'La Finale'

El Bugatti Veyron es famoso por haberse ganado la corona del auto para carretera más veloz del mundo, alcanzando la impresionante velocidad de 429 kph -- una corona que le quitó al McLaren F1. Su fenomenal desempeño no dejó a un lado el lujo y el estilo, algo que lo convirtió en el auto favorito de los niños, los ingenieros de autos y los adolescentes de todo el mundo.

Después de 10 años, Veyron cierra la producción, pero no se despide sigilosamente. El último modelo ha sido bautizado como La Finale, y Bugatti nos mostró cómo nace este monstruo de millones de dólares.

Foto de: Bugatti

El comienzo

La Finale comienza con una estructura más bien modesta, producida por la fábrica de Bugatti en Molsheim, al este de Francia.

Foto de: Bugatti

Tres meses

El proceso de fabricación es completamente a mano y toma unos tres meses, pero eso es tan sólo tras varios meses de adquirir partes y fabricar aquellos componentes personalizados  (como las vestiduras o paneles de colores específicos).

Foto de: Bugatti

Componentes especiales

Debido a las altas velocidades --sin olvidar las temperaturas que alcanza el motor -- que el auto logra alcanzar, Bugatti no pudo usar los componentes típicos que encontramos en el diseño automotriz.

Utilizan soportes de fibra de carbono para sostener el motor y la transmisión, mientras que la cabina está hecha de un monocasco del mismo material.

Pernos de titanio se usan para conectar la parte de enfrente, la de en medio y la de atrás.

Foto de: Bugatti

Los paneles

Se añaden los paneles de fibra de carbono.

Bugatti fabrica sus propios paneles de fibra de carbono prensados a mano y ha desarrollado su propio método para pintar en este rojo especial a La Finale.

Foto de: Bugatti

Mucha potencia

Para alcanzar la potencia deseada, Bugatti tuvo que fusionar dos motores VR8 para crear un W16 -- con cuatro turbo cargas. Estos motores logran alcanzar los 100 kph en sólo 2.5 segundos.

Foto de: Bugatti

Los frenos

Utilizaron discos de fibra de carbono para los frenos pero son tan grandes que tuvieron que crear una suspensión especial y llantas a la medida.

Las llantas son Michelin y cuestan unos US$26,000 por un par.

Foto de: Bugatti

Las pruebas

El auto se somete a pruebas rigurosas de calidad antes de salir de la fábrica, incluyendo un tipo de monzón en el que el agua azota el carro para ver si funcionan bien los sellos a prueba de agua.

Foto de: Bugatti

Hecho a mano

Los últimos detalles son tan minuciosos que también son hechos a mano.

Foto de: Bugatti

El interior

En la imagen vemos cómo se acomodan los paneles interiores y los electrónicos. Una gran variedad de vestiduras están disponibles y Bugatti dice que se usa la piel de 16 toros para el interior de un solo Veyron.

Foto de: Bugatti

Pulido y encerado

También debe pulirse para ser entregado a su dueño sin una sola huella digital en la pintura.

Foto de: Bugatti

La firma

La insignia de 'La Finale' está bordada en los asientos de piel y también en los paneles de fibra de carbono del exterior.

Foto de: Bugatti
Galerías destacadas

VIDEO

Teléfonos estúpidamente baratos que te sacarán de un apuro

Para niños, visitas de otro país o casos de emergencia, ten a mano estos celulares que cuestan unos US$50.

Productos recientes
  • Fitbit Alta HR

    Alta HR de Fitbit: Un monitor que lee tu corazón $149.95
  • JBL E55BT

    Estos audífonos Bluetooth económicos sobresalen en desempeño y confort Precio sugerido $149.95
  • Google Android O

    ¿Android Oreo o Android 8.0? Android O promete una mejor duración de batería y más