5 trucos para sacarle todo el provecho a tu pulsera de actividad

Te contamos cómo conseguir que tu nueva pulsera de actividad te funcione realmente.

misfit-watch-fitness-tracker-2883.jpg

Tengo malas noticias. Sólo por llevar puesta una pulsera de actividad, no vas a perder peso.

Además de cuando te levantas para moverte y caminar, las pulseras de actividad funcionan cuando decides cuáles son tus objetivos personales.

Te damos algunos trucos para hacer que ese Fitbit, Jawbone o Apple Watch te funcionen y, con un poco de suerte, pasen seis meses antes de que acaben en un cajón agarrando polvo.

Completa tu perfil

Cuando instalas el app de tu pulsera de actividad o tracker, te pregunta acerca de tu salud y cuerpo. La pulsera necesita la información básica -- tu edad, sexo, estatura y peso -- para poder mejorar su precisión a la hora de determinar cosas como la longitud de una zancada o las calorías quemadas.

Las pulseras de actividad estiman las calorías que has quemado usando tu estatura, peso y nivel de actividad para determinar tu metabolismo basal (BMR, por sus siglas en inglés). Este número determina cuántas calorías quemas simplemente por estar vivo y hacer cosas básicas en un día normal. La pulsera toma tu BMR estimado y le añade las calorías que hayas quemado caminando para determinar el total en un día.

Si te saltas el paso de añadir tu información básica de forma precisa, tu recuento de calorías puede verse afectado. Ingresa esta información y asegúrate de actualizar tu peso a medida que cambie.

Calibra

Completar tu perfil es el primer paso, pero para obtener información todavía más precisa tienes que meterte en la configuración de tu tracker y calibrar cosas específicas (como decir cuál es tu mano dominante con el Fitbit Flex, por ejemplo). La mayoría de pulseras de actividad y relojes inteligentes ofrecen cierto grado de calibración. Aquí puedes encontrar más información sobre cómo calibrar algunos de los trackers más populares:

Llévala en tu muñeca no dominante

La mayoría de la gente lleva el reloj en la muñeca no dominante. Tu pulsera de actividad es como un reloj (y, en algunos casos, es un reloj) y debería llevarse en tu muñeca no dominante. Eso significa la izquierda si eres diestro y la derecha si eres zurdo.

El motivo: mueves mucho tu mano dominante a lo largo del día y esto puede acabar resultando en un número de "pasos" excesivamente alto. Algunos trackers, como los Fitbit, te permiten determinar en qué muñeca llevas la pulsera y cuál de tus dos manos es la dominante. Pero la mayoría no lo permiten, así que mejor que lleves la pulsera de actividad en tu mano no dominante.

Conecta con otros apps

Tu pulsera de actividad tiene su propio app pero seguramente no es el único app con el que pueda sincronizarse. Hay muchos apps y servicios para llevar una vida más saludable, como MyFitnessPal para hacer seguimiento a la comida que consumes y contar calorías, MapMyRun para seguir tus sesiones de ejercicio y MedHelp para monitorizar el sueño. Muchos de estos servicios, además, probablemente podrán sincronizarse con los datos de tu pulsera de actividad.

Recuerda que sólo es una herramienta

Ya sabes que llevar una pulsera de actividad las 24 horas del día no va a ayudarte mágicamente a ponerte en forma y perder peso. E incluso si has personalizado tu tracker y lo has calibrado según tus especificaciones físicas, los datos que te da -- sobre todo los referentes a gasto energético (calorías quemadas) -- no son necesariamente precisos por completo, según un estudio del año pasado encargado por el Consejo Estadounidense para el Ejercicio (ACE, por sus siglas en inglés).

Tu pulsera de actividad puede ser una herramienta muy útil en tu camino para llevar una vida más saludable pero sólo es una herramienta más. No cometas el error de pensar que llevar puesto tu tracker sustituirá cosas como hacer ejercicio o comer bien.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO