Apps de taxis privados: qué son y cómo funcionan

Con las aplicaciones Lyft, Sidecar y Uber puedes viajar en el coche de un particular como si fuera un taxi, pero cada una tiene características diferentes que debes conocer.

lyft-line.jpg
La aplicación de 'ride-sharing' Lyft. Lyft

Los conocidos como "ride-sharing apps", o aplicaciones con las que puedes viajar en el coche de un particular como si fuera un taxi, son cada vez más populares. Con el tiempo han evolucionado hasta ofrecer una variedad de servicios que son similares, pero no idénticos. Aquí podrás conocer el funcionamiento de tres de las más conocidas: Uber, Lyft y Sidecar.

Tienes que saber que las tres han sido objeto de polémica en todos los lugares donde se han lanzado por motivos de seguridad y de competencia con los servicios de transporte locales, y que diferentes ciudades han establecido sus propias regulaciones para estas compañías, por lo que dependiendo de donde estés puede que las normas y el funcionamiento sean ligeramente diferentes. Además, las tres han ido cambiando para adaptarse al mercado, por lo que lo que era cierto hace un año ya no tiene por qué serlo ahora. Aquí te mostramos la información más actualizada en octubre de 2014.

En todo caso, las tres te permiten encontrar transporte a través de tu teléfono y pagar a través de la aplicación, y valorar el servicio para crear una red de referencias que permita conocer la valoración de otros usuarios sobre los conductores. Y un consejo: estos apps utilizan servicios de localización que pueden no resultar siempre exactos, así que asegúrate de que tu ubicación en la pantalla es correcta para evitar malentendidos.

Uber

uberapp.jpg
Uber ofrece diferentes servicios. Asegúrate de escoger el que más te conviene porque los precios son muy diferentes. Captura de pantalla por Marta Franco/CNET

Mucho ha cambiado en Uber desde su lanzamiento en 2009, cuando lo que ofrecía eran viajes en coches de alta gama con conductores profesionales. La empresa sigue incluyendo este servicio, pero ahora tiene un amplio abanico de opciones según lo que necesites.

Black Car es esa misma opción, pero ahora puedes solicitar también SUV, con el que tendrás un coche más espacioso con capacidad para seis personas.

La alternativa de bajo coste es Uber X. En este caso, los conductores no son profesionales, sino personas con una licencia de conducir y un vehículo que no tiene por qué ser de alta gama. El equivalente de SUV en este caso es Uber XL, con coches de mayor tamaño.

Uber Taxi te permite viajar en eso mismo, un taxi, pero con la comodidad de pedir el servicio y pagarlo a través de la aplicación.

Por último, la empresa ha lanzado recientemente Uber Pool, con el que puedes compartir el viaje con otros pasajeros con una ruta similar. El servicio en este caso es mucho más económico.

Uber te permite conocer una estimación aproximada del coste del trayecto antes de solicitarlo. Una consulta en un día de trabajo por la mañana sobre un viaje entre nuestras oficinas en SoMa, San Francisco, y el barrio de la Misión (una distancia aproximada de 3.5 kilómetros), nos mostró los siguientes precios, que podrían sufrir variaciones según el tráfico u otras circunstancias.

Black Car: US$24 - US$31

SUV: US$34 - US$40

Taxi: US$16 - US$20

Uber X: US$9 - US$12

Uber XL: US$16 - US$20

Uber Pool: US$5 - US$10

En todos los casos, excepto Uber XL, el tiempo de espera era de dos a tres minutos. Uber XL era ocho. Esto es sólo aproximado y dependerá del conductor que te acabe llevando.

Lo más importante que debes tener en cuenta es que Uber utiliza lo que se conoce como "surge pricing", lo que quiere decir que en momentos de alta demanda, el servicio subirá de precio para, según la compañía, estimular que más conductores salgan a la calle. Esto ha llevado a quejas por parte de pasajeros que acabaron recibiendo facturas astronómicas por trayectos más o menos breves. Para evitarlo sólo hay que prestar atención, ya que Uber te informa que el precio será más alto antes de que confirmes la petición.

