CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Siete errores comunes de seguridad que cometemos a menudo en Internet

No pongas en riesgo tu privacidad en la web.

Getty Images/Tetra images RF

Cierto, mantenerse seguro en línea es a veces muy molesto. La alternativa, sin embargo, es peor. Aquí hay siete errores comunes que podrías estar cometiendo en Internet. Sin duda, es mejor corregir estos errores ahora que esperar a ser hackeado o quedar comprometido de alguna manera.

1. Uso de contraseñas débiles

Claro, una simple contraseña es rápida de escribir y fácil de recordar. También es fácil de deducir. Evita usar una palabra corta para tu contraseña. Y no uses la misma para varias cuentas, porque si uno de tus datos de usuario son hackeados, los piratas cibernéticos pueden acceder a tus otras cuentas fácilmente.

2. No usar un administrador de contraseñas

El uso de un gestor de contraseñas es una opción que no tiene pierde, por lo tanto es un error no aprovecharlo. Hace que tu vida en línea sea más segura y más fácil. Un administrador almacena las contraseñas de tus diversas cuentas y perfiles en línea en todos tus dispositivos y evita que tengas que recordar e ingresar cada una cada vez que visitas un sitio protegido con clave . En cambio, tus contraseñas son cifradas y mantenidas por un administrador, que tu protegerás con una contraseña maestra.

Debido a que te ahorras tener que recordar varias contraseñas, te sentirás menos tentado a usar la misma clave para todas tus cuentas. Con un administrador puedes crear contraseñas seguras para todas tus cuentas y mantenerlas a salvo detrás de una clave maestra más fuerte, con lo que solo tienes que recordar una.

Uno de estos administradores es LastPass y acá puedes encontrar más información.

3. No utilizar autenticación de dos factores

Si utilizas contraseñas seguras junto a un administrador, da el paso adicional de configurar la autenticación de dos factores para agregar una capa adicional de seguridad a tus cuentas en línea. La forma más común de autenticación de dos factores al iniciar una sesión en una cuenta es el proceso de introducir tu contraseña y, a continuación, recibir un código a través de un mensaje de texto en tu teléfono que luego necesitas ingresar. La segunda capa en la autenticación de dos factores significa que un hacker necesitará robar tu teléfono junto con tu contraseña para poder acceder a tu cuenta.

Aquí puedes ver más detalles de cómo utilizar la autenticación de dos factores.

4. Hacer compras en línea con tu tarjeta de crédito

La mayoría de las tarjetas de crédito ofrecen protección contra fraude, pero un sistema de pago móvil es más seguro y te ahorrará la molestia de tener que reclamar en el caso de fraude. Un sistema de pago móvil como Android Pay o Apple Pay ofrece algo llamado tokenización, lo cual crea un número de tarjeta de crédito de uso único para cada compra en lugar de usar tu número real de tarjeta de crédito. PayPal también lo ofrece. 

5. Hacer clic en vínculos y abrir archivos adjuntos de e-mails sospechosos

Si recibes un correo electrónico de tu banco, del IRS, de PayPal, de Facebook u otra institución acreditada que dice que hay un problema con tu cuenta y que necesitas actuar de inmediato, no hagas clic en el enlace incluido en el mensaje. En lugar de eso, ve directamente al sitio en cuestión e inicia una sesión en tu cuenta para ver qué está pasando. Lo más probable es que todo esté bien y que el correo electrónico que recibiste sea un intento de estafa o phishing en busca de información sensible como tu nombre de usuario y contraseña, cuenta bancaria o número de tarjeta de crédito.

Acá puedes ver recomendaciones de cómo detectar un correo electrónico fraudulento.

6. Tratar un Wi-Fi público como si fuera uno privado

Usar el Wi-Fi en Starbucks o los aeropuertos es generalmente seguro, pero no si ingresas a tu cuenta bancaria para verificar tu saldo o para pagar algunas facturas. Debes tratar a todos los puntos de conexión Wi-Fi públicos como inseguros, ya que son más vulnerables al espionaje que tu red en casa. Además, los piratas informáticos y estafadores establecen redes Wi-Fi que se parecen a la red de cafeterías u otros puntos de Wi-Fi públicos para robar tu información. Asegúrate de que estás conectando a la red correcta y no a un clon con malas intenciones. Aléjate de cualquier red abierta al azar que no reconozcas. Y cuando estés conectado, evita realizar transacciones bancarias o iniciar sesiones en otras cuentas sensibles.

7. No actualizar tu sistema operativo

Apple, Google y Microsoft actualizan sus sistemas operativos regularmente con parches de seguridad. Estos "parches" corrigen vulnerabilidades conocidas que a los hackers les gustan explotar. El ejemplo más reciente fue el ataque ransomware de WannaCry que afectó a computadoras Windows que no habían actualizado su software. No debes ignorar las notificaciones de disponibilidad de actualizaciones. Mantener tu computadora portátil y tu teléfono al día te protege de los hackers.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO