¿Qué hacer si a tu teléfono Android se le quiebra la pantalla?

¿Se te cayó tu dispositivo Android? Estas son tus opciones para arreglar esa pantalla rota.

Móvil
fd-samsung-s7-cracked-broken-6654-001.jpg
Josh Miller

Muchos teléfonos Android son más duraderos que los iPhones, pero eso no significa que son inmunes a los daños. La pantalla de los teléfonos son de vidrio, y sucede que el vidrio se rompe cuando cae al suelo.

Así que si tu teléfono Android se te cae por enésima vez y ahora el vidrio de la pantalla parece una telaraña, si no tienes seguro, éstas son tus opciones para arreglarlo, o aguantarte.

Llama al fabricante

Si tu dispositivo Android es relativamente nuevo (si todavía está bajo garantía), el primer lugar donde debes buscar una solución es el fabricante. El precio de reemplazar la pantalla varía según el dispositivo, pero para un Samsung Galaxy S7 Edge, probablemente sea de unos US$270, además de un par de días sin teléfono. Acudir al fabricante casi siempre es más costoso que un taller independiente, pero así mantienes la garantía intacta y tu teléfono quedará perfectamente reparado (es posible que te lo reemplacen por un modelo reconstruido), y en el caso de los aparatos a prueba de agua, como el Galaxy S7 Edge, mantienen esa característica.

Los propietarios de teléfonos Samsung probablemente deban comprar el seguro Samsung Protection Plus, que es como Apple Care pero para tu teléfono Galaxy. Samsung Protection Plus es una garantía extendida disponible para todos los teléfonos Samsung de alta gama y cubre todo, desde problemas mecánicos hasta daños por accidente (como las pantallas rotas). El plan cuesta entre US$99 y US$129 por dos años, tiempo durante el cual tienes derecho a dos reclamaciones de daños por accidente, con un deducible de US$79 por incidente. Así que el reemplazo de la pantalla dañada del Galaxy S7 Edge te costará $208.

Si tienes un Google Pixel, Google se ha aliado con la cadena independiente de reparaciones uBreakiFix, que te repara la pantalla por el precio relativamente económico de US$129 en el caso del Pixel, y US$149 en el del Pixel XL. uBreakiFix tiene talleres en Estados Unidos, Canadá y Trinidad y Tobago, y además de poder llevar tu dispositivo dañado a los talleres, puedes enviarlo por correo (con envío gratuito). Al igual que Samsung y Apple, Google ofrece un seguro llamado Device Protection Plan para el Pixel y el Pixel XL. Este plan cuesta US$99 por dos años de cobertura e incluye dos incidentes de daños accidentales (pero tienes que pagar un deducible por cada uno, US$79 por el Pixel y US$99 por el Pixel XL). En otras palabras, la pantalla rota de un Pixel te costará US$178, mientras que la del Pixel XL sale en US$198.

Si tienes un HTC 10 -- y lo compraste en HTC.com entre el 29 de abril de 2016 y el 29 de abril de 2017 -- el teléfono es elegible para el Uh Oh Protection Plan de HTC, que repara o reemplaza tu HTC 10 una vez (en los primeros 12 meses de tener el aparato) si la pantalla se quiebra, o si sufre daños por agua o humedad, calor extremo o condiciones ambientales extremas como corrosión y oxidación. HTC te envía un dispositivo de remplazo antes que les envíes tu aparato dañado (un día laborable), pero tienes que aceptar un cargo temporal de US$599 en una tarjeta de crédito hasta que HTC reciba tu teléfono.

Arréglalo en un taller independiente

Si tu dispositivo Android ya no tiene garantía o es un modelo menos popular, probablemente ahorrarás dinero si vas a un taller de reparación independiente. Llamé a varios talleres en Los Ángeles y me dieron cotizaciones de entre US$100 y US$250 para reemplazar la pantalla de un Samsung Galaxy S5.

Usar un taller independiente tiene un par de beneficios, además del precio. Primero, el servicio es rápido (en algunos casos menos de una hora; un taller incluso me ofreció venir a mi apartamento y arreglarme el teléfono en mi propia casa), lo que significa que no te quedarás mucho tiempo incomunicado. La mayoría de estos talleres ofrece una garantía sobre las piezas que reemplazan, lo que también significa que puedes llamarlos si la pantalla reparada deja de funcionar por cualquier razón, excepto, naturalmente, si se te cae otra vez.

Algunos también ofrecen un precio ligeramente menor por reparar el vidrio quebrado (a diferencia de los casos de vidrio roto y LCD dañado. Por ejemplo, uBreakiFix cobra US$180 por reparar el vidrio de un LG G5 y US$200 por reparar el vidrio y el LCD del mismo teléfono.

Pero todos los talleres no son iguales, así que esto es lo que debes preguntar antes de entregarles tu teléfono:

  • ¿Cuanto cuesta?
  • ¿Cuánto se demora?
  • ¿Qué tipo de garantía ofrece? (¿Piezas y servicio o piezas o servicio solamente? ¿La garantía es limitada por de por vida?)

Usar un taller independiente para reparar la pantalla rota de tu teléfono casi siempre invalida la garantía del fabricante, así que si tu aparato es nuevo, es mejor que le pidas primero una cotización al fabricante. Algunos teléfonos nuevos, como el Samsung Galaxy S7 Edge, son muy difíciles de reparar, de modo que probablemente el fabricante te ofrezca un mejor precio que cualquier taller independiente de servicio.

Aguántate

Suponiendo que la pantalla rota de tu teléfono no afecta mucho tu capacidad de usarlo, o te haga sangrar los dedos, quizás es mejor que sigas con el aparato hasta que compres uno nuevo (o hasta que te sangren los dedos). Para que el aparato dure lo más posible, con rajaduras y todo, sugiero que le pongas una cubierta robusta a prueba de golpes, porque cualquier caída o golpe adicional puede provocarle más daños. Si la rajadura en la pantalla está en el centro, quizás sea conveniente usar un protector de pantalla, para que no te cortes los dedos y proteger la pantalla de más daños.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO