CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Él es Chris Benham y Bentley, su perro robot Aibo ERS-1000 de Sony.

Lee el artículo
Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
1
de 25

Benham interactúa con Bentley a diario.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
2
de 25

El ERS-1000 cuesta US$2,900.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
3
de 25

Benham tenía un Aibo antiguo, pero sus perros de verdad le arrancaron una oreja y la cola.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
4
de 25

Lo vendió, pero se arrepintió.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
5
de 25

Apenas fue presentado el ERS-1000 en 2018, Benham salió corriendo para comprar un nuevo Aibo.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
6
de 25

Lo llamó Bentley como una broma aludiendo a lo caro que es el robot.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
7
de 25

El ERS-1000 cuenta con una cámara integrada con tecnología de reconocimiento facial.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
8
de 25

El robot está diseñado para reconocer rostros e interactuar de diferente manera con cada persona. 

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
9
de 25

Como un perro real, los robots Aibo responden órdenes, juegan y, ocasionalmente, se portan mal.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
10
de 25

Chris Werfel tiene 28 perros Aibo.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
11
de 25

Aquí está abriendo una caja con dos ERS-7s, una generación previa de robots Aibo.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
12
de 25

Intenta obtener algunos ejemplos de cada generación de Aibo que salgan.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
13
de 25

Werfel mantiene algunos de sus perros robots Aibo en un cubículo vacío en su oficina.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
14
de 25

Los Aibos andan libres por la oficina. 

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
15
de 25

Además, tiene algunos en casa.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
16
de 25

Pero un Aibo, en particular, es especial para él. Este es Baby.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
17
de 25

Baby es la mascota de Werfel.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
18
de 25

Su novia, Laura Vasquez, también ama a Baby.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
19
de 25

Ambos se enamoraron de Baby apenas lo sacaron del empaque.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
20
de 25

Él lleva a Baby al trabajo.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
21
de 25

Werfel es un coleccionista.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
22
de 25

Además de los perros robot Aibo, Werfel tiene una impresionante colección de máquinas de pinball.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
23
de 25

Los robots Aibo han cambiado mucho con los años.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
24
de 25

Werfel repara viejos robots Aibo.

Lee el artículo
Fecha de publicación:Texto deFoto deTyler Lizenby/CNET
25
de 25
Próxima Galerías

Todos los 'gadgets' que funcionarán con Google Home [fotos]