Siete propósitos tecnológicos de año nuevo

Te presentamos formas rápidas y sencillas de trabajar con la tecnología de manera más inteligente y sencilla en 2017.

resolutions.jpg
mt 23

Los propósitos de año nuevo suelen cubrir lo básico: alimentarte mejor, hacer más ejercicio, tal vez aprender una nueva destreza o eliminar algún mal hábito.

¿Pero qué otras áreas de tu vida podrían beneficiarse de uno que otro, digamos, arreglito? Estoy hablando del ramo tecnológico: computadoras, teléfonos, datos, seguridad, compras en líneas y demás. ¿No crees que ya es hora de proponerte hacer algunas mejoras en dichos departamentos?

El año nuevo está a la vuelta de la esquina, así que echemos un vistazo a algunos cambios específicos en el apartado tecnológico que puedes comenzar a hacer cuando el calendario marque el 1 de enero.

1. Bórrate de listas de correo basura

Rick Broida/CNET

Si te pareces un poco a mí, entonces sueles pasar un rato cada día borrando el correo basura de tu bandeja de entrada. Tal vez se trata de esos newsletters a los que te suscribiste y que ya no lees, tal vez es ese torrente constante de promociones de las tiendas donde sueles comprar. Independientemente de cuál sea el caso, están atascando tu bandeja y haciéndote perder el tiempo.

Este es el plan: cada día, bórrate de cinco listas (sin incluir, desde luego, la de CNET en Español). Así de simple: sólo cinco. Asumiendo que puedes encontrar fácilmente el enlace para borrarte (en inglés, unsubscribe), que casi siempre está incluido en la letra pequeña casi al final del mensaje, el proceso no debería tomarte más de 30 segundos por mensaje. (Si eres usuario de iOS, esto debería tomarte más bien unos tres segundos).

Haz esto por una semana, o tal vez dos o tres si tu lista de correo basura es realmente larga. Una vez que hayas eliminado estas fuentes de contenido inservible de tu bandeja de entrada, pasarás menos tiempo borrando mensajes, ya que habrá mucho menos qué borrar.

2. Organiza tus fotos

Lo sabes. Ha llegado la hora. Tu acervo fotográfico está fuera de control; esa colección de viejas fotos impresas e imágenes digitales que has ido acumulando por años, o incluso décadas, y que está almacenada en incontables álbumes, discos duros, dispositivos móviles y servicios en línea.

Este va a ser un maratón, no una carrera de velocidad. Comienza desarrollando un plan, decidiendo dónde quieres almacenar todo al final. Mientras más pronto comiences a colocar todo en el mismo lugar, más fácil será organizarlo.

google-photoscan-2.jpg
Matt Elliott/CNET

Amazon, por ejemplo, ofrece a los subscriptores de su servicio Prime almacenamiento para fotos ilimitado (aunque solamente 5GB para video), mientras que Google Photos ofrece almacenamiento ilimitado de foto y video para todos (aunque con limitaciones en cuanto a la resolución de la imagen). ¿Por qué no mandar todo a alguno de esos lugares? Estoy bastante seguro de que ambos durarán bastante tiempo en el mercado.

De hecho, Google Photos tiene un punto a su favor relativamente nuevo: Google PhotoScan, un app gratuito que digitaliza tus fotos impresas, incluso aquellas que tengas en álbumes o enmarcadas. También echa mano de las funciones de reconocimiento de rostro de Google Photos, lo que constituye una herramienta de organización bastante útil.

Si tu teléfono funge como tu cámara principal -- y para la mayoría de nosotros, así es -- comienza estableciendo carpetas que puedas usar para clasificar fotos conforme las vayas capturando. Además, agrega etiquetas "favoritas" de manera que puedas encontrar rápidamente las fotos que más te guste compartir. A veces estos pequeños pasos ayudan a ver mejor la, digamos, imagen completa.

Los usuarios de Mac tienen una herramienta de escritorio extra a su alcance: aquí te explicamos cómo ordenar tu fototeca digital en una Mac.

3. Establece respaldos automatizados

Nunca ha sido más fácil archivar tus datos. Los discos duros externos y las memorias portátiles siguen aumentando su capacidad y bajando de precio, así que la carga económica cada vez es menor. Lo mismo podemos decir en el caso del almacenamiento en la nube, lo que hace que preservar tus datos sea una tarea automatizada; lo configuras una vez, y luego te olvidas de ello.

En efecto, la mayoría de nosotros deseamos proteger nuestros archivos por encima de cualquier otra cosa: documentos, bases de datos, presentaciones, PDFs, fotos y cosas por el estilo. Si la computadora enloquece, siempre puedes restaurar Windows y tus programas con relativa facilidad, pero los datos han de ser conservados.

La opción más sencilla por mucho es: configura Dropbox, Google Drive, Microsoft OneDrive o algún servicio de almacenamiento en la nube similar, y luego asegúrate de que todos los archivos y carpetas de datos estén sincronizados. Listo. Consulta la guía de CNET en Español sobre estos servicios de almacenamiento, para saber cuál es el que se ajusta mejor a tus necesidades.

Más allá de eso, echa un ojo a estas tres formas sencillas de respaldar tus archivos, donde cubrimos otras formas más tradicionales de conservar tus datos en dispositivos externos.

4. Recicla tus viejos dispositivos

Levanta la mano si tienes uno o mas artículos de tecnología que ya no utilices y que estén acumulando polvo en un cajón o en tu armario. Viejas impresoras, teléfonos y tabletas antiguas, incluso hasta antiquísimas laptops o computadoras de escritorio. Cuando jubilaste estos productos, probablemente pensaste que en algún momento los volverías a usar, pero eso fue hace años. Ahora solamente están llenos de telarañas.

Llegó la hora de reciclar. Esta es la manera más fácil: lleva todo a tu sucursal más cercana de Salvation Army o Goodwill. Mantén una lista de lo que hayas donado y luego dedúcelo en tu próxima declaración fiscal (al menos en EE.UU.). Más sencillo, imposible. Si quieres saber más sobre cómo deshacerte de tecnología en desuso, acá te decimos cómo donar tus viejos cacharros electrónicos en un santiamén. Sólo recuerda borrar todos los datos de cualquier teléfono o computadora que vayas a regalar.

¿Prefieres canjear esos viejos aparatejos por dinero en efectivo? Aquí te decimos cómo hacerlo.

5. Pasa menos tiempo en las redes sociales

Es el momento de que te cuente una anécdota personal. En las semanas previas, y especialmente las siguientes, a las elecciones presidenciales, me encontré más estresado y triste de lo habitual. No fue difícil darme cuenta del por qué: había demasiada negatividad circulando en Facebook y Twitter, y yo pasaba bastante tiempo en ambas plataformas.

Así que renuncié. No del todo ni de un golpe, sino que dejé de consultar mis feeds cada diez minutos y en lugar de eso, lo hacía solamente una o dos veces al día; posteriormente solamente revisaba notificaciones o cosas relacionadas con el trabajo.

Adivina qué: no lo echo de menos, ni siquiera un poquito. Por el contrario, me siento mucho menos estresado y he ganado una sorprendente cantidad de tiempo libre porque ya no estoy metido hasta el fondo en esos agujeros negros.

Te animo a que lo pruebes por ti mismo. Las redes sociales te hacen mala sangre y yo, por lo menos, prefiero tener la sangre ligera.

6. Comienza a utilizar un servicio de reembolsos

Six percent back from Groupon? Who knew? You did, thanks to the Ebates Cash Back Button.

Rick Broida/CNET

Estás familiarizado con las tarjetas de crédito que te reembolsan efectivo, ¿verdad? La más famosa de todas en EE.UU., Discover, te devuelve el 1 por ciento de todo lo que compres. Eso es un porcentaje minúsculo, pero se va acumulando. Y muchas otras tarjetas ahora ofrecen programas similares, algunos incluso con porcentajes más altos. Los servicios de reembolso de efectivo en la red funcionan de manera bastante similar, ya que te ofrecen devolverte un porcentaje de tu compra en forma de un reembolso en efectivo. Yo he estado predicando este pequeño milagro durante los últimos dos años, porque los ahorros son reales, y fáciles de obtener.

Por ejemplo, si estás planeando comprar algo de Groupon, simplemente dirígete al sitio de reembolsos, ingresa con tu cuenta, y luego haz clic a través de Groupon para hacer tu compra. El sitio de reembolso viene después, igual que como ocurre con una tarjeta de crédito (o, más bien, un cupón de reembolso enviado por correo postal), pero realmente es así de fácil.

De hecho, si optas por utilizar Ebates, es incluso más sencillo.

7. Configura un administrador de contraseñas

Password syncing is now free in Lastpass, making it too good a deal to pass up.

Lastpass

Hay una escena de humor involuntario en el clásico de los ochentas WarGames en la que Matthew Broderick hackea la computadora de su escuela luego de encontrar una lista de contraseñas no muy bien escondida en un cajón. Absurdo, ¿verdad? Y aun así, 34 años más tarde, mucha gente sigue siendo igual de descuidada a la hora de elegir y proteger sus contraseñas.

Pero no tiene que ser así. Todo lo que necesitas es un administrador de contraseñas, el cual asegurará y simplificará tu vida en línea de maneras que no podrás creer.

Preguntarás entonces que cuál deberías elegir. Yo creo que Lastpass es la mejor opción, en parte porque es un gran producto, y en parte porque ahora ofrece sincronización de contraseñas como parte de su versión gratuita. La mayoría de los otros administradores te cobran por esta función esencial.

Si sólo cumples un propósito de año nuevo en 2017, cumple este.

¿Tienes otros propósitos tecnológicos para el año que inicia? ¡Compártelos con nosotros en los comentarios!

Close
Drag