¿Qué es el modo HDR y cuándo utilizarlo?

El alto rango dinámico puede ser muy útil, pero no en todas las ocasiones. Te explicamos cómo funciona para que le saques el máximo partido.

how-to-50-article-enlarged.jpg

En la actualidad es cada vez más habitual que los teléfonos móviles y las cámaras cuenten con un modo de alto rango dinámico o HDR. Hace solo unos años, estas siglas se asociaban sobre todo a imágenes con un aspecto muy procesado y cielos resplandecientes, pero ya hace tiempo que esta función se ha hecho un hueco en nuestras fotografías más cotidianas.


En ocasiones se tiende a pensar que esta función sirve simplemente para que las imágenes queden más brillantes. Esta creencia es errónea, y es importante conocer cuándo conviene utilizar esta técnica, y cuándo no, para lograr buenos resultados.

HDR son las siglas de High Dynamic Range, es decir, Alto Rango Dinámico. Este modo busca abarcar el mayor rango posible de niveles de exposición en todas las zonas de la imagen.

Pero, ¿eso qué quiere decir?

En ocasiones queremos fotografiar escenas en las que la cantidad de luz es muy diferente en unas zonas y en otras. Por ejemplo, la imagen de aquí abajo tiene un cielo con mucha luz mientras que la esquina inferior derecha se encuentra a la sombra. A la hora de tomar nuestra fotografía, podemos escoger una exposición con la que se vean todos los detalles y color de esa esquina, pero a cambio tendremos que conformarnos con un cielo sobreexpuesto. O podemos decantarnos por respetar todos los matices del azul del cielo y las nubes, pero entonces los edificios aparecerán demasiado oscuros.

diferencias de luz
Esta escena tiene zonas mucho más oscuras que otras. Marta Franco/CNET

Con el modo HDR, lo que buscamos es que todas esas zonas estén correctamente expuestas aunque unas sean mucho más oscuras que otras.

En este caso, podemos ver mucho más color y detalles tanto en el cielo como en los edificios.

hdrarcoycielo.jpg
El modo HDR nos permite exponer distintas zonas de la imagen de manera similar aunque unas sean mucho más oscuras que otras. Marta Franco/CNET

Para lograr este efecto, tomamos varias fotografías con diferentes niveles de exposición y las fusionamos en una sola, aprovechando las partes mejor expuestas de cada una de estas imágenes. Esto no es algo nuevo ni que vaya de la mano de los teléfonos móviles, sino que lleva años haciéndose. Antes de que las cámaras contaran con modos específicos para HDR, un fotógrafo interesado en tomar una foto de este tipo podía hacer tres imágenes exactamente iguales pero con diferentes niveles de exposición (lo que se conoce como horquillado o bracketing, y está incluido en algunas cámaras como una función específica) y después fusionarlas con Photoshop, Photomatix u otro software específico.

Aquí tienes un ejemplo tomado con el modo HDR de una cámara DSLR, que proporciona tanto el resultado final como las tres imágenes usadas para obtenerlo. Estas son tres fotografiás idénticas de la misma escena, con niveles de exposición muy diferentes:

hdr0triptico.jpg
La cámara DSLR ha tomado tres imágenes idénticas con distintos niveles de exposición para fusionarlas en una sola. Marta Franco/CNET

Y aquí, en la imagen de la derecha, puedes ver el resultado final y compararlo con la misma escena sin HDR, en la izquierda. Como puedes ver, el cielo y el agua ofrecen texturas y colores más vivos sin sacrificar los detalles de los objetos en primer plano.

hdrdoblebotella.jpg
La imagen de la derecha está en HDR. La de la izquierda, no. Marta Franco/CNET

Ahora es normal que las cámaras, como en este caso, incluyan su propio modo HDR o, simplemente, que te permitan disparar en modo RAW, con el que es mucho más sencillo ajustar distintos niveles de exposición en una misma imagen. Por otra parte, su uso se ha generalizado en los teléfonos de alta gama, aunque no todos ofrecen los mismos resultados.

Si tu dispositivo no tiene HDR o quieres tener más opciones a la hora de procesarlo, puedes probar aplicaciones específicas como Pro HDR Camera, que te permiten ajustar los niveles de tu fotografía después de tomarla.

¿Cuál es el mejor momento para utilizar HDR? ¿Y cuál es el peor?

El HDR tiene sentido en ocasiones en las que hay una diferencia significativa entre la cantidad de luz de unas zonas y otras. Si queremos mostrar tanto un cielo soleado como un detalle que está en la sombra, este modo será un buen aliado.

Recuerda que el HDR está fusionando varias imágenes en una sola, por lo que en la mayoría de los casos será necesario que nuestro modelo esté completamente inmóvil (y nosotros también) para lograr buenos resultados. Para conseguir un resultado óptimo, lo ideal sería fotografiar algo sin movimiento, como un paisaje, y mantener nuestro dispositivo estable con un trípode, sobre todo cuando utilizas un dispositivo que esté tomando tres disparos seguidos a velocidad relativamente lenta, como una cámara DSLR. Este consejo es imprescindible si lo haces de manera completamente manual.

hdrbuenejemplo.jpg
Con una imagen inmóvil obtendremos, en general, mejores resultados. Marta Franco/CNET

Sin embargo, el modo HDR está tan avanzado en algunos de los teléfonos más recientes del mercado, como el iPhone 6, que esta norma no es tan relevante como lo era hace solo un par de años. Aun así, es importante tenerla en cuenta para comprender por qué la captura es lenta o por qué la imagen sale movida o con elementos duplicados, sobre todo si nuestro dispositivo es más antiguo.

Este es un ejemplo tomado con un iPhone 6. Como ves, el contraste de luz es muy acentuado, ya que la calavera y la botella están a la sombra. Las diferencias son sutiles, pero en la foto con HDR, a la derecha, el cielo tiene muchos más matices y el amarillo es más luminoso. Aun así, el resultado no se ve excesivamente procesado y los coches, pese a estar en movimiento, no se ven duplicados.

hdriphone6.jpg
El iPhone 6 ha mejorado su modo HDR considerablemente respecto a modelos anteriores. Marta Franco/CNET

Por otra parte, el modo HDR puede dar como resultado imágenes con un aspecto excesivamente artificial, por lo que no conviene abusar de esta técnica. Aquí tienes un ejemplo con un iPhone 5S. Como ves, la persona (yo misma) en la fotografía sin HDR se ve algo oscura en comparación con el fondo, que tiene mucha luz. En la imagen idéntica con HDR la iluminación es mucho más homogénea, pero el resultado parece algo sobreprocesado. En la última se ve hasta un cierto halo alrededor del sujeto.

hdrplaya.jpg
El HDR puede provocar que las imágenes se vean excesivamente procesadas. Estas se tomaron con un iPhone 5S. Marta Franco/CNET

Los dispositivos más nuevos tienden a evitar contrastes demasiado excesivos y aspecto sobreprocesado, y lo normal es que cuenten con una aplicación que te permita ajustar el brillo y el contraste si buscas ese tipo de estética. En muchos casos es preferible respetar al menos parte de los contrastes de luces y sombras para obtener un aspecto más natural y realista, así que no es conveniente usar el HDR para todo. Y recuerda: a veces todo lo que necesitas para lograr una imagen con luz más homogénea es, simplemente, moverte con tu cámara.

Para más guías como ésta, no dejes de visitar nuestro sitio de "Los 50 'Cómo se hace' de CNET en Español".

Close
Drag