Cómo obligarte a ir al gimnasio — la tecnología te da una mano

La tecnología puede ayudarte o forzarte a hacer ejercicio. Mira estos trucos, y a moverse se ha dicho.

dsc0267.jpg
Sarah Jacobsson Purewal/CNET

Lo entiendo. Ir al gimnasio antes o después de un largo día de trabajo es difícil. Es tan difícil que quizá no vayas al gimnasio con la frecuencia que deseas (o sea, que quizá casi nunca vas, como la mayoría de los mortales).

Pero si la sola voluntad no es suficiente para hacerte levantar del sillón, ¿qué te motivará a hacer ejercicio? ¡Dinero o vergüenza, por supuesto!

A continuación te cuento cómo puedes usar la tecnología para obligarte a hacer ejercicio -- aun cuando el sofá parece estar llamando tu nombre.

1. Haz un Pact(o)

Pact (Android, iOS), conocido anteriormente como GymPact, es un app que te recompensa por ir al gimnasio, contar tus calorías y comer vegetales. Si alcanzas tus metas en Pact, puedes ganar dinero cada semana. Pero, ¿de dónde viene ese dinero? Pues, de todas las personas que no han alcanzado sus metas durante esa semana. Eso es porque si no vas al gimnasio, o ingresas los datos de tu comida en MyFitnessPal, o subes suficientes fotos tuyas comiendo una ensalada, tienes que pagarle una multa a Pact. Así que, si el dinero es un aliciente. Pact merece que le eches un vistazo.

2. Utiliza las redes sociales

Si prefieres no incluir dinero en la ecuación, porque sabes que vas a fracasar y terminar perdiendo un dineral, puedes probar otras formas para cumplir tus metas, como Facebook, Twitter o cualquier red social de tu elección. Puedes configurar una receta IFTTT con el canal de ubicación de tu dispositivo móvil, para que cuando llegues y entres a un gimnasio, IFTTT publique una actualización de estado en tu cuenta de Facebook o publique un tuit que le diga a tus amigos y seguidores que, en efecto, estás haciendo ejercicio.

3. Utiliza un monitor de actividad física

Si no vas al gimnasio, al menos debes haber recorrido 10,000 pasos, ¿verdad? IFTTT se conecta a muchos monitores de actividad física, que incluyen Fitbit, Misfit, Nike+, Jawbone Up y Withings. Así que, en lugar de actualizar tu estatus en Facebook acerca de tus visitas al gimnasio, puedes crear una receta que envía una actualización en tus redes sociales cada vez que alcances una meta de actividad física, registrada desde tu pulsera.

Lo bueno -- o lo malo, depende de cómo lo veas -- de los monitores de actividad física es que estos aparatitos pueden actualizar tu estatus si no llegas a alcanzar tu meta diaria con el solo propósito de causarte vergüenza.

Close
Drag