Los problemas más comunes de Wi-Fi y cómo solucionarlos

Quizás ya no tenemos que desconectanos de Internet para hacer una llamada telefónica, pero los problemas con el Wi-Fi persisten. Estas son algunas de las dificultades más comunes y cómo solucionarlas.

amped-wireless-rta2600-router-0481-003.jpg
Josh Miller/CNET

La velocidad de Internet y Wi-Fi ha mejorado significativamente durante los últimos años y las conexiones inalámbricas son más fiables que nunca antes.

Sin embargo, las conexiones Wi-Fi todavía tienen problemas. Si estás conectado en un Starbucks el tiempo suficiente, tendrás un ejemplo de primera mano.

Una vez que hayas configurado tu red casera, éstas son algunas de las dificultades más comunes que tendrás con el Wi-Fi y cómo solucionarlas.

Conexión lenta

A pesar de ese aumento de velocidad de conexión de que hablábamos, las redes inalámbricas (y con frecuencia las conectadas por cable también) pueden perder rapidez. Si tu conexión de Internet funciona, pero es más lenta de lo normal, por lo general hay una explicación lógica.

Causa: El problema más obvio con la lentitud de las redes Wi-Fi es que el router está muy lejos. Mientras más lejos estás, más lenta es la conexión y la capacidad de transmisión.

Solución: Acércate un poquito. Si el ruteador está en otra habitación, trata de llevar tu dispositivo a esa habitación y determinar si eso soluciona el problema. Si la dificultad persiste, trata de colocar el router a una mayor altura, lejos de otros dispositivos, que pueden interferir, y colocarlo en un lugar más al centro de la casa.

Si eso no funciona, considera que puedes comprar un segundo ruteador y un juego de adaptadores de redes a través de los cables eléctricos para ampliar el alcance de la red.

Causa: El ancho de banda. Si hay varias personas en la casa usando sus computadoras, teléfonos y televisores con aplicaciones que exigen mucho a una conexión de Wi-Fi, la velocidad de Internet tiene que dividirse entre todos esos dispositivos.

Solución: Desconecta cualquier dispositivo que no estés usando. Si varias personas están tratando de ver videos en YouTube o Netflix, mientras otra se divierte con un videojuego en línea, trata de conectar uno o más dispositivos directamente al router con un cable de ethernet Cat-5 para liberar algo del ancho de banda. Pero el problema pudiera ser que sencillamente no tienes la velocidad de Internet suficiente para que todos esos dispositivos funcionen bien a la vez.

También existe la posibilidad de que alguien cerca esté robándote la señal. Para evitar esto, asegúrate de configurar bien la seguridad de tu red y no le des la clave a nadie.

Causa: La interferencia puede ser un problema real, especialmente en áreas donde hay muchos usuarios. La mayoría de las personas no cambian mucho la configuración de la red cuando la activan, lo que significa que los canales más usados -1, 6 y 11- quedan abrumados.

Solución: Afortunadamente, muchos ruteadores nuevos pueden escoger automáticamente las frecuencias menos usadas cuando inicias una sesión. Desconéctalo o selecciona manualmente un canal diferente.

Además, si tienes un router de doble banda, trata de activar los canales de 2.4 GHz y 5 GHz. Deja el canal de 5 GHz abierto para tus conexiones más importantes.

Causa: Durante las horas de más uso, la velocidad de Internet puede reducirse para todos, especialmente en zonas urbanas de mucha población.

Solución: Todo lo que puedes hacer en este caso, de ser posible, es tratar de conectarte fuera de las horas de mayor uso.

Causa: La tecnología inalámbrica ha cambiado mucho en los últimos 10 años. Se han implementado nuevas normas, la velocidad es mayor que nunca antes, se ofrece servicio de fibra óptica en más áreas y ahora hay dispositivos que nunca pensaste que necesitarían una conexión Wi-Fi, como televisores, bocinas, refrigeradoras, impresoras, luces y más. Es posible que el problema sea que tienes un ruteador viejo.

Solución: Si piensas que la limitación está en el router, quizás sea hora de comenzar a ahorrar para comprar otro. Cambiar de ruteador cada dos años es una buena práctica y puede ayudarte a evitar algunos problemas.

No hay conexión de Internet

Causa: De vez en cuando, algo se traba y el ruteador o el módem (o la combinación de ambos) dejan de comunicarse. No siempre hay una explicación para esto. Sencillamente ocurre.

Solución: Lo mejor es desconectar el módem y el router de la electricidad y esperar al menos 30 segundos antes de volver a conectarlos.

Causa: Uno de los problemas más comunes de mi conexión de Internet es que se cae completamente, no debido a un problema con el dispositivo en sí, sino una falla general del servicio.

Solución: Aquí no hay mucho que hacer. Puedes irte a la cafetería más cercana o llamar a tu proveedor de servicio para informarle que no tienes conexión. Lamentablemente, esto no siempre soluciona algo, pero puede ayudar al proveedor de servicio a conocer en detalle las áreas afectadas por una falla.

Close
Drag