CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas

Asus ZenFone AR

Sony Xperia XZ1

LG Exalt LTE

Lenovo Phab 2 Pro

ZTE Blade Spark

Kodak Ektra

Blackberry KeyOne

ZTE Max XL

Alcatel A30

ZTE Blade V8 Pro

Kyocera DuraForce Pro

Samsung Galaxy S8 Active

Red Hydrogen

Meizu Pro 7

Nokia 3310

Samsung Galaxy J3

Mírenlo bien, acérquense bien. Su estructura trasera es tan voluminosa que parece una maquinaria en vez de un simple teléfono. Claro, el Asus ZenFone AR incluye en este espacio un arsenal de tres cámaras (una sigue el movimiento, la otra la profundidad de campo y otra es una de gran calidad de 23 megapixeles) con capacidades para realidad aumentada, pero su presentación visual no es óptima. Su espalda de cuero es sobria, pero este detalle lo vuelve bastante poco pintoresco. Está a la venta desde US$600 en Amazon. 

Esta galería fue actualizada el 7 de septiembre, 2017. 

Texto de / Foto de Josh Miller/CNET

Si algo se debe admirar de la familia de los Xperia de Sony es que son fieles a sus orígenes. El tema es: cuando estas raíces son anticuadas, es difícil comprender por qué no avanzan. Como sus encarnaciones anteriores, el Sony Xperia XZ1 es cuadrado, con extremos superiores e inferiores odiosamente simétricos, y es más ancho que cualquiera de los celulares de hoy en día. Otro detalle que tal vez indigne a los amantes de los teléfonos grandes: su versión Compact apuesta por una pantalla de 4.6 pulgadas cuando en este momento están de moda las de más de 5.5 pulgadas. Su versión regular cuesta US$700 y su modelo compacto US$100 menos. 

Texto de / Foto de Andrew Hoyle/CNET

Es un teléfono de tapita, también conocido como "con forma de almeja". OK, esto era normal hace muchos años atrás. Pero ahora, con un estándar generalizado de pantallas táctiles y dimensiones esbeltas, este celular parece salido de un pasado ya casi olvidado. Su cuerpo de metal con una textura corrugada tampoco ayuda: es poco atractivo por donde se lo mire. El LG Exalt LTE es exclusivo de Verizon y cuesta US$170. 

Texto de / Foto de LG

El Phab 2 Pro de Lenovo tiene, como el Asus ZenFone AR de esta lista, capacidades de realidad aumentada con la tecnología Tango de Google. Nuestros editores lo han definido como un "juguete" para desarrolladores pero poco práctico para usos cotidianos. Y es espantoso: sus 6 pulgadas son de una enormidad detestable, es pesado, difícil de manipular con una mano, y sus biseles son extremadamente anchos. Cuesta desde US$500. 

Texto de / Foto de Sarah Tew/CNET

Su espalda no parece de la textura "normal" de un teléfono, de metal o plástico, sino un tapiz. Estos rombos con puntos interiores le brindan una apariencia geométrica que produce un falso efecto de "ruido" a la vista, como si estos elementos se estuvieran moviendo. Bajo otras circunstancias (tal vez diseñado con materiales más nobles o con mejor gusto) podría no ser tan mala idea, pero la ejecución de este estilo es muy pobre. Este teléfono cuesta sólo US$99 pero, por ese precio, puedes conseguir más lindos como el Moto E4

Texto de / Foto de ZTE

El Kodak Ektra es de una fealdad relativa. Algunos de mis colegas lo rechazan a primera vista, por su forma tan extraña que se parece más a una cámara compacta que a un teléfono, y otros lo aceptan como símbolo de la moda vintage. Sus materiales se sienten baratos y, aunque se agarra fuerte de forma horizontal, no es muy cómodo en su posición vertical. Además de su apariencia, a nuestros editores los decepcionó este teléfono por el mal desempeño de su cámara, batería y rendimiento en general. Su precio es desde US$400. 

Texto de / Foto de Patrick Holland/CNET

Con el Blackberry KeyOne sucede lo mismo que con el Kodak Ektra: es atractivo para algunos, y anticuado, para otros. Es precisamente este rasgo el que condensa la identidad de este teléfono: su estética retro, con teclado físico. Su parte superior con esquinas cuadradas también aporta una dosis vintage a un teléfono que clasificamos como feo porque se siente grueso y, aunque sus marcos sean de aluminio, su espalda es de un material rugoso que se ensucia muy fácil y queda menos elegante que comer con la boca abierta. Su precio desbloqueado es desde US$528. 

El ZTE Max XL no es grande, es gigante. Sus 6 pulgadas nos parecen una exageración, pero sobre gustos (y tamaños) no hay nada escrito. Su cuerpo es de plástico y se ve tosco, demasiado parecido a otros teléfonos de la marca china. Tanto espacio le hizo lugar a una batería igual de enorme, de 3,990mAh, a un precio que ronda los US$100. 

Texto de / Foto de Josh Miller/CNET

OK, entendemos que es un celular que cuesta menos de US$100. Sin embargo, nada justifica su frente con biseles tan grandes en un mundo que tiende al adelgazamiento de los marcos de la pantalla. Por este rango de precio, el Motorola Moto E4 ofrece mejores especificaciones, y una apariencia mucho más delicada. Lo mejor, su precio: US$100, o US$60 su versión de Amazon Prime con avisos. 

Texto de / Foto de Alcatel

Otro teléfono enorme de la línea de celulares económicos de ZTE. Lo más desagradable de este miembro de la familia Blade es su espalda: de plástico texturado, que se ve barata y se siente áspera. Por US$200, incluye una cámara doble con efectos bokeh, monocolor y blanco y negro, lector de huellas dactilares y una batería que en nuestras pruebas rindió un promedio de 14 horas. 

Texto de / Foto de Josh Miller/CNET

Los teléfonos más "resistentes" no suelen caracterizarse por su belleza, y este Kyocera DuraForce Pro no es la excepción. Será muy fuerte (resiste al polvo, agua y las temperaturas extremas), pero no es para nada bonito. Sus 5 pulgadas parecen envueltas en un armatoste de plástico demasiado grueso para ser un teléfono. Viene con tres cámaras: una frontal de 5 megapixeles, y dos traseras de 13 y 5 megapixeles (la última es un gran angular de 135 grados). Es exclusivo de AT&T a US$795. 

Texto de / Foto de Josh Miller/CNET

La versión con esteroides del Samsung Galaxy S8 es el Active, para usuarios todoterreno, gana en fortaleza, pero pierde en apariencia refinada. Si el S8 es uno de los celulares más hermosos que hemos probado, con su pantalla infinita que se extiende hacia los costados y espalda curva de vidrio, su modelo Active se "endurece" con una construcción de metal y plástico. Como el S7 Active del año pasado, pareciera un celular que viene con cubierta incorporada (en su defensa, el color militar de 2016 era incluso más feo que los tonos plateados y dorados de los de 2017). 

Texto de / Foto de Sarah Tew/CNET

El Red Hydrogen (centro), aquí comparado con el iPhone 7 Plus (izquierda) y el OnePlus 5 (derecha), luce como un grandulón futurista. Como el teléfono Asus ZenFone AR y el Kodak Ektra, hace hincapié en su cámara, y sacrifica buen gusto: parece salido de un episodio de Mr. Robot. Su diseño modular, para conectar accesorios, tampoco colabora en volver este teléfono más minimalista. Es todo lo contrario: llama la atención, se percibe como más grande que lo que es por el tamaño de sus lentes y la cantidad de detalles traseros, como una cubierta con líneas oblicuas poco refinadas. Este teléfono nuevo llegará a un precio desde US$1,200, con pantalla holográfica y doble cámara trasera. 

Texto de / Foto de Captura de pantalla por Juan Garzón/CNET en YouTube

Apreciamos la moda de la pantalla doble pero, colocada en su parte trasera debajo de una doble cámara, hace que este teléfono parezca un extraterrestre. En vez de la delicada segunda pantalla del LG V20 (colocada en un delicado extremo superior frontal), la pantalla siempre encendida trasera del Meizu Pro 7 se ve extraña. Es como un miniteléfono engendrado en el interior de un teléfono-madre, que te dice la hora y el clima. Aún no se comunicó su precio, pero la empresa dijo que saldría al mercado pronto. 

Texto de / Foto de Meizu

Los nostálgicos nos odiarán por haber incluido este teléfono, pero no se puede ser objetivo a la hora de evaluar la belleza o la fealdad: dependen de los ojos que miran. Aunque a primera vista el Nokia 3310 nos sedujo por su encanto retro, no resiste la mínima comparación con un dispositivo moderno: su pantalla es diminuta de 2.4 pulgadas, su teclado físico está en decadencia, al igual que su diseño con botones físicos amplios, espalda de plástico y forma asimétrica, que son rasgos de un pasado que creíamos haber enterrado. Cuesta US$50, pero sus especificaciones son tan pobres que te matarás de risa. Lo bueno es que su batería dura un mes. 

Texto de / Foto de Andrew Hoyle/CNET

Debe sonar como un sacrilegio tildar a un teléfono Samsung de feo, pero si recuerdan los teléfonos viejitos de esta familia carecían de un look revolucionario como el de sus sucesores. El hito lo marcó el Samsung Galaxy S6 Edge, que nuestro editor jefe Gabriel Sama describió como "una joya que recuerda los aromas de las flores, las líneas de las espadas y la simplicidad ostentosa de los templos coreanos". Pero, antes de este teléfono, los Galaxy eran bastantes comunes, y el Samsung Galaxy J3 de 2017 pertenece más a esta tradición conformista que a los dispositivos más recientes, con diseños arriesgados. El J3, aunque nuevo, transmite un aire de déjà vu, con biseles superiores e inferiores anchos. Es de descuento, a US$180, pero la versión de 2017 es incluso peor que la anterior porque incluye menos RAM, y sus cámaras son inferiores a las de sus rivales como el Moto E4

Texto de / Foto de James Martin/CNET
Actualizada:
Próxima Galerías
Celulares en oferta para este Black...
27