dijo el director de la película Terry Gilliam, para describir estos escenarios casi surrealistas.

Texto de / Foto de Universal Films.

Ciudad Gótica es una mezcla de Nueva York y Chicago, pero nunca fue tan barroca y desmesurada como en la película Batman (1989), dirigida por Tim Burton. Por primera vez, la megalópolis surgió como una ciudad totalmente original, amenazante, llena de estilos diferentes, creados por el diseñador de producción Anton Furst.

Texto de / Foto de Warner Bros.

En 1990 las películas todavía dependían principalmente de los decorados para recrear escenarios exóticos. En Total Recall (1990), cuando casi ha transcurrido la mitad del filme, la trama se traslada de la Tierra a una colonia en Marte, que vive en un ambiente cerrado ya que la atmósfera del planeta no es respirable. Marte, en esta producción, es un populoso pueblo minero, igual al de una villa de las películas del Oeste, pero con un estilo industrial.

Texto de / Foto de Columbia Pictures

La ciudad portuaria que aparece en The City of Lost Children (1995), de Marc Caro y Jean-Pierre Jeunet, está siempre envuelta en la niebla y el óxido. Es un laberinto de callejuelas y metal, que recuerda las historias de Julio Verne. Cerca del puerto está la plataforma donde vive el científico Krank, quien rapta a los niños del muelle para robarles los sueños. “Es un futuro retro. La estética del filme tiene mucho de Verne, pero también del laboratorio de Frankenstein”, ha dicho el director Marc Caro.

Texto de / Foto de Eurimages

The Fifth Element (1997) muestra una Nueva York totalmente irreconocible, en la que los vehículos vuelan y los edificios son como montañas. Es una ciudad totalmente influenciada por los artistas Moebius y Jean-Claude Mézières (éste último realizó el diseño de producción junto con Dan Weil).

“Las ciudades evolucionarán en el futuro, pero se construirán sobre lo que ya existe”, dijo Weil en el libro Cine digital (Océano. Barcelona, 2006)

Texto de / Foto de Sony Pictures

Considerada una película de culto, Dark City (1997) pareciera una cinta de cine negro de los 1940s. Pero a medida que avanza la historia, se revela que toda la ciudad es una creación de unos seres llamados “los ocultos”, que pueden reconfigurar las calles y espacios a placer, con el poder de su mente. Al final, se revela que la urbe está suspendida en el espacio.

Texto de / Foto de New Line Cinema

En las secuelas de Star Wars, especialmente en la ciudad de Coruscant en Star Wars Episode I: The Phantom Menace (1999), su creador, guionista y director George Lucas quiso recrear las ciudades futuristas que veían en las películas al estilo Flash Gordon de los 1930s, en la que los edificios y vehículos son estilizados, con cierto aire Art Deco. Un reto adicional: Coruscant es una ciudad planeta, la urbe se extiende por toda la urbe del lugar.

Texto de / Foto de Twentieth Century Fox

Si bien A.I. (2001), dirigida por Steven Spielberg, transcurre en la Tierra, en un futuro no tan distante, han emergido nuevas ciudades. Quizás la más original se llama Rouge City, iluminada en neón, suerte de Las Vegas pero orientada a satisfacer los deseos sexuales de la población.

Rick Carter, diseñador de producción de la película, reveló que concibió este lugar como si hubiese sido extraído de El mago de Oz.

Texto de / Foto de Warner Bros.

En la película Minority Report (2002), Steven Spielberg quiso que la tecnología fuese creíble, sin excesos, así que creó una nueva versión de la ciudad de Washington en la que los autos se desplazan en bandas magnéticas, por lo que no requieren conductores y pueden moverse en forma vertical (llamada Mag-Lev, por las palabras “levitación magnética”).

Texto de / Foto de Twentieth Century Fox
Próxima Galerías
Estos increíbles disfraces invaden...
47