CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Eddie Rickenbacker

Dirigible Baldwin

Wright Flyer 1909

Avión No. 1 de los Cuerpos de Señales

Avión No. 2 de los Cuerpos de Señales

El bote volador Curtiss

Primer disparo

Burgess Dunne

Curtiss JN-4

De Havilland DH-4

Kettering Aerial Torpedo

Packard-Le Père LUSAC-11

Martin MB-2

El dirigible Roma

El Boeing Y1B-9 y el P-26

Martin B-10

Boeing B-17 Flying Fortress

La tripulación del Memphis Belle

Curtiss P-40 Warhawk

Lockheed P-38 Lightning

P-51 Mustang norteamericano

Republic P-47 Thunderbolt

Douglas C-47 Skytrain y los planeadores Waco

Sikorsky R-4 Hoverfly

Martin B-26 Marauder

Un vistazo cercano del B-26C Marauder

B-24 Liberator consolidado

B-25 Mitchell norteamericano

Boeing B-29 Superfortress

Lockheed XP-80

Este año se celebran dos aniversarios de la aviación: uno de ellos es el décimo séptimo aniversario de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, creada en 1947 cuando el Presidente Harry S. Truman firmó la Ley de Seguridad Nacional. El otro es el aniversario número 110 del primer servicio militar estadounidense dedicado a volar aviones en defensa nacional: la División Aeronáutica de los Cuerpos de Señales de EE.UU., que entró en operación el 1 de agosto de 1907. Estas imágenes ofrecen un vistazo de los 40 años de la aviación entre 1907 y 1947.

En esta foto está el capitán Eddie Rickenbacker, el mejor de Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial con 26 victorias confirmadas. Rickenbacker posa de pie frente a su Spad S.XIII.

Texto de / Foto de US Air Force

Una década antes de los días de gloria de Rickenbacker, la aviación militar tenía mucho que aprender. Por ejemplo, los oficiales se preguntaban '¿podríamos conseguir algo mejor que un globo?' Una respuesta a esa pregunta fue el dirigible, aún más ligero que el aire, pero su vuelo podía ser controlado. En el verano de 1908, la División Aeronáutica adquirió un dirigible no rígido diseñado por Thomas Scott Baldwin como su primera aeronave con motor. Sería desechada en 1912.

Los precursores de la Fuerza Aérea de EE. UU. tuvieron muchos nombres, todos bajo el control del ejército estadounidense: la División Aeronáutica (1907-14) y la Sección de Aviación (1914-18) los Cuerpos de Señales; el Servicio Aéreo del Ejército (1918-26), el Cuerpo Aéreo del Ejército (1926-41) y las Fuerzas Aéreas del Ejército (1941-47).

Texto de / Foto de US Air Force

El primer avión más pesado que el aire que la División Aeronáutica compró vino de nadie menos que los hermanos Wright. Pero incluso aquellos pioneros, que acababan de realizar su monumental vuelo de 1903, tuvieron que demostrar que su máquina podía satisfacer los requisitos del Departamento de Guerra: tenía que ser capaz de permanecer en el aire durante más de una hora, llevar un pasajero por lo menos 125 millas (200 kilómetros) a una velocidad de 40 millas por hora (60 kph), ser manejable  en todas las direcciones en todo momento y aterrizar sin daños.

Aquí, Orville Wright vuela sobre Fort Myer, Virginia, el 1 de julio de 1909. El 2 de agosto de ese año, el gobierno de Estados Unidos aceptó formalmente el Wright Flyer a un precio de US$30.000 y lo designó como el avión No. 1 de los Cuerpos de Señales. 

Texto de / Foto de US Library of Congress

Una mirada mas de cerca al primer avión de los Cuerpos de Señales, estacionado en frente de un hangar en Fort Myer en 1910.

Texto de / Foto de US Air Force

En su primera década, los Cuerpos de Señales establecieron y, a menudo, reubicaron varias escuelas de aviación. Una de ellas estaba en North Island en la bahía de San Diego. Aquí, el avión No. 2 de los Cuerpos de Señales (un modelo Curtiss D) y su piloto, el teniente L. Gooder Jr., inician el aterrizaje en la estación de aviación en North Island en febrero de 1913.

Texto de / Foto de US Air Force

En North Island en la Bahía de San Diego, los pilotos podían aprender a realizar aterrizajes y despegues tanto en agua como en tierra. Botes voladores, como este de Curtiss, fueron un furor durante los primeros años de la aviación.

Texto de / Foto de US Air Force

En los primeros años de la aviación propulsada, los pilotos no se sentaban dentro del avión sino sobre, al aire libre. Y todo era un experimento, un "primero de" algo. Aquí, un oficial del ejército muestra cómo, el 20 de agosto de 1910, hizo el primer disparo desde un avión, apuntando un rifle a un objetivo de 3 x 5 pies (1 x 1,5 metros) desde una altitud de 100 pies (30 metros), según el Museo Nacional de La Fuerza Aérea de Estados Unidos. El piloto aquí es de la compañía Curtiss Aircraft, lo que sugiere que se trata de un avión Curtiss.

Texto de / Foto de US Air Force

Esta es una rareza: el avión de Burgess Dunne. El ejército recibió el biplano sin cola y ala en flecha en diciembre de 1914 como el avión número 36 del los Cuerpos de Señales.

Texto de / Foto de US Air Force

El Curtiss JN-4 Jenny sirvió como el avión de entrenamiento de vuelo primario para los Cuerpos de Señales durante la Primera Guerra Mundial. El modelo JN-4D del biplano de dos asientos tenía un motor de 90 caballos de fuerza y volaba a una velocidad máxima de 90 mph (145 kph). Curtiss Aeroplane y Motor Company entregaron más de 6,000 de estos aviones al ejército, la mayor parte de la variante 4D.

Texto de / Foto de US Air Force

Cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial en 1917, tenía sólo 132 aviones y todos eran obsoletos, según el Museo Nacional de la Fuerza Aérea de EE.UU. Tres empresas estadounidenses comenzaron a fabricar aviones basados en el diseño de una aeronave británica de dos asientos, la De Havilland DH-4, y equipada con el motor de 12 cilindros y 410 caballos de fuerza "Liberty", fabricado en EE.UU. Utilizados principalmente para el bombardeo diurno y la observación, estos "aviones de la libertad" fueron los únicos de fabricación estadounidense que estuvieron en combate durante la Gran Guerra.

Texto de / Foto de US Air Force

Pensamos en los aviones no tripulados como una invención moderna, incluso un poco futurista, pero ya se experimentaba con ese tipo de maquinaria, incluso hace un siglo. Este es el torpedo aéreo Kettering, que usaba la electrónica de esa época (y controles neumáticos) para volar una ruta preestablecida hacia su objetivo. En el momento adecuado, las alas se desprendían, y el torpedo caería al suelo con todo su explosivo contenido. Se fabricaron algunas decenas de estas aeronaves  entre 1917 y 1918, pero ninguna fue enviada a combate.

Texto de / Foto de US Air Force

Después de la guerra, los pilotos en todas partes desafiaron los límites de vuelo en altitud, velocidad, resistencia, en todos los sentidos. El teniente de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Rudolph Schroeder, estableció récords de altitud en 1919 y 1920 volando este avión, el Packard-Le Père LUSAC-11. En uno de esos vuelos en 1920, en el que alcanzó un récord de 33,114 pies (10,093 metros) Schroeder se desmayó (la temperatura en la cabina abierta llega a menos 63 grados Fahrenheit, casi 53 grados centígrados bajo cero) y se hundió casi hasta el suelo antes de recuperar la conciencia. Incluso con los ojos afectados por la intensa helada a esa altura, fue capaz de aterrizar en McCook Field, Ohio.

Texto de / Foto de US Air Force

El bombardero MB-2 de Martin (a la derecha) se unió al Servicio Aéreo del Ejército en 1920 y voló como el principal bombardero multimotor durante la década de paz que siguió. Con una tripulación de cuatro hombres, podía transportar hasta 3,000 libras de carga explosiva y entre 1922 y 1923 se utilizaron aviones MB-2 para demostrar que los buques de guerra eran vulnerables a los bombardeos aéreos. Debido a su enorme tamaño (para esa época), sus diseñadores le dieron alas plegables. A la izquierda hay un avión Verville-Sperry M-1 Messenger.

Texto de / Foto de US Air Force

Los dirigibles nunca llegaron a ser muy útiles como un arma de guerra, pero en los primeros años de la aviación militar, nadie sabía que ese sería el caso. Aquí se ve el Roma en noviembre de 1921 durante su primer vuelo en Estados Unidos en un campo de Langley, Virginia. Tres meses después, el Servicio Aéreo del Ejército volvió a volar el dirigible de 410 pies de largo (124 meteros), esta vez con motores más potentes. Un corto en los cables de alto voltaje encendió el gas del hidrógeno y 34 personas murieron.

Texto de / Foto de US Air Force

La era del biplano significó aviones construidos en gran parte con marcos de madera y cubiertas de tela, así como con pares de alas superiores e inferiores. En la década de de los años 30, la fabricación de aviones empezó a cambiar hacia los monoplanos y el metal. En la foto aparecen dos de los diseños más antiguos con los que trabajó el Cuerpo Aéreo, tanto de Boeing como de los primeros que volaron a principios de los años treinta. El más grande es el Y1B-9, un bombardero, de los cuales sólo siete fueron fabricados, y el más pequeño es el P-26 Peashooter, una aeronave de combate que sirvió aproximadamente hasta que EE.UU. se unió al frente de batalla de la Segunda Guerra Mundial.

Texto de / Foto de US Air Force

Al igual que muchos otros aviones, el Martin B-10 puede proclamar ser el primero en una categoría específica. Así lo describe el Museo Nacional de la Fuerza Aérea de Estados Unidos: "el primer bombardero monoplano totalmente metálico producido para el Cuerpo Aéreo del Ejército de Estados Unidos en cantidad". El avión bimotor entró en servicio con el Cuerpo Aéreo en 1934, pero a finales de los años 30 empezó a ser reemplazado por nuevos diseños.

Texto de / Foto de US Air Force

El bombardero Boeing B-17 Flying Fortress infligió mucho daño a objetivos industriales alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Entró en servicio en 1938 y para cuando la guerra terminó, Boeing había fabricado casi 13.000 unidades. El B-17F que se ve en vuelo aquí es el Memphis Belle, que ganó fama por sobrevivir 25 misiones de bombardeo en seis meses y por su posterior campaña para elevar la moral de las tropas en EE.UU. en 1943, seguido por un documental en 1944 por el famoso director William Wyler.

Texto de / Foto de US Air Force

La tripulación del Memphis Belle posa para una foto después de completar su misión número 25 en mayo de 1943.

Texto de / Foto de US Air Force

Un Curtiss P-40 Warhawk de los Flying Tigers es sometido a reparaciones en Kunming, China. Los Flying Tigers eran un grupo de voluntarios del Cuerpo Aéreo del Ejército, así como de la Marina y el Cuerpo de Infantería que sirvió en China y vio por primera vez batalla dos semanas después de Pearl Harbor. Durante sus primeros seis meses más o menos, el grupo fue oficialmente parte de la Fuerza Aérea de China, luego fue disuelto, y los que sirvieron posteriormente se convirtieron en parte de la Fuerza Aérea 14 de Estados Unidos.

Texto de / Foto de US Air Force

Este avión distintivo es el P-38 Lightning. El primer prototipo voló en 1939, y para el final de la Segunda Guerra Mundial, Lockheed había fabricado más de 10.000 unidades. El P-38 era el combatiente estándar de las Fuerza Aérea del ejército en el teatro del Pacífico.

Texto de / Foto de US Air Force

El elegante Mustang P-51 estuvo en acción durante los últimos dos años de la Segunda Guerra Mundial. Uno de sus papeles principales era escoltar a los bombarderos en incursiones sobre Alemania. Algunos Mustangs también volaron en la Guerra de Corea unos años más tarde, incluso cuando los jet de combate se estaban convirtiendo en la norma.

Texto de / Foto de US Air Force

El cazabombardero Republic P-47 Thunderbolt tenía una reputación de solidez y durabilidad. Voló su primera misión de combate en abril de 1943 y, al final de la guerra, más de 15,000 unidades habían sido fabricadas, más que cualquier otro avión de combate estadounidense.

Texto de / Foto de US Air Force

Durante la Segunda Guerra Mundial, los planeadores eran aviones unidireccionales. Remolcados en vuelo a una zona de asalto, se soltaban y dejaban planear solos hasta aterrizar con su carga de 13 soldados de infantería o un Jeep o un camión de un cuarto de tonelada. El planeador más común de la guerra fue el Waco CG-4A Hadrian. Aquí vemos a un par de planeadores Waco en junio de 1944 durante la invasión de Normandía, todavía atado al avión Douglas C-47 Skytrain que lo llevó allí. Derivado del diseño del avión comercial DC-3 y conocido como el "Gooney Bird", el C-47 también sirvió como un avión de transporte de tropas y carga durante la Segunda Guerra Mundial, y continuó desempeñando varios papeles a través de los años 50, durante la Guerra de Vietnam y más adelante.

Texto de / Foto de US Air Force

Pasaron varias décadas después de que los primeros aviones despegaran antes de que alguien resolviera realmente el problema del despegue vertical. Los helicópteros se convirtieron en una realidad para las Fuerzas Aéreas del Ejército de Estados Unidos en 1943 con el Sikorsky R-4 Hoverfly, el primer helicóptero de producción del mundo. Éste está en el Museo Nacional de la Fuerza Aérea de EEUU.

Texto de / Foto de US Air Force

Bombarderos en acción sobre Europa. Estos son Martin B-26 Marauders.

Texto de / Foto de US Air Force

Este primer plano de un B-26C Marauder en vuelo muestra al operador del bombardero en la nariz, al parecer, disfrutando de un cigarrillo. En la cabina de arriba están el piloto y el copiloto, y detrás de ellos el navegador o el operador de radio.

Texto de / Foto de US Air Force

Algunos B-24 Liberators realizan un ronda de bombardeo. Al parecer, el bombardero no era muy querido por sus tripulaciones debido a su gran peso y la fragilidad de sus alas.

Texto de / Foto de US Air Force

El B-25 Mitchell norteamericano voló durante la Segunda Guerra Mundial para las Fuerzas Aéreas del Ejército, el más famoso en las incursiones Doolittle en Tokio en abril de 1942. Aquí, un B-25 gana altura después de bombardear un destructor japonés en abril de 1945.

Texto de / Foto de US Air Force

El B-29 Superfortress fue el avión más grande en servir en las Fuerzas Aéreas del Ejército durante la Segunda Guerra Mundial, y sus avances tecnológicos -incluyendo una cabina presurizada y el control remoto de las torrecillas de las ametralladoras- apuntaban hacia los aviones militares de hoy. Fueron los aviones B-29 los que lanzaron las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. El bombardero continuó sirviendo durante los años 50.

Texto de / Foto de US Air Force

En junio de 1943, el ejército aprobó una oferta de Lockheed de fabricar algo radical en su Programa de Desarrollo Avanzado, conocido como Skunk Works: un prototipo de un avión de combate. El avión que resultó de ese acuerdo fue el Lockheed XP-80, visto aquí, terminado en 143 días. El XP-80 haría su primer vuelo el 8 de enero de 1944. Y aunque los aviones de propulsión (jet) nunca se convirtieron en un factor determinante durante las confrontaciones aéreas de la Segunda Guerra Mundial, una nueva era estaba por venir.

Texto de / Foto de US Air Force
Fecha de publicación:
Próxima Galerías
Aibo, CLOi y Sophia: Conoce los rob...
15