Por lo demás, el servicio incluye alguna opción interesante, como enviar a alguien tu hora aproximada de llegada o dividir la factura entre más de un usuario.

Lyft

lyftapp.jpg
En Lyft, cuando en la pantalla veas 'Prime Time', querrá decir que el precio del servicio va a subir por la alta demanda. Presiona esa casilla para saber cuánto. Captura de pantalla por Marta Franco/CNET

Puede que conozcas Lyft por los vistosos bigotes de color rosa que lucen sus coches en la parte delantera. El símbolo de la compañía está evolucionando y ahora puedes ver emblemas mucho más discretos en los vehículos.

Lyft funciona de manera similar a Uber, pero tiene menos opciones.

Lyft, el equivalente a Uber X, es la clásica, con conductores que utilizan sus propios vehículos. Siguiendo una evolución en sentido contrario a Uber, la empresa lanzó Plus hace unos meses en San Francisco como una opción premium con espacio para seis pasajeros. En septiembre, la compañía anunció la expansión de este servicio a todas las ciudades donde opera, con un par de diferencias. Los coches seguirán siendo de mayor tamaño, pero cualquier conductor con un coche con esta capacidad puede ahora ser Plus. Además, el precio es menor de lo que se lanzó en un inicio: 50 por ciento más del precio de un Lyft normal. Line es la opción compartida, y la empresa dice que te puedes ahorrar hasta el 60 por ciento del precio de un Lyft normal.

La aplicación de Lyft no te dice el precio con antelación, pero puedes consultar las tarifas aproximadas en la página web con el listado de las ciudades donde opera. Según esta tabla, el mismo trayecto desde nuestras oficinas al distrito de la Misión costaría $10 en un Lyft normal y $14 en Plus, aproximadamente. En cuanto al tiempo estimado, a la misma hora el Lyft normal estaba a un minuto y el Plus a seis.

La empresa también sube el precio cuando la demanda es alta, y lo llama "Prime Time". Asegúrate de presionar esta casilla si aparece en tu pantalla para saber cuánto va a aumentar el precio de tu desplazamiento. Lo bueno es que la empresa ofrece también lo contrario, "Happy Hour", que reduce el precio cuando hay muchos más conductores que pasajeros.

Sidecar

sidecarapp.jpg
Sidecar te permite escoger el conductor según tiempo de llegada y precio. Captura de pantalla por Marta Franco/CNET

Cuando Sidecar empezó, era muy similar a lo que puedes encontrar en las versiones económicas de Uber y Lyft, pero con el tiempo ha evolucionado a un servicio que permite al pasajero tener más control sobre sus opciones.

Igual que Uber X y Lyft, Sidecar cuenta con conductores no profesionales que utilizan sus vehículos. La principal diferencia es que el usuario puede escoger qué coche prefiere, según tiempo de llegada, precio o las propias recomendaciones de la aplicación. Los propios conductores deciden el precio, por lo que un coche más lujoso será previsiblemente más caro que uno modesto. Igualmente, un conductor con poca experiencia en Sidecar ofrecerá previsiblemente viajes más baratos.

En el mismo trayecto desde nuestras oficinas a la Misión, encontramos trayectos por un mínimo de $12 y un máximo de $25, aunque en otras ocasiones he visto cifras menores y mayores. El tiempo dependerá lógicamente del conductor que elijas.

Sidecar además ha lanzado un servicio en el que puedes compartir el viaje con otro pasajero que esté cerca de tu localización. Según la compañía, el costo de tu viaje se reducirá a la mitad.

Además, una importante diferencia con las otras dos empresas es que el usuario puede conocer el precio del viaje exacto antes de aceptar un trayecto, por lo que mientras no cambie de destino sobre la marcha, no se encontrará con sorpresas.

Close
Drag