CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Dispositivos de almacenamiento

Tres métodos fáciles de respaldar tus archivos

Sabes bien que debes respaldar todos los documentos y fotos que tienes en tu computadora. Pero, ¿por dónde empezar? Aquí te decimos cómo proteger tu existencia digital.

Respaldar tus archivos importantes es crucial porque minimiza el riesgo de que pierdas tus documentos de impuestos, las fotos de tus hijos y tus tareas escolares en caso de un robo, incendio o fallo del disco duro.

Respaldar tus archivos y fotos no es difícil, pero como hay varias formas de hacerlo, el comienzo puede resultar un tanto complicado. Esta guía te ofrece información básica sobre las diferentes opciones que tienes para respaldar tus archivos y consejos para que no te resulte muy difícil.

La importancia de los respaldos múltiples

Antes de explicar en detalle las diferentes formas de respaldar tus archivos, quiero mencionar los respaldos múltiples. La mejor manera de asegurar que no pierdas documentos y fotos importantes es no depender de un solo método.

Asegúrate de almacenar copias de archivos y fotos en tu computadora y en dos o más de los métodos descritos más abajo. Incluso puedes mantener copias en una segunda computadora si es posible. Mientras más respaldos tengas, mejor, pero dos o tres deben ser suficientes para la mayoría de las personas.

Debes acostumbrarte a respaldar tus archivos de manera regular, cada semana, mes, o cuando recibas documentos y fotos importantes. Además, debes saber que las soluciones de almacenamiento físico, como los discos duros externos y unidades portátiles de memoria que describo más adelante, pueden fallar con el tiempo. Así que necesitarás reemplazarlas después de varios años para asegurar su funcionamiento.

Los discos duros externos son de muchos tamaños y estilos. Josh Miller/CNET

Método No. 1: disco duro externo

¿Qué es?

Un disco duro externo es similar al que tienes dentro de tu computadora, donde puedes almacenar cualquier tipo de archivo. Muchos son pequeños y portátiles, que puedes guardar en el cajón del escritorio o llevarlo contigo. Otros son más grandes y los diseñan para tenerlos junto a tu computadora encima del escritorio.

¿Cómo funciona?

Los discos duros se conectan a la computadora para ofrecer espacio adicional de almacenamiento, por lo general a través de un cable USB. Una vez conectado puedes arrastrar y soltar o copiar los archivos que quieras del disco duro de tu computadora al de respaldo. Una vez sincronizados, esos archivos sobreviven perfectamente lejos de tu computadora y ofrecen protección en caso que te la roben o se dañe.

Riesgos potenciales

Los discos duros pueden fallar en cualquier momento, por numerosas razones diferentes. Es posible que un día conectes tu disco portátil y no funcione, lo que significa que no tendrás acceso a los archivos. Es muy poco común que los discos relativamente nuevos se estropeen completamente, y la mayoría dura años antes de tener que reemplazarlos, pero debes tener en cuenta que es una posibilidad.

¿Qué debo comprar?

Los discos duros externos vienen en muchos tamaños y capacidades. Si sólo tienes unos cuantos archivos y fotos que respaldar, un disco de 500GB o 1TB, que cuesta entre US$50 y US$100, es más que suficiente. Una unidad de 1TB puede almacenar varios cientos de miles de fotos tomadas con una cámara de 8 megapixeles, dependiendo del tamaño del archivo, o varios miles de documentos. Si tienes más archivos que respaldar, hay modelos de 2TB y más que comienzan en unos US$100.

Algunos discos duros externos tienen cubiertas a prueba de golpes, agua y fuego, y valen la pena si te preocupa que circunstancias imprevistas dañen la unidad.

Las memorias flash se conectan a tu computadora y ofrecen espacio de almacenamiento portátil. Sarah Tew/CNET

Método No. 2: memoria flash

¿Qué es?

Las memorias flash son pequeñas unidades de memoria. Vienen en una amplia variedad de diseños, desde pequeños rectángulos hasta en forma de personajes conocidos que pueden colgarse del llavero. Este método es muy similar al primero, pero usa la llamada memoria flash (una unidad que puede borrarse y volverse a usar).

¿Cómo funciona?

La memoria flash se conecta a tu computadora por el puerto USB, y entonces puedes copiar o arrastrar y soltar archivos en ella para su almacenamiento. Una vez que se desconecta, los archivos quedan almacenados allí hasta que los borres.

Riesgos potenciales

Las memorias flash pueden fallar con el tiempo o corromperse, lo que las hace inservibles. Si algo así ocurre, no tendrás acceso a esos archivos. Es poco probable que una memoria flash moderna falle así, pero puede suceder.

¿Qué debo comprar?

Las memorias flash son más pequeñas que los discos duros externos, y por ello ofrecen menos espacio de almacenamiento. Las más grandes ofrecen por lo general 256GB de espacio, suficiente para un par de miles de documentos o fotos, en dependencia del tamaño de los archivos. Funcionan mejor para personas con pocos archivos que almacenar y son especialmente convenientes para que los estudiantes respalden sus deberes escolares.

Estas unidades varían en precio de unos pocos dólares hasta más de US$100, así que debes escoger la que pienses que funciona mejor para tus necesidades y preferencias de estilo.

El almacenamiento en la nube mantiene tus archivos respaldados en un servidor lejos de tu casa u oficina. Nicole Cozma/CNET

Método No. 3: almacenamiento en la nube

¿Qué es?

El almacenamiento en la nube es un sistema en que mueves los archivos de tu computadora a un servidor en un centro de datos, lejos de la casa y la oficina. Las compañías de almacenamiento en la nube usan esos servidores para ofrecer cierta cantidad de espacio que puedes alquilar para almacenar tus archivos.

¿Cómo funciona?

Una vez que te inscribes a un servicio de almacenamiento en la nube, puedes subir tus archivos con una aplicación de escritorio o mediante la página de Internet de la empresa. Con una conexión de Internet puedes ver, modificar y borrar los archivos de tu cuenta en cualquier momento, desde cualquier computadora o dispositivo móvil. También puedes descargar esos archivos a tu computadora cuando lo desees.

Riesgos potenciales

Aunque el almacenamiento en la nube es una excelente opción de respaldo, hay varios riesgos. Estos servicios pueden ser hackeados, de hecho ya ha sucedido, más recientemente en el 2014, cuando un ataque informático al servicio iCloud de Apple expuso fotos de varias celebridades.

Otro riesgo es que la compañía deje de operar, lo que sucedió con el pequeño servicio Firedrive. Si esto sucede, no tendrás acceso a ninguno de los archivos que has almacenado en la nube.

Otras desventajas son que los archivos demoren mucho tiempo en subir al servicio, lo que a su vez reduce el ancho de banda de tu conexión. Además, sin una conexión de Internet no tendrás acceso a ninguno de esos archivos.

¿Qué debo comprar?

El almacenamiento en la nube es barato y muchas compañías ofrece espacios pequeños de forma gratuita. Por una cuota mensual, que generalmente comienza en US$10, alquilas espacio adicional. El almacenamiento en la nube es una excelente opción para cualquiera que desee respaldar fotos, puesto que muchas empresas tienen aplicaciones móviles que suben automáticamente las imágenes y videos que tomas con un teléfono o tableta, inmediatamente después de tomarlas.

Para ayudarte a escoger un servicio de almacenamiento en la nube, no dejes de leer ¿Cuál es el mejor servicio de la nube para ti? para conocer las opciones más populares.

El almacenamiento conectado en red ofrece un servicio avanzado de respaldo para tus documentos importantes. Dong Ngo/CNET

Opciones avanzadas

Los métodos de almacenamiento mencionados hasta ahora son excelentes para cualquiera, puesto que son fáciles de usar y por lo general baratos. Pero si necesitas una opción avanzada, está la tecnología de almacenamiento conectado en red (NAS, por sus siglas en inglés).

Programas como CrashPlan y Carbonite respaldan continuamente carpetas completas en tu disco duro, en vez de sólo unos cuantos archivos que escojas. Esas aplicaciones también pueden respaldar tu disco duro entero, si es lo que necesitas. Además, existen herramientas que toman una imagen de tu máquina, una copia de todos tus archivos y configuración en un momento dado, que puedes usar en caso que tu computadora falle o pierdas muchos archivos por alguna razón. En las Mac, el programa incorporado Time Machine realiza esta función, mientras que Windows tiene su propia herramienta de respaldo por imagen.

En Internet se ofrece un tipo más robusto de almacenamiento, el NAS. Un servidor NAS es esencialmente uno o más discos duros conectados a tu computadora por Internet. Es como tener una nube particular. Estos servicios pueden ser caros y complicados de configurar, pero para necesidades serias, valen la pena.