CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Neil Armstrong dibujó su línea

La bandera seguramente ya no está

La primera comida consumida en la Luna fue una hostia de comunión

El Apollo 11 dejó medallones para honrar a los cosmonautas rusos

El módulo lunar casi no pudo alunizar

Las primeras palabras que se dijeron en la Luna

La misión fue un poco olorosa

Un bolígrafo salvó la misión

Trámites burocráticos

Planes alternativos

La Luna apesta

Cuando Neil Armstrong dio el primer paso sobre la superficie de la Luna, había preparado algo que decir y se equivocó. Dijo "Un pequeño paso para el hombre". Pero en realidad se suponía que tenía que decir: "Un pequeño paso para un hombre, un paso gigante para la humanidad".

Texto de / Foto de NASA

Algunas imágenes famosas muestran a Neil Armstrong y Buzz Aldrin parados junto a la bandera estadounidense, la primera bandera que se plantó en la Luna. Pero la bandera ya no está.

Cuando los astronautas dejaban la Luna, Buzz Aldrin vio que la bandera caía por culpa de los propulsores del módulo. Debe haberse desintegrado desde entonces por las duras condiciones de la Luna.

Texto de / Foto de NASA

Unos minutos después de que Buzz Aldrin, Neil Armstrong y Michael Collins alunizaran, enviaron un mensaje pidiendo un minuto de silencio. Durante ese tiempo, Aldrin, presbítero en su iglesia municipal, ofició una pequeña ceremonia de comunión.

En sus propias palabras: "Comí la pequeña hostia y bebí el vino. Di las gracias por la inteligencia y el espíritu que había llevado a dos jóvenes pilotos al mar de la Tranquilidad. Fue interesante pensar que el primer líquido que se sirvió en la Luna y la primera comida que se consumió fueron elementos de la comunión".

Texto de / Foto de NASA

Además de la bandera estadounidense, la misión del Apollo 11 dejó en la Luna algunos objetos. Entre ellos había medallones honrando a los cosmonautas rusos Yuri Gagarin, el primer hombre en la Luna, y Vladimir Komarov. Ambos habían muerto trágicamente. La muerte de Komarov es especialmente sorprendente. Dicen que sabía que probablemente iba a morir en la misión de 1967 para poner un hombre en la órbita de la Tierra. No se echó atrás, porque Gagarin era su sustituto y no quería que Gagarin muriera.

Texto de / Foto de Universal Images Group

Cuando estaba intentando alunizar el módulo lunar de Apollo (también conocido como Eagle), el piloto Neil Armstrong tuvo que ser muy rápido. No había podido alunizar sobre la zona destinada para ello y se aproximaban a un cráter. Pilotó más lejos y descendió a la superficie de la Luna a unas cuatro millas de la zona destinada originalmente para alunizar y con menos del equivalente a un minuto de combustible.

Texto de / Foto de NASA

"Eagle ha alunizado" ("The Eagle has landed"). La frase es famosa pero no se dijeron muchas palabras en la superficie de la Luna. Según la transcripción de la misión, las primeras palabras fueron "luz de contacto" ("contact light"). Las dijo Buzz Aldrin cuando el módulo lunar tocó la superficie de la Luna. Después de eso hubo una breve lista de verificación y entonces se dijo la frase famosa.

Texto de / Foto de Captura de pantalla por Michelle Starr/CNET

Los tres astronautas estuvieron en un espacio muy pequeño durante los ocho días de la misión. Lo cual ya hubiera sido duro de por sí, pero el agua lo hizo aún peor.

"El agua para beber estaba llena de burbujas de hidrógeno", escribió Michael Collins en sus memorias de 2001. "Las burbujas provocaban flatulencias que acabaron resultando en un aroma duradero y no demasiado sutil que me recuerda a una mezcla de perro mojado y gas metano".

Texto de / Foto de NASA

Todos los astronautas llevaban bolígrafos Duro. De no ser por ellos no hubieran vuelto a casa. En el apretado ambiente en el que convivían los astronautas, alguien rompió el interruptor del circuito que activaba el motor de ascensión. Pero Aldrin tuvo una idea.

"Como que era eléctrico, decidí no poner el dedo o usar nada metálico", escribió en sus memorias de 2016, No Dream is Too High.

"Tenía un bolígrafo de tipo rotulador en el bolsillo del hombro que podría ayudarme. Aumenté el contador de cuenta atrás un par de horas por si no funcionaba, inserté el bolígrafo en la pequeña apertura donde debería haber estado el interruptor del circuito y lo empujé. Y aguantó. Podríamos salir de la Luna".

Texto de / Foto de Smithsonian National Air and Space Museum

En su retorno a la Tierra los tres astronautas volvieron por Hawai. A su llegada, tuvieron que ser procesados como cualquier otro viajero, rellenando incluso los formularios de la aduana. En el apartado de lugar donde habían estado escribieron simplemente "Luna" y declararon el "polvo lunar" y las "piedras lunares" que estaban trayendo a América.

Texto de / Foto de Buzz Aldrin

Las primas para un seguro de vida que cubriera un viaje a la Luna estaban fuera del alcance de Armstrong, Aldrin y Collins. Como medida preventiva para proteger a sus seres queridos en caso de que no volvieran, los astronautas firmaron centenares de postales. Si no volvían, sus familias podrían vender las firmas. Las postales aún se pueden encontrar en subastas por miles de dólares.

El presidente Richard Nixon tenía un discurso de emergencia en caso de que la misión fracasara. Se puede leer aquí.

Texto de / Foto de Live Auctioneers

Cuando Armstrong y Aldrin volvieron a entrar en Eagle después de pasear por la Luna, pudieron oler el polvo lunar de sus trajes espaciales. En sus memorias de 2009, Magnificent Desolation, Aldrin lo describió como un "olor metálico intenso, parecido a la pólvora o el olor que queda en el aire después de que explote un petardo". Armstrong lo describió en el libro de 2001 Tracking Apollo to the Moon, como "ceniza húmeda en una chimenea".

Texto de / Foto de NASA
Fecha de publicación:
Próxima Galerías
Aibo, CLOi y Sophia: Conoce los rob...
